Por las enseñanzas de mi madre, mis hermanas y yo tenemos la seguridad de que somos las dueñas de nuestro propio destino, que lo que marca la ruta de nuestra vida es nuestro talento, nuestro esfuerzo y nuestra dedicación, no las circunstancias de nuestro nacimiento.

Esa seguridad me impulsa a nunca dejarme vencer por las adversidades que se me presentan en la vida y, gracias a esa misma educación, me sobrepuse a la dificultad que fue dejar los estudios por falta de dinero cuando apenas era una niña.

Y ese mismo impulso me lleva a alcanzar mis objetivos. Así pude ser presidenta municipal, diputada local, diputada federal, senadora y gobernadora de Yucatán.

En mi vida he tenido la fortuna de estar rodeada de mujeres luchonas y he aprendido que el verdadero poder de las mujeres está en nosotras mismas, no es necesario que nos lo proporcione otra persona, ya sea hombre o mujer.

Estoy convencida de que, como siempre hemos tenido que luchar para conseguir un lugar en la sociedad, tenemos el poder de cambiar nuestro entorno y de apoyarnos unas a otras.

Las madres de familia usamos ese poder para educar a las y los mexicanos del mañana, para hacer ciudadanos de bien y que construyan una sociedad más igualitaria.

Las profesionistas ayudamos a las mujeres con menos oportunidad de salir adelante, las empresarias lo hacemos creando empleos bien pagados y con igualdad de condiciones, mientras que las que nos dedicamos a la política hacemos o promovemos leyes a favor de nuestro género.

Considero que la legislación con perspectiva de género no es una tarea sólo de hombres, sino de hombres y mujeres.

También pienso que debemos buscar que, además de generar iniciativas que promuevan los derechos de las mujeres, éstas se aprueben y realmente se apliquen. Porque en la actualidad muchas iniciativas son votadas en contra y algunas otras no se aplican.

Hoy nuestro país cuenta con mujeres destacadas en todos los ámbitos, sin embargo, sigue faltando una presidenta que brinde a nuestro país la igualdad de género que tanto necesita y dirija el país con el poder de las mujeres.

Leave a Reply