Inicio Aquiles González Navarro GUARDIA NACIONAL: ÓRGANO DE VIGILANCIA Y DISUACIÓN. POLICIA MINISTERIAL: ÓRGANO DE INVESTIGACIÓN

GUARDIA NACIONAL: ÓRGANO DE VIGILANCIA Y DISUACIÓN. POLICIA MINISTERIAL: ÓRGANO DE INVESTIGACIÓN

85
0

Miscelánea
GUARDIA NACIONAL: ÓRGANO DE VIGILANCIA Y DISUACIÓN.
POLICIA MINISTERIAL: ÓRGANO DE INVESTIGACIÓN
Aquiles González Navarro

Ocurrió en el Estado de California hace varios años: En el área de la bahía la policía se encuentra con la muerte de una joven mujer y sus dos menores hijos, los tres asesinados a balazos dentro de sus habitaciones. Hecho el análisis sociológico y los estudios de campo, resultó como principal línea de investigación y probable responsable el marido de la mujer y padre de los menores, separado de su familia desde años antes y con todo un historial de conflictos conyugales.
Sólo que el sospechoso vive separado de su esposa y a más de ochocientos kilómetros de distancia del lugar donde ocurrieron los hechos y domicilio de las víctimas.
La policía de investigación FBI, se apersonó inmediatamente en el domicilio del sospechoso, no sin preocuparse, que éste hubiera abandonado el lugar. Cuál fue la sorpresa que al tocar la puerta, abrió precisamente la persona buscada, quien mostró angustia y dolor al ser informado del homicidio de sus hijos y su ex esposa.
Informó a los investigadores que por ser fin de semana no había salido de su casa y aceptó proporcionar muestras de ambas manos para la verificación de restos de pólvora por disparo de arma de fuego.
Al despedirse, le solicitaron al sospechoso permitiera la inspección de su vehículo. Al hacerlo determinaron el aseguramiento del automóvil para su revisión, con la promesa de devolverlo dentro del término de dos días.
Al día siguiente se presentó nuevamente la policía de investigación en el domicilio del sospechoso, pero no para devolver el vehículo, sino para detenerlo. Ciertamente no resultó positivo en manos restos de pólvora por disparo de arma de fuego, pero entonces, ¿qué evidencia se encontró?
El análisis de entomología practicado al filtro y radiador del vehículo reveló la presencia de la variedad de insectos que viven en el área de la bahía, precisamente del espacio aéreo donde ocurrieron los hechos. No sólo eso. Los criminalistas determinaron el tiempo de muerte de los insectos impactados en el vehículo, coincidente con la fecha del triple homicidio.
La confesión inevitable ocurrió después ante tal evidencia: Viajó hasta la bahía para matar a su esposa e hijos y regresar incansable manejando día y noche hasta su domicilio. ¡El crimen perfecto! calculó, pero no tomó en consideración a los testigos que lo acompañaron de regreso y que lo inculparían: los insectos.
Si el hecho hubiera ocurrido en México, no dudo que aparecería en medios: “Los militares peinaron la zona sin dar con el paradero del responsable.” Y en cuanto al informe de investigación de la policía: Negativo. El sospechoso se encontró tranquilo en su domicilio y el vehículo en la cochera, también tranquilo.
10 de abril de 2019. El trabajador Marco García Benavides muere cuando policías ministeriales pretendieron detenerlo al resultarles sospechoso por la muerte de la estudiante de derecho Nallely Nohemí.
El dictamen pericial médico del Director de Servicios Periciales de la Fiscalía es contundente: Compresión de tórax que provocó Asfixia. Esto es tortura para obtener una “confesión”.
En condiciones de cumplimiento a la ley y de respeto a los derechos humanos, lo correcto es, si la sospecha tuviera algún fundamento, el traslado de Marco a las instalaciones de servicios periciales para la práctica de la prueba de restos de pólvora por disparo de arma de fuego, utilizando la técnica más avanzada: la de microscopio electrónico de barrido.
La Fiscalía cuenta con esa técnica desde hace más de dieciocho años, acudiendo procuradurías de otras entidades para apoyo pericial al respecto.
¿Por qué no lo hicieron los policías de investigación? Se les hizo más fácil tener “resultados de inmediato”. Los protocolos de investigación no fueron de su importancia. Esto hace evidente falta de capacitación y de autocontrol, que también se enseña y se aprende.
Hago la narración de lo ocurrido en California y lo acontecido en la Unidad de Derecho, para resaltar la importancia que tiene la investigación científica en el combate a la impunidad y denunciar el abandono en que se tiene a las policías ministeriales de todo el país y a la policía científica.
Hace días dijo el Presidente de la República que en seis meses habría controlado el problema de inseguridad, a partir del establecimiento de la Guardia Nacional. Zacatecas será de los primeros como logro del Gobernador Tello, resaltan los medios.
Buena la esperanza y euforia, sólo que: cada delito que no se resuelva llevando a la cárcel a los responsables, incrementa el grado de impunidad y ello es el mejor aliciente en favor de la inseguridad.
En el libro “Criminalidad y Mal Gobierno”, el criminólogo Rafael Ruiz Harrel es tajante con su propuesta para combatir la inseguridad y la impunidad: Una policía ministerial con excelente capacitación acompañada permanentemente de su policía científica (peritos) y bajo el mando directo e inmediato del Ministerio Público. Y es coloquial: “como racimo de uvas”.
En el año dos mil la procuraduría de Zacatecas capacitó a 50 licenciados en derecho como policías de investigación. Los resultados fueron excelentes y hoy, con la práctica de veinte años fueran investigadores consagrados.
Inexplicablemente el gobierno de Amalia García disolvió al grupo y, De ser considerado Zacatecas por la COPARMEX Y EL Sistema Nacional de Seguridad Pública como el estado más seguro del país, ahora el temor invade los hogares de los zacatecanos.
El apoyo a la Policía Ministerial y a Servicios Periciales de la Fiscalía debe ser suficiente y permanente. Desde hace varios años ni la policía de investigación ni la policía científica ven incremento alguno a sus salarios, como tampoco el ministerio público o fiscalía. La Guardia Nacional será un órgano de vigilancia y disuasión, pero sólo la policía ministerial y los peritos combatirán la impunidad. Es su tarea específica.