Inicio Lidia Reyes Cardenas DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

14
0

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS
LIDIA REYES CÁRDENAS
BIEN EMPLEADO ES EL PAN QUE TAN ESFORZADOS SIRVIENTES COMEN.

NO HAY TAN MANSO ANIMAL QUE CON AMOR O TEMOR DE SUS HIJOS, NO SE DESPERECE AL MOMENTO DEL PELIGRO.

AUNQUE MUDA DE PELO LA RAPOSA, SU NATURAL NO DESPOJA.

QUIEN MUCHO ABARCA. POCO SUELE APRETAR. EL SOL, PARA TODOS SALE, Y PARA TODOS CORRE EL AIRE.

DANDO GRACIAS POR AGRAVIOS, ES COMO NEGOCIAN LOS HOMBRES SABIOS.

LOS PUEBLOS DORMITAN EN PAZ EN EL ENVILECIMIENTO DE LA SERVIDUMBRE.

DIJO EL JUSTO PADRE: A TODOS DARÉ HERENCIA SEGÚN VIERE SI LA MERECEN.

LO POCO O MUCHO QUE SE, NO LO HE ALCANZADO HOLGANDO, MUCHO TRABAJO ME COSTÓ.

GATOS Y MUJERES, BUENAS UÑAS TIENEN.

MÁS PIQUETES DA EL EL HAMBRE, QUE UN ENJAMBRE.

NINGUNA COSA HACE POBRE AL AVARIENTO SINO LA RIQUEZA.

DICE EL AVARIENTO: DE LO POCO, POCO; DE LO MUCHO, NADA.

A PERRO VIEJO NO CUZ CUZ.

DE LOS OJOS, NACEN LOS ANTOJOS.

DIEZ HIJOS DE UN VIENTRE, CADA UNO ES DIFERENTE.