EL DESTIERRO DE AGUSTÍN DE ITURBIDE - El Nopal
3819
post-template-default,single,single-post,postid-3819,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

EL DESTIERRO DE AGUSTÍN DE ITURBIDE

EL DESTIERRO DE AGUSTÍN DE ITURBIDE
JAIME ENRÍQUEZ FÉLIX
México No estaba preparado para un emperador.  De hecho nunca lo estaremos, pues nuestra vocación es democrática y republicana, así nos cuesten gritos y sombrerazos defenderla y procurarla. Mucho menos cuando el Rey se auto impone desde adentro, y sus paisanos le han visto correr mugroso y desinhibido como cualquier chiquillo, por las calles de su ciudad natal.  En este caso fue Valladolid, la que después fue bautizada como Morelia, en honor a uno de nuestros héroes nacionales.
Es cierto que su padre era un rico español llamado Joaquín de Iturbide, y que vivió una vida disipada y de privilegios pero de eso, a ser Rey, ni aunque “las condiciones estén dadas”.  Agustín de Iturbide estudió en el seminario de su ciudad natal y posteriormente ingresó al ejército virreinal como alférez del regimiento provincial. Al estallar el movimiento armado de 1810, el caudillo Miguel Hidalgo y Costilla lo invitó a unirse a la causa con el cargo de teniente coronel, sin embargo Iturbide optó por ponerse a las órdenes del virrey: tal vez desde pequeño le “llamaban” las testas coronadas. Ya ubicado en el espectro político, se dedicó a combatir muy especialmente a José María Morelos y a Vicente Guerrero.
De Iturbide puede decirse que conocía de estrategia: al menos de aquella que le favoreciera.  Al ver que los Insurgentes iban ganando la batalla, invitó a Vicente Guerrero, al que había combatido, a declarar la Independencia de México en una reunión que se conoce como “El abrazo de Acatempan”. En 1821 ambos firmaron el Plan de Iguala y el día 27 de septiembre de ese mismo año el Ejército Trigarante entró triunfante en la ciudad de México, con lo que de declaró la consumación de la Independencia de México.
En este punto de la historia es donde no se ponen de acuerdo los expertos. ¿Agustín de Iturbide es héroe o villano? Probablemente habría que abonar a su causa la capacidad de reflexión y de rectificación.  Finalmente, Iturbide contribuyó a la Independencia de México, tanto que al integrarse la Junta Provisional Gubernativa, esta  eligió por unanimidad a Agustín de Iturbide como su presidente. El primero de la nueva era para México.
Probablemente era un conciliador más que un guerrero, pues se reunió enseguida con el virrey Juan O’Donojú para permitir que el país entrara en una “etapa de transición”.  Se constituyó  la Regencia de México integrada por cinco personas: Iturbide como presidente, además del mismo O’Donojú, Manuel de la Bárcena, José Isidro Yáñez y Manuel Velázquez de León. Los sucesos en las calles no estaban estables.  La intranquilidad permeaba todos los estratos sociales, y algunos militares consideraron que se requería un mando fuerte: proclamaron a Iturbide como emperador de México. El Congreso ratificó la proclamación un día después y el emperador y su esposa fueron coronados el 21 de julio de 1822.
Pero la vocación de México no es de reyes: pocos meses después los liberales que seguían combatiendo, lo obligaron a abdicar  Se le desterró a Europa con su familia.  Vivió en Florencia primero, y más tarde en Inglaterra. Su vida hubiera sido plácida después de ello, sin embargo, sus partidarios le instaron a regresar a como diera lugar. Desembarcó el 14 de julio en Soto la Marina, donde fue aprehendido y conducido a Padilla, Tamaulipas. Fue juzgado, sentenciado a la pena de muerte y fusilado el 19 de julio de 1824.  El México de hoy no admite emperadores –sino servidores públicos- en su burocracia.

Sin comentarios

Publicar un comentario