Inicio Aquiles González Navarro CABILDO CIUDADANO

CABILDO CIUDADANO

115
0

CABILDO CIUDADANO
Aquiles González Navarro

Emilia Pesci Martínez, destacada mujer con compromiso social en diversos frentes y reconocida desde aquel memorable movimiento Yo soy # 132, deberá reunir 2 mil trescientas firmas para lograr el registro de su planilla para contender por el Ayuntamiento de Zacatecas, pero no sólo eso. Dispone de escaso tiempo (el fin de semana) para obtener del Notario Jaime Casas, la certificación de la Asociación Civil, la anuencia de la Secretaría de Economía y el registro de la Asociación en el Registro Público, así como la apertura de una cuenta bancaria donde el Instituto Electoral le depositará la cantidad de $ 8 mil pesos para gastos de campaña.
Luego, previo a solicitar el registro de la planilla ante el Instituto electoral del Estado (IEEZ), recabar de cada uno de los ciudadanos que la integrarán,  copia de la credencial de elector, constancia de domicilio y certificación de residencia que expida la Presidencia Municipal. Además de su plataforma electoral que deberá llevar propuestas innovadoras por la esperanza que genera una  candidatura de ese tipo.
Logrado que sea el registro ante las autoridades electorales, procederá a la instalación de su casa de campaña dentro de la demarcación de la capital, organizar su equipo de proselitismo electoral, diseñar su estrategia  e iniciar campaña el día 10 del actual. Nada más que eso. Todo con la disposición de $ 8 mil pesos, pero con la voluntad inquebrantable del equipo que la rodea y, sobre todo, con la esperanza innovadora de los jóvenes y con la experiencia y sabiduría de los ya no tan jóvenes que ven en Emilia Pesci y su planilla el cambio y el ejemplo del Ayuntamiento que viene: libre de corrupción y plagado de ideales.
Para demostrar que se puede gobernar bien: sin robar, ni del presupuesto ni de ningún lado, con sensibilidad social para el mejoramiento de las condiciones de vida de los que menos tienen y con cambios que perduren y sean ejemplo institucional.
Esperemos que Emilia Pesci logre su registro y el de su planilla ante el órgano electoral y que la izquierda, sobre todo la que no tiene  permiso de participar, la de Morena,  se vuelque feliz votando por la planilla Cabildo Ciudadano, aún a costa de la expulsión anunciada. “La gente viva feliz, aunque no tenga permiso”, dice Benedetti.
IMPUNIDAD PROGRAMADA
No cabe duda que el sistema social y político que se ha impuesto en nuestro país desde hace más de 80 años, sin mediar alternancia, que no la hubo y con la salvedad del cardenismo, programa dentro de sus estructuras legales el esquema de su supervivencia, aún en los mayores momentos de su degradación: Lo hizo con lo del  68 ocultando datos y simulando una investigación a cargo de Ignacio Carrillo Prieto para “castigar a los culpables” de la masacre. No se llegó a nada, ni tan siquiera al enjuiciamiento de Luis Echeverría.
Lo hizo con el resultado del despojo de la elección de 1988. Ganador Cuauhtémoc Cárdenas, usurpó el poder Carlos Salinas y para evitar que las evidencias de la usurpación fueran plenamente demostrables, se incineraron las boletas electorales.
Lo hace ahora en medio de una corrupción generalizada. Para evitar que las denuncias de ciudadanos en contra de los saqueadores del erario público prosperen, los abogados del sistema se las ingeniaron para crear una llamada Fiscalía para asuntos de servidores públicos, que se encuentra asentada en la Ciudad de México dentro de la estructura de la Procuraduría General de la República, de tal manera que todos los asuntos que tienen que ver con servidores públicos se envían a tal Fiscalía, alejando el problema de las entidades y del alcance de la gente indignada.
Tal circunstancia jurídica hizo que las denuncias que fueron interpuestas en contra de Miguel Alonso por enriquecimiento ilegítimo, fueran turnadas en competencia a la “fiscalía especial”, donde la revisión selectiva de la Secretaría de Gobernación dirá si es de procederse o no, en acuerdo con el Presidente de la República.
La gente en sus comunidades o municipalidades poco o nada puede hacer: la distancia y los escondrijos de la PGR, son el mejor componente para la impunidad. ¿Qué persona o grupo interesado en que los saqueadores del sexenio pasado regresen lo robado y sean castigados, podrá trasladarse con la frecuencia necesaria a las oficinas centrales de PGR, para exigir el avance en las carpetas de investigación?
“El lugar rige el acto”, se enseñaba en las escuelas de derecho del país, como un principio jurídico para acreditar la competencia por razón de territorio. “Es autoridad competente para conocer de un asunto, aquella del lugar donde se comete el delito, se decía. Lo que implicaría hoy que el asunto de las denuncias en contra de Miguel Alonso, tuvieran competencia en la Delegación de PGR en el Estado y no en el Distrito Federal. La fiscalía aleja el asunto de los movimientos sociales de protesta. Es parte de la corrupción.