Inicio Lidia Reyes Cardenas DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

48
0

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS
LIDIA REYES CÁRDENAS

NO DESPRECIES LOS CONSEJOS DE LOS SABIOS Y LOS VIEJOS.
GOZA DE TRANQUILO SUEÑO, QUIEN TRABAJA CON EMPRÑO.
EN LA ESCUELA DE LA VIDA SE ENCUENTRAN HERMANOS MÁS QUERIDOS QUE LOS DE SANGRE.
EN LA POBREZA, LOS AMIGOS HUYEN COMO LOS PÁJAROS DE LOS ÁRBOLES SECOS.
HAY PERSONAS QUE USAN DE LOS HOMRES, COMO DE LOS LIMONES: LES EXPRIMEN EL JUGO Y CUANDO NADA LES DEJAN, LOS ABANDONAN.
NO VIVAS RODEADO DE DISGUSTOS, UNO DE ENTRE ELLOS PUEDE SER TU CRUZ.
QUE TUS MUINAS, NO TE ROBEN LA PACIENCIA; QUIEN PIERDE LA PACIENCIA SE ARRUINA.
LAS PIEDRAS DE NUESTRAS RUINAS, SON TESTIMONIOS MUDOS DE NUESTRA HISTORIA ANTIGUA.
NADIE SABE CON CERTEZA, QUE FUE PRIMERO: EL HUEVO, O LA GALLINA.
VIVE TU VIDA, Y DEJA QUE LOS DEMÁS, HAGAN LO QUE A CADA UNO CONVENGA.
EL PELIGRO Y LA ADVERSIDAD, SON LA MEJOR UNIVERSIDAD.
ENTRE LOS CHILES VERDES Y LOS ROJOS ESTAN LOS AMARILLOS.
¡AH, QUÉ PRIETA ÉSTA TAN PAJARERA! ¿CABESTRAS, O TE AHORCAS?
SANTO QUE ZURRA Y MEA, EL DIABLO QUE SE LO CREA. PREDICAR EN EL DESIERTO, ES DE NECIOS DESACIERTOS.