Inicio Lidia Reyes Cardenas DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS

68
0

DEL HABLAR POCO Y DECIR MUCHO EN VIUDAS
LIDIA REYES CÁRDENAS

EL QUE QUIERA SER BUEN CHARRO, POCO PLATO Y MENOS JARRO.

CADA HIJO REVELA DESDE TEMPRANO LO QUE SERÁ MÁS TARDE.

LAS INJURIAS, SON LAS RAZONES DE LOS QUE NO TIENEN RAZÓN.

EN LA ESCUELA DE LA VIDA SE ENCUENTRAN HERMANOS MÁS QUERIDOS QUE LOS DE SANGRE.

EN LA POBREZA, LOS AMIGOS HUYEN COMO LOS PÁJAROS DE LOS ÁRBOLES SECOS.

HAY PERSONAS QUE USAN DE LOS HOMRES, COMO DE LOS LIMONES: LES EXPRIMEN EL JUGO Y CUANDO NADA LES DEJAN, LOS ABANDONAN.

NO VIVAS RODEADO DE DISGUSTOS, UNO DE ENTRE ELLOS PUEDE SER TU CRUZ.

QUE TUS MUINAS, NO TE ROBEN LA PACIENCIA; QUIEN PIERDE LA PACIENCIA SE ARRUINA.

MAS VALE QUE SUDES, Y NO QUE ESTORNUDES.

SI CON ATOLITO EL NIÑO VA SANANDO, ATOLITO HAY QUE SEGUIRLE DANDO. DIOS PERDONA SIEMPRE, EL MUNDO ALGUNAS VECES, ¡LA CIENCIA NUNCA!

MERECE TODA CLASE DE ATENCIONES, QUIEN CON ATENCIÓN SE CONDUCE.

MÁS ES DE TEMER LA MUJER POR SU LENGUA, QUE POR SU FUERZA.

CON DINERO, NO SE OLVIDAN LOS ENCARGOS.

EN TODO Y POR TODO, HAY QUE ANDAR CON PIES DE PLOMO.

NO HAY QUE CURAR LAS LLAGAS CON AGUA DE ROSAS, SINO CON NITRATO DE PLATA.