Leyes a las Redes - El Nopal
3127
post-template-default,single,single-post,postid-3127,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Leyes a las Redes

Leyes a las Redes

Ésta semana se publicó una noticia relacionada a los más 126 de millones de usuarios de Facebook que durante la campaña presidencial de Estados Unidos fueron influenciados por intereses rusos, según declaraciones del Abogado Jefe de Facebook, Colin Stretch. Esta práctica fue realizada a través de la creación de más de 36,000 cuentas tanto de Facebook como de Twitter que han sido ligadas a agentes rusos, así como en Youtube se suspendieron 18 cadenas responsables de más de un millar de videos relacionados al tema.

Lo que muchos podrían considerar en la actualidad como la Era de la Información, creo que lo que debería tenernos preocupados es nuestra entrada a la Era de la Desinformación. Lo sucedido entre Rusia y Estados Unidos es una cuestión verdaderamente alarmante, que podría poner en cuestionamiento el triunfo del actual Presidente de los Estados Unidos. Este tipo de prácticas son también ya famosas en nuestro país gracias a nuestro Presidente Enrique Peña Nieto, con sus famosos “Peñabots” cuentas de usuarios simulados y muchos automatizados en Twitter y Facebook que tienen los siguientes propósitos: a) Emitir juicios de valor positivo a las acciones o tuits del presidente Enrique Peña Nieto (EPN) y su entorno cercano; b) Borrar comentarios negativos, que se tardan un minuto en promedio y c) Articular discursos de coyuntura, sin argumentos  pero tratando de crear mentiras disfrazadas de verdad o de comentario mínimamente racional para impugnar las críticas a EPN. De acuerdo a un estudio hecho por el reconocido periodista Daniel Pensamiento y Abel Jonathan Espinosa, un joven ingeniero en mecatrónica egresado del Tec de Monterrey y posgraduado en inteligencia de redes y nuevas tecnologías de la información, se revela que existen 640 mil 321 cuentas de “Peña Bots” en Facebook y un millón 216 mil 093 cuentas en Twitter.

Es a través de esta práctica que en nuestro entorno político, los contenidos se disfrazan, se propagan y se usa de manera indebida para influenciar a los usuarios a pensar de un cierto modo o creer algo que no es real, y encima de todo, financiado por nuestros propios impuestos.

Y ¿Es esto legal? De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 134 constitucional, 8º párrafo, que a la letra dice: “La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público.” Y en el siguiente y último párrafo del citado artículo 134 constitucional se establecen directrices para las leyes relacionadas con la materia: “Las leyes, en sus respectivos ámbitos de aplicación, garantizarán el estricto cumplimiento de lo previsto en los dos párrafos anteriores, incluyendo el régimen de sanciones a que haya lugar.” En pocas palabras no, no es legal ya que, contrario a lo establecido en la Constitución los Peñabots desinforman a la sociedad generando en redes sociales percepciones inducidas y falsas con lo que viola el artículo 6º de la Constitución.

Desafortunadamente tanto en Zacatecas como en el país seguimos muy verdes sin tomarle mayor atención a la regulación del uso de las redes sociales, principalmente en el ámbito de la desinformación, y hasta la fecha las redes sociales se usan sin reglas ni penalizaciones antes actos ilegales tanto los anteriormente mencionados como temas de relevancia como el ciberacoso. Hoy somos presos de una red de desinformación por parte del gobierno, y las elecciones estadounidenses se ven cuestionadas por la influencia rusa, ¿qué más estamos esperando para regular el uso de las redes sociales por nuestro bien y el de futuras generaciones?

Sin comentarios

Publicar un comentario