EL DESARROLLO QUE SE NECESITA PASA POR LA DEFENSA DE NUESTROS TERRITORIOS Y DE LA SOBERANÍA NACIONAL - El Nopal
1300
post-template-default,single,single-post,postid-1300,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

EL DESARROLLO QUE SE NECESITA PASA POR LA DEFENSA DE NUESTROS TERRITORIOS Y DE LA SOBERANÍA NACIONAL

EL DESARROLLO QUE SE NECESITA PASA POR LA DEFENSA DE NUESTROS TERRITORIOS Y DE LA SOBERANÍA NACIONAL
R. R. RUIZ G.
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO
Por defensa de nuestros territorios y por Soberanía Nacional deberemos entender que se trata, no de conceptos huecos y manipulados por la “clase política” nacional, sino de verdaderos baluartes para que la inmensa cantidad de habitantes con los que cuenta nuestro país puedan tener posibilidades reales de generar las condiciones técnicas y productivas para que puedan gozar de mejores condiciones y calidad de vida como lo consagra la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Se trata de que la población, dispersa a lo largo y ancho del territorio nacional, pueda disponer del patrimonio del que somos herederos como Nación y podamos tener las mejores posibilidades de vivir como lo elijamos y lo podamos hacer con nuestro honesto trabajo diario, con nuestro desempeño y entrega a las actividades para las que estemos formados.
Resulta evidente entonces que como pueblo tenemos la obligación histórica de defender lo que nos corresponde y que hasta ahora hemos dejado en manos de unos cuantos millonarios que, apoyándose en la “casta” de gobernantes corruptos, han podido robarnos durante décadas e irse apropiando de la riqueza nacional (Minería, ahora el Petróleo, Energía Eléctrica, Vías de comunicación, etc.,). Esto es lo que permite explicar el hecho de que unos cuantos personajes, surgidos a la sombra del poder y de un Estado Fallido como lo han sostenido varios politólogos, han podido irnos privando de lo que nos corresponde como mexicanos trabajadores que somos, la inmensa mayoría de habitantes de este sufrido país.
También explica la situación de pobreza y abandono en el que se encuentran millones de habitantes el hecho de que hemos sido permisivos para el establecimiento de un sistema político podrido y enajenante que sostienen los partidos políticos que en los hechos funcionan como mafias, como sectas, como grupos y grupúsculos a quienes les hemos permitido que administren al país como si fuera de ellos, como si fuera su propiedad privada…y nos han privado de todo!!!.
Entonces, es el momento de que reaccionemos y comprendamos que ya fue suficiente, que ya estamos hartos de tanto robo, de tanto saqueo y de tanta impunidad, ejemplificado, por solo poner como muestra, con el fuero con el que hemos dotado, por nuestro  silencio, a tantos y tantos ladrones de cuello blanco que despachan desde el más alto nivel federal hasta las más insignificantes regidurías  del más apartado pueblo ubicado en lo más intrincado de la sierra; existen excepciones, claro está, pero en la mayoría de las veces sostenemos a una “clase política” parasitaria, inútil, depredadora y vil;  ejemplos sobran, pero Javier Duarte, Alonso Reyes, Los Moreira, y una interminable lista son prueba de ello. Y si los señalados son inocentes, que lo prueben donde corresponda, porque la vox populi no puede equivocarse, y lo tiene bien identificados, por eso huyen, por eso los “blindan” sus cómplices y los Ministerios de Justicia, que más bien son de Injusticia Institucionalizada.
La tarea que tenemos enfrente no es fácil, porque no resultará sencillo desmantelar las redes de poder, complicidad y compadrazgo que han tejido durante tantos años los “políticos” y sus partidos, y para el caso son lo mismo el PRI, el PAN, el PRD, y sus satélites, como bien nos lo han venido demostrando ellos mismos durante las últimos cuatro décadas, por lo menos, a lo largo y ancho del territorio nacional.
Es el momento de acumular fuerzas para poder desmantelar esas redes de corrupción y avaricia que ha permeado por todas partes del país.
Y no es momento de que nos pregunten: “y tú en mi lugar qué harías”, ni que nos vengan con el cuento de “gallinas de huevos de oro” que ya se secaron, porque si nos hablan del producto de la gallina, es porque carecen de ello y no los han tenido suficientes para plantarse a defender a sus representados, no a los empresarios transnacionales para quienes en realidad trabajan (Verdad Zedillo, verdad FECAL, verdad Gurría?).
Lo que falta es que el pueblo se organice para que emprenda una lucha persistente para poder expulsar a la sarta de vividores que hoy se “despachan con la cuchara grande” a costa del sufrimiento y las limitantes en las que vive la inmensa población de mexicanos. Tendremos que organizarnos y trabajar para poder hacer por lo pronto lo siguiente:
1) Revertir la Reforma Energética impulsada por el ocupante de Los Pinos y sus partidos a modo, porque y fue suficiente.
2) Revertir la Reforma Hacendaria 2017 por regresiva y alevosa contra el pueblo.
2) Eliminar el sistema de partidos políticos y sus fantasiosas cámaras de diputados y senadores (así con minúsculas).
3) Revertir la cuestionada Reforma Educativa, por incompleta y represiva.
4) Revertir la criminal Ley Minera vigente por extranjerizante y anómala, única de este tipo en el mundo.
5) Diseñar una verdadera estrategia nacional para enfrentar al “Trumpismo” suicida.
6) Recuperar la Soberanía Nacional desarrollando tareas desde abajo, para que se establezca un sistema de gobierno honesto, útil y comprometido con su pueblo, no al servicio de los peores intereses del imperialismo norteamericano.
El trabajo apenas comienza…
Aun así, feliz año para todos y a redoblar esfuerzos para recuperar los territorios ahora en manos de los magnates, en donde Zacatecas es un vivo ejemplo de ello: La Colorada en Chalchihuites, y Salaverna en Mazapil nos están dando la muestra de que es posible resistir ante la política depredadora impulsada por el Sistema Político mexicano del que forman parte los partidos políticos y sus personeros. ¡Ánimo pobladores de esas comunidades, no están solos!
Le seguimos…
Muchas gracias Sr. Director del Nopal.

Sin comentarios

Publicar un comentario