Inicio José de Jesús Reyes Ruíz LO QUE NO SE DICE DE LA MIGRACION

LO QUE NO SE DICE DE LA MIGRACION

16
0

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz

LO QUE NO SE DICE DE LA MIGRACION

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

Hay cosas de las que nadie habla, porque no es adecuado, no es bueno, no es decente. El termino en ingles que no estoy seguro que tenga una traducción exacta es el de “Isn t polite” por qué estaremos de acuerdo que la traducción no es “No es político” en fin quisiéramos muchos pensar que el gobierno de la cuarta transformación se está enfrentando a un problema que es prácticamente imposible de resolver, y que controlarlo mediante vías más enérgicas seria mal visto por la comunidad internacional, sobre todo aquella que simpatiza con los migrantes – que no con la migración – por su estado de indefensión.

Hace algunos meses me encontré en las redes sociales con una especie de carta dirigida a los migrantes por parte de un ciudadano mexicano que debí haber conservado por las verdades que contenía, pero no lo hice, sin embargo recuerdo los elementos centrales que tratare de comunicar en estas reflexiones pero que ni de lejos podre acomodar con la belleza con la que fueron escritos.

En pocas palabras en esa carta se expresaba un acto de solidaridad con los migrantes pero – había un pero – les pedía entender que nuestro país no estaba ni lejanamente en las condiciones de atenderlos como tendría que ser acorde a una comunidad respetuosa con los derechos humanos, les hacía ver que como su lugar de procedencia – Centro América – México era también un país pobre con muchas carencias y gobiernos tradicionalmente corruptos – como los suyos propios – inundado en una violencia muy similar de la que huyen, controlado en gran medida y en una parte muy importante de su territorio por las fuerzas del crimen organizado por lo que tendrían que entender que no es fácil o que más bien es difícil en extremo dedicar una cantidad importante de recursos – con los que claramente no contamos – para encargarnos de sus necesidades en sus momentos de transito por nuestro territorio, y que si bien somos empáticos en cuanto a sus problemas – que en gran medida también son los nuestros – tendrían que comprender que nos ponen en un tremendo dilema cuando no se ajustan a las leyes de migración de nuestro país – que de por si pecan de una gran benevolencia – y las pisotean huyendo de los centros migratorios, pasándolos por alto, cometiendo tropelías y aun así esperando que las autoridades impulsadas por una ciudadanía benevolente, les apoye en su tránsito hacia lo imposible.

Hace ya algunos años el mexicano entendió que con todo y la triste realidad que se vive en nuestro país es una realidad que a nosotros nos toca modificar, y que huir de ella caminando hacia el norte con todo y que una gran cantidad de nuestros hermanos mexicanos vive ya allende a nuestras fronteras y puede ayudarnos, ya no estamos mayoritariamente en las condiciones de migrar sino de quedarnos a levantar a este país porque aquí nacimos, aquí nos tocó vivir.

La migración de mexicanos hacia los Estados Unidos ha disminuido considerablemente pero ahora es Centroamérica la que intenta ir hacia el sueño americano y las causas son exactamente las mismas que nuestros connacionales podrían argüir, pero hoy por hoy quienes emigran son ellos no nosotros, el problema es que usan nuestro territorio como trampolín para llegar a los EU y eso nos ocasiones miles de problemas y con ello gastos multimillonarios de recursos con los que no contamos, pero esto parecen no entenderlo, sienten que tienen el derecho a migrar ¿Lo tienen realmente? Y caminan aunque sepan con certeza que no van a ser bien recibidos y que en su gran mayoría van a ser criminalizados por cruzar ilegalmente la frontera, y que en forma muy minoritaria serán aceptados por aquel país que dice – en voz de su suigeneris presidente – que ya están llenos.

Pero veamos el problema por partes, cual es la posición real de los Estados Unidos al respecto, su presidente al menos culpa de todo lo habido y por haber a nuestro país, tal parece que fuéramos nosotros los culpables del problema y claro que no lo somos, como en el caso del trasiego de estupefacientes, es decir el tráfico de drogas, ES CLARO QUE SI NO HUBIERA CONSUMO un enorme consumo por parte de la sociedad norteamericana, y con ello UNA GRAN DEMANDA no tendría sentido traficar hacia aquel país las drogas de todos tipos.

ES DECIR NOSOTROS SOMOS EN ESTE ASUNTO – TRAFICO DE DROGAS – COMO TAMBIEN CON LA MIGRACION LAS VICTIMAS COLATERALES MAS QUE LOS CAUSANTES DEL PROBLEMA.

El tráfico de drogas ha existido desde siempre porque desde siempre ha existido un mercado – cada día mayor – por el uso de las sustancias ilícitas, las autoridades norteamericanas – al menos aquellas que son honestas – reconocen que son parte esencial del problema, y que mientras el consumo no baje el tránsito de estupefacientes continuara dejando grandes ganancias a los carteles de las drogas.

¡PERO NO SOLO A ELLOS!

Todos prácticamente entienden y ven con una enorme sorpresa – o ya no tanto – que la violencia por este tema no se dé dentro del territorio norteamericano, y claro a ellos no conviene que eso pase por lo que ya dentro de su territorio son permisivos en extremo para que las drogas se distribuyan en todo el territorio, y en el mejor de los casos van contra los narcomenudistas pero no contra los grandes capos que hacen circular libremente a través de las fronteras legales – QUE NO EN OTROS SITIOS – los cargamentos que finalmente irán a parar al consumidor sin mayor problema.

ES CLARO PARA LA GRAN MAYORIA QUE EL MURO NO ES LA SOLUCION PARA DETENER EL TRAFICO NI DE DROGAS NI DE MIGRANTES es una necedad de Trump que resulto logra votos entre una clase baja norteamericana estructurada por gente ignorante pero también arrogante.

NO NOS QUEDA NINGUNA DUDA DE QUE GRAN PARTE DE LOS RECURSOS YA EN LOS ESTADOS UNIDOS SE ENCUENTRA EN LAS MANOS DE GENTE INFLUYENTE CON NEXOS CON LA Y LOS POLITICOS – o con ellos incluidos – SIENDO UNA PARTE IMPORTANTE DE LA ECONOMIA DE AQUEL PAIS por lo que es una fuente de recursos que ni en sueños quieren controlar.

Pero cuando hace más de una década vieron que el problema se estaba saliendo de control decidieron que fuera nuestro país – COMO AHORA LO HACEN EN EL CASO DE LA MIGRACION – quien detuviera el tráfico a costa de un incremento exponencial de la violencia y la inseguridad, nosotros ponemos los muertos, nuestro país con la guerra iniciada por Felipe Calderón – quien vio en esta orden de los norteamericanos la forma de legitimarse – nos hundió en el desastre en el que ahora vivimos y que no tiene para cuando mejorar con todo y la Guardia Nacional y la Cuarta Transformación.

Fue cuando nos impusieron – sin lugar a dudas – el PACTO DE MERIDA que acepto un presidente electo que había cometido fraude en las elecciones en su búsqueda de – legitimidad – y del respaldo y reconocimiento de nuestro poderoso vecino del norte.

Y si esto sucedió con el asunto de las drogas, las cosas no son diferentes con la MIGRACION, se les ocurre que sea MEXICO quien detenga los enormes flujos migratorios a costa de lo que sea, y para lograrlo nos echan bravatas y bravuconerías un día sí y otro también con la idea de intimidarnos y que seamos nosotros los que paguemos los platos rotos en este problema como también lo estamos haciendo en el caso del tráfico de drogas.

QUE TAN FACIL SERIA POR PONER SOLO UN EJEMPLO que ellos que se ven obligados a revisar caso por caso la solicitud de asilo que casi siempre es sustentado por asuntos de inseguridad y peligro para la vida del solicitante – como si los mexicanos viviéramos una situación diferente – y ello POR LOS TRATADOS INTERNACIONALES QUE LOS ESTADOS UNIDOS HA FIRMADO y que tienen que mantenerse vigentes por los contrapesos de los demócratas que sin interesarles demasiado el asunto de la migración tienen que oponerse a como dé lugar a los dictados del demonio que ocupa la Casa Blanca.

El mecanismo a seguir de los migrantes es el de llegar a la frontera norte, cruzarla en forma ilegal y hacer que sean detenidos por los agentes de la migra para así iniciar un proceso en donde la ilusión es que después de meses sean aceptados para comenzar a respirar el sueño – o la pesadilla – americana.

QUE PASARIA ¿PREGUNTO? SI LA LEGISLATURA DE AQUEL PAIS realizara algunos cambios en las reglas escritas y consignara por ejemplo QUE UN MIGRANTE QUE HAYA COMETIDO LA ILEGALIDAD DE CRUZAR sin el permiso correspondiente a territorio americano, fuera en consecuencia inelegible para la tan anhelada amnistía, esto en automático detendría el flujo de la migración y aquellos que quisieran solicitar esta amnistía lo mismo les daría realizar los trámites desde la embajada de su país de origen sin tener que sufrir lo que implica recorrer nuestro territorio, con el cansancio, el hambre, las enfermedades y el mal trato de muchos mexicanos que cada vez los ven con mas recelo.

Esta historia continuara.