LA MEGAMINERÍA ES CONTAMINANTE POR DEFINICIÓN Y LAS LEYES QUE LA REGULAN NO RESPETAN EL DERECHO A LA VIDA, ESTANDO HECHAS A MODO. - El Nopal
1077
post-template-default,single,single-post,postid-1077,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

LA MEGAMINERÍA ES CONTAMINANTE POR DEFINICIÓN Y LAS LEYES QUE LA REGULAN NO RESPETAN EL DERECHO A LA VIDA, ESTANDO HECHAS A MODO.

LA MEGAMINERÍA ES CONTAMINANTE POR DEFINICIÓN Y LAS LEYES QUE LA REGULAN NO RESPETAN EL DERECHO A LA VIDA, ESTANDO HECHAS A MODO.
R. René Ruiz G.
Universidad Autónoma Chapingo.

En esta colaboración se referirán otros dos de los Mitos con los que los inversionistas mineros pretenden “blindarse” para justificar sus actividades dentro de nuestros territorios. Resulta claro que para ellos lo único importante es poder seguir garantizando la obtención de sus estratosféricas ganancias a costa de lo que sea, y sin importarles que a su paso solo dejen desolación y muerte. Cuestión que ya ha sido investigada y denunciada en Zacatecas, en México y en todo elmundo.
De hecho, como puede comprobarse en muchos sitios y fuentes de información muy calificada, los actuales conflictos sociales dentro de los territorios, surgen a raíz del establecimiento de los grandes emprendimientos que atentan contra las formas tradicionales de vida y contra la existencia de los recursos naturales que le pertenecen a toda la humanidad. En Zacatecas no estamos ajenos a esta realidad con la complacencia y el patrocinio de las distintas instancias de gobierno que nos mal gobiernan, cobijadas por su ignorancia y por su desprecio por la vida, y por su visión cortoplacista que deja en la total indefensión a miles de pobladores ubicados en las actuales regiones de disputa por la riqueza que existe en el subsuelo, para nuestro caso.
Estos son otros dos de los Mitos que han creado en torno a la minería:
“Mito 7: La minería es limpia, no contamina el ambiente, y se puede hacer sin riesgos ambientales. Hay una solución técnica para cada problema ambiental… (La realidad es que en la minería):
Las tecnologías que permiten la explotación de yacimientos conllevan un elevado riesgo y capacidad de contaminación y daño ambiental, evidencia que se procura minimizar, incluso en algunos países centrales, como Estados Unidos (Palmer et all. 2010).
La minería demanda enormes cantidades de agua, y contamina frecuentemente las cuencas hídricas con metales pesados y sustancias químicas como el cianuro. El drenaje ácido, y otras formas de contaminación, son efectos comprobados, y a veces comienzan después de que se retiró la empresa y se cerró la mina. En promedio se extrae un 0,5% de cobre de la roca (en Estados Unidos, hace un siglo, se obtenía 2,5%) y 0,0001% en el caso del oro. Por cada onza de oro producida, se genera un promedio de 79 toneladas de desechos”.
Solo como ejemplo cabe citar que, de acuerdo con Gian Carlo Delgado Ramos, destacado Investigador de la UNAM, “se estima en 436 millones de metros cúbicos del líquido (se refiere al agua) los que han sido concesionados a la fecha para extracción mineral, principalmente a Grupo México y Gold Corp, esta última, empresa canadiense con presencia en Mazapil, Zacatecas”… (ttps://www.change.org/).
“Mito 8: Los emprendimientos cumplen con exigentes regulaciones ambientales y la minería es la única actividad regulada por una ley ambiental en nuestro país.
La cuestión de los informes de impacto ambiental (IIA), de los ‘estándares de excelencia’ en el manejo ambiental y la existencia de normativas para el ‘cuidado del ambiente’ específicas para la actividad minera, se suelen presentar como un aspecto que contradice la realidad de tratarse de una de las industrias extractivas de mayor y generalizado impacto negativo para el ambiente”.
En realidad, la legislación ambiental en México es de las más laxas que existen a nivel mundial, y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiental carece de facultades reales para obligar a que los empresarios cumplan, por lo menos con lo que se establece en las normas ambientales. Al mismo tiempo, esta dependencia del gobierno federal es de las que menos personal y recursos tienen para hacer cumplir lo que se dice en los papeles.
Y en lugar de cumplir la función para la que fueron creadas la PROFEPA, la SEMARNAT, y otras, en general se dedican a premiar a los depredadores y a justificar sus daños. Sólo reflexiónese quienes han sido los que durante los últimos años han obtenido los Premios al Mérito Ecológico y verán que han sido los que pasado el tiempo, y permanentemente puede ser catalogados como unos verdaderos ecocidas. Sobran los ejemplos.
Es urgente, que como se ha señalado en distintos Foros, sea establecido un verdadero Sistema de Monitoreo Socioambiental en Zacatecas para que de manera permanente se vigile y denuncié el incumplimiento en el que vienen operando las empresas mineras y se puedan sentar las bases para las demandas que tendremos que emprender en los próximos años para frenar y detener las gravísimas alteraciones al ambiente y al tejido social que ya están ocasionando las empresas señaladas en donde ahora están operando.
Continuará…

Muchas gracias Sr. Director de El Nopal.

Sin comentarios

Publicar un comentario