Inicio José de Jesús Reyes Ruíz EL HUACHICOL II PARTE

EL HUACHICOL II PARTE

69
0

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz

2019 LOS NUEVOS PASOS DE LOPEZ

EL HUACHICOL II PARTE

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

Antes de meternos de nueva cuenta en la discusión sobre la guerra en contra del Huachicol, permítanme recordarles – haciendo una pausa siempre necesaria – que las frases que inician esta columna son simples y humildes homenajes a dos personalidades de la literatura nacional que jamás tendremos que olvidar y que debemos releer si es que queremos entender la naturaleza del mexicano.

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás es en homenaje a la famosa columna de CARLOS MONSIVAIS INTITULADA “PARA DOCUMENTAR MI OPTIMISMO” en donde con su ya clásica ironía ponía a cada quien en su lugar, sobre todo si se trataba de personalidades acomodadas dentro del establishment, es decir de la cúpula político empresarial que hasta hace unos cuantos meses dirigía – y mal – los destinos de nuestra nación.

Los Pasos de López es originalmente un texto del gran novelista mexicano Jorge Ibargüengoitia fallecido cuando tenía aún mucho que dar en un accidente aéreo cerca del aeropuerto Barajas de Madrid, nadie como él para caricaturizar los usos y costumbres del mexicano y que fuera sin lugar a dudas uno de los inspiradores para que Monsiváis usara y llevara a la máxima expresión la ironía con respecto a estos usos y costumbres sobre todo los de las clases políticas y empresariales de nuestro país.

Dicho esto regresemos al asunto que ahora nos ocupa, el del Huachicol, la triste historia de un enfrentamiento del Estado Mexicano y su gobierno actualmente progresista y liderado por el PEJE el SR. LOPEZ, un personaje sin lugar a dudas bien intencionado y honesto pero terco y orgulloso que difícilmente da su brazo a torcer, y que no escucha consejos prácticamente de nadie, de frente a las fuerzas del crimen organizado y los grandes carteles, en especial en nuevo gran cartel, el de Jalisco Nueva Generación, acompañado de sus serviles políticos de los gobiernos anteriores – y algunos del gobierno actual sin duda –que sin mayor problema contraatacan con todo porque los intereses del negocio no son menores y la derrama hacia muchos miembros del establishment tanto político como empresarial es, era, y pretende seguir siendo – multimillonaria.

Solo imaginemos el gran negocio que representaba tener una o muchas gasolineras que compraran a mitad de costo el producto del Huachicol, y lo vendieran al doble del precio, calculen las enormes ganancias, ahora desvíen su imaginación a las grandes mochadas que se les daban a los funcionarios de PEMEX, para recibir información privilegiada, y con el objetivo de que se hicieran de la vista gorda a sabiendas o más bien por indicaciones de ellos mismos – me refiero a los funcionarios – las indicaciones de que ductos afectar, cuando y en dónde.

Políticos, empresarios y crimen organizado eso sí muy bien organizados para succionar la gasolina que no les pertenece, que pertenece a todos los mexicanos.

Viéndolo así no nos queda duda, es una guerra que tendría que librarse de otra forma, cual combate a la corrupción o al status establecido de las cosas. Pero; quien duda que es una guerra difícil en donde no existe una seguridad clara de triunfo, y ni siquiera puede verse la luz al final del túnel, sus resultados aún son imprevisibles

MASCARA CONTRA CABELLERA

TECNICOS VS RUDOS a innumerables caídas, hasta que el cuerpo – y el pueblo – aguanten. Quien puede tener alguna duda, EL CONTRAATAQUE ESTA AHÍ, los malos siguen perforando ductos aquí y allá con toda y la fuerza del poder, es decir del ejército, fuerza aérea etc. Ha sido difícil el combate, se pierden las primeras batallas aunque se ganen algunas, el pueblo apoya y el 80% de la población según las últimas encuestas no ven otra alternativa con todo y los graves problemas del desabasto, algunos gobernantes se quejan – y hacen bien – por la falta de información pero sobre todo la falta de coordinación entre el gobierno federal y los estados afectados, el conflicto más evidente se da entre Alfaro gobernador de Jalisco y el Sr. López quien no tiene la sensibilidad de contestar como debiera y de ganarse a personajes como este que sin lugar a dudas es alguien también con una mentalidad progresista que hace lo que le corresponde, velar por su estado y pedir, algunas veces exigir coordinación o al menos información del estado de las cosas.

Y por encima de todo lo anteriormente descrito se da el evento de TLAHUELIPAN “LA GRAN TRAGEDIA” antes había sido Guadalajara – cuando la tierra exploto por las mismas causas, la extracción ilegal del combustible – y tantos episodios más, ahora se da una nueva explosión de grandes dimensiones, el resultado; más de un centenar de muertos.

Los siempre críticos salen a reprobar la actitud del nuevo gobierno, vamos los más extremistas derechosos en las redes sociales salen a culpar al caminante de la desgracia de la misma forma que le acusaron de ser el culpable de la caída del helicóptero donde viajaba la Gobernadora del Estado de Puebla, y su esposo el líder de la fracción parlamentaria del PAN en el Senado de la República, nada más estúpido que acusar al tabasqueño de asesino ¿en que lógica o bajo qué escenario pudiera darse algo como lo que los extremistas de derecha odiadores viscerales del caminante salieron a asegurar recién pasado el incidente?

Pero; no nos sorprende, existen y siempre existirán este tipo de mentalidades, ni cómo hacerle, y ahora encontraron otra circunstancia donde podrían intentar convencer de otro sinsentido, el gobierno realizo por sí mismo una explosión con el único objetivo de mostrar los peligros de este tipo de actividades ilegales y con el principal objetivo de mostrar a la ciudadanía la importancia de permanecer lejos de las actividades huachicoleriles.

Bueno, es entendible, porque existen muchos antecedentes en la historia que muestran que el ser humano es capaz de eso y más, cuantos buques no fueron hundidos por fuerzas del mismo bando solo para obtener la justificación para entrar en una guerra, vamos hasta existe evidencia de que la caída de las torres gemelas hubiera sido en parte – “permitida” por las fuerzas de inteligencia de los Estados Unidos – algo también se afirma con respecto a Pearl Harbor – para poder invadir Irak con todo lo que esto implicaba, con todos los cientos de miles de vida que ello costo, solo para controlar y quedarse con la fuerza petrolera de aquella nación.

Hay quienes no se tocan el corazón para realizar actos tan deleznables, OJALA QUE VENEZUELA NO SEA VICTIMA DE ALGO POR EL ESTILO, y sentimos que no lo será por que CHINA Y RUSIA ya se han declarado al respecto y difícilmente TRUMP y sus aliados irán a un conflicto con estos gigantes.

PERO A QUIEN LE QUEDA DUDA QUE HAY ASUNTOS QUE NO PODEMOS ENTENDRER BIEN CON RESPEECTO A LA TRAGEDIA DE TLAHEULIPAN; EL MAS IMPORTANTE ES AQUEL DE QUE SI SE DIERON CUENTA 4 HORAS ANTES DE LA EXPLOSION POR QUE NO SE PROCEDIO DE INMEDIATO AL CIERRE DEL DUCTO, porque se tardaron tanto, es claro que tenían información de las fuerzas armada de lo que ahí ocurría y de la posibilidad de que hubiera un desastre, y aun así no lo hicieron, la explicación que dan es poco satisfactoria, nos dicen que consideraban una fuga de poca importancia, por el amor de Dios.

Lo que si no es permisible es que los medios visceralmente opositores al Sr. López afirmen que es culpa del ejercito el no haber impedido la tragedia, esto es un verdadero sin sentido, es claro y ahí están los reportes que no había más de medio centenar de personal de las fuerzas armadas que se sumaron a otro medio centenar – en el mejor de los casos – de policías locales y estatales que se enfrentaban a una turba de más de 800 personas, no había forma de controlarlos y no hubieran podido convencerlos de que se retiraran como es claro – y existen videos – de que lo intentaron, que intentaron persuadir a los habitantes de que no valía la pena, que era peligroso que podía ocurrir – como ocurrió – una desgracia, y también existe evidencia que las cosas se pusieron complicada cuando fueron cuestionados violentamente por algunos de los que recolectaban el combustible.

Es claro que fue prudente el hecho de que se retiraran, PERO HAY OTRAS PREGUNTAS, EN NINGUN MOMENTO VIMOS PERSONAL DE PROTECCION CIVIL DEL ESTADO que tendrían que haber estado presentes

En una tragedia de esta envergadura es claro que EL HUBIERA siempre puede ser un elemento central en la discusión con una mirada retrospectiva de los hechos, pudieran haberse hecho las cosas mejor, sin lugar a dudas, pero no se actuó inadecuadamente a la vista de los hechos, se actuó bien y de buena fe, Y SI LAS AUTORIDADES BUSCAN UNA MENTE CRIMINAL QUE HAYA INICIADO LA EXPLOSION SIENTO QUE ESTARIAN EQUIVOCADOS, cualquier chispa – como ha sido mencionado – de la ropa – como todos lo hemos experimentado – pudo, y seguramente fue la causa de la explosión de grandes dimensiones.

Sea como haya sido la gran mayoría – incluso de aquellos comunicadores que le tienen un odio visceral al Sr. López – afirman que su respuesta a la tragedia fue la adecuada, de igual forma que adecuado fue su manejo del helicóptero caído en Puebla, no se le puede pedir más, pero lo que sí existe – y enrarece el ambiente – es que este haya sido un acto premeditado de los cartees del huachicol que muestra a México y al mundo que no se van a quedar con los brazos cruzados en esta guerra que aún no sabemos bien a bien, quien ganara.