PODIUM - El Nopal
3923
post-template-default,single,single-post,postid-3923,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

PODIUM

PODIUM
JAIME ENRÍQUEZ FÉLIX

I. El segundo debate del domingo pasado no fue de 4 sino de 6. Los moderadores tuvieron una participación activa en esta contienda. Orientaron sus discursos en el ámbito de sus propias preferencias lo que provocó un mayor dinamismo en el encuentro. Los contrincantes presidenciales: AMLO con el traje negro y el rostro asustado, acompañado de la esposa que casi lo cargaba. El Bronco llegó acompañado hasta por el perico: esposa, hijos, nietos… y hasta el mayordomo de su mansión neolonesa. El Niño Azul como un cerillo llegó junto a su mujer con sonrisa de Guasón el amigo de Batman. Meade, por su parte, como siempre: invisible, pasiflorino y con una risa de nervios. Margarita fue la gran ausente.
II. El debate inició en un escenario fronterizo, con AMLO asustado, absolutamente vertical y sin movimiento, el brazo izquierdo tiene algo que le provoca inmovilidad, se veía distraído y torpe. Habla sin el micrófono, interviene cuando no debe, para dictar sus frases de ultratumba y el chistorete más usado como una réplica de Palillo en el Teatro Principal de 1950.
III. El priísta MEADE luchando por dejar de parecerlo. Seco, con rostro de ingenuo pero propositivo. Le dio 4 o 5 llegues a AMLO que lo sacudieron y un parón al Niño Azul.  Con el Bronco nadie pierde su tiempo, por lo que no se metió con él nunca.
IV. El Niño Azul quieto, como si la perversión fuera su profesión. Se sale del escenario como si fuera vedette y baila por todo el foro. Aquel spot donde aparece golpeando la pera, lo repite pero sobre la humanidad de AMLO que no hace más que mover los ojos, que parece ser lo único movible que tiene su cuerpo. El panista arrastra al morenista sin piedad.
V. Al Bronco hay que definirlo como lo definen en Nuevo León: es un mamón. Maneja bien el escenario, muestra seguridad porque nada pierde ya que tiene asegurado el cuarto lugar. A pesar de ser el último, le permitirá negociaciones con el gobierno para incrementar el presupuesto de su Estado.  Presume de haber provocado a AMLO y que este le obedeció sumiso, para abrazar a su contrincante real, José Antonio Meade.
VI. Que el debate de la Ciudad de México fue insípido, inodoro y translúcido. El gordo Marcos Rascón se le olvidó la máscara de cerdo que es la que le da protagonismo. Estaría mejor en su taquería indigestando comensales. Lo demás: agresiones, guamazos y piquetes de ojo que no emocionan a los espectadores.
VII. En Zacatecas la Primera Dama del Estado de filiación priísta sigue provocando a la FEPADE: su puesto honorario no es parte de la estructura de mando del gobierno del Estado. Hoy, en campaña política se dedica a repartir lentes, a presentar el cartel de la próxima feria de Zacatecas como si el inocuo gerente de la misma, un señor Borrego que se dedica a vender tachuelas, clavos y alcayatas, no existiera. Próximamente se presentará una denuncia en la FEPADE para darle un “estate quieta” al personaje señalado.
VIII. La competencia electoral en Zacatecas está cerrada pero desabrida. Imagínese votar por uno de 7 monos en la boleta electoral, todos de peso pluma, la mayoría paleros del PRI, ya que los partidos nuevos fueron bendecidos por el gobernador zacatecano y el responsable del IEEZ que, como ha hecho toda su vida: sólo obedece.
IX. MORENA, el partido que llegó para quedarse pero no para ganar, tiene dificultades graves. Una de ellas es Ricardo Monreal con sus 14 hermanos a cuestas, que en su desesperación de recuperar aunque sea el municipio de Pánuco para su expresión política, lo hace cometer errores. Tumbó al presidente de su partido y en unas cuantas semanas el papá Andrés lo repuso en su puesto. En la rueda de prensa se veían los hermanitos Monreal, cuyo rostro expresaba una especie de diarrea política por el manazo que les dieron.
X. La aparente incorporación de Amalia García a Morena porque no hay declaraciones informativas sino solamente una foto, complica el panorama en Zacatecas. Amalia tiene un liderazgo significativo que si participa en la política zacatecana, va a hacer desaparecer a Ricardo Monreal con todo y su senaduría plurinominal. De cualquier manera, ni José Narro ni la gorda Luévano llegarán al senado. En ese espacio la triunfadora llegará en silla de ruedas.

Sin comentarios

Publicar un comentario