Inicio Lidia Reyes Cardenas DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

24
0

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS
LIDIA REYES CÁRDENAS

EL LOBO COME DE TODAS LAS CARNES, PERO LA DE ÉL, LA LAME.
LA VIOLENCIA DE LO ALTO, LEGÍTIMA LA VIOLENCIA DE ABAJO.
ES UN TERRIBLE SON, EL RUGIDO DE UN LEÓN.
DEL NORTE, NI EL AIRE TOMO PORQUE ME DA PULMONÍA.
DE GRANO EN GRANO, LLENA LA GALLINA EL BUCHE.
EL SABIO PEREGRINO, ANDA SIEMPRE, POR BUEN CAMINO.
NO HAY SERMÓN SIN SAN AGUSTÍN, NI FÁBULA SIN ESOPO, NI SOPA SIN TRABAJAR.
NO TODO SE DEBE CALLAR, NI TODO SE PUEDE DECIR.
EL CAFÉ, NO A TODOS LES QUITA EL SUEÑO, PERO ATODOS LOS INSPIRA A CONVERSAR ARMONIOSAMENTE.
NO DESPRECIES LOS CONSEJOS DE LOS SABIOS Y LOS VIEJOS.
¡NO SE ME ASUSTEN CULEBRAS, QUE NO LAS VENGO A MATAR, LAS VENGO A SACAR DEL AGUA, NO SE ME VAYAN A HOGAR!
EN EL JARDÍN DE LAS ROSAS, EL REY, ES UN ROSAL.
LOS VIEJOS AMIGOS, SON DE MAYOR VALÍA, QUE LOS JÓVENES…
ESTOS OJOS QUE SE HAN DE COMER LA TIERRA, YA VIERON, LO QUE LOS TUYOS NUNCA VERÁN.