Inicio José de Jesús Reyes Ruíz ¡MUJER! II parte

¡MUJER! II parte

69
0

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz

M8
¡MUJER! II parte
“Si puedes tú con Dios hablar, Pregúntale si yo alguna vez Te he dejado de adorar…”
Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

Hace una semana, nos desviamos del camino de “Los Pasos de López” para rendir un humilde homenaje a la mujer en su día – ya pasado – 8 de marzo y en su mes – el mes de marzo – pero un homenaje que tendríamos como lo dijimos que honrar todos los días de todos los meses de todos los años, porque sin lugar a dudas es la mujer lo más importante que existe en este mundo – sin exagerar –
Comentamos que el Feminismo – de no tan larga historia – que según algunos expertos se inicia cuando la mujer es forzada a salir de su entorno privado durante la II Guerra Mundial, para trabajar en las fábricas que producían los armamentos que desde Los Estados Unidos se enviaban al campo de batalla y gracias a los cuales se logró ganar la guerra – y tendrían que gritarlo – gracias a la contribución de la mujer.
Ya antes; sobre todo en la Europa como resultado de la ilustración, la mujer había decidido que tendría que salir a opinar sobre las cosas que se hacían mal en el mundo de lo público, en la polis de donde había sido excluida desde los tiempos en que se fundó la democracia en la Grecia Clásica. Y claro, lo primero que exigió fue el que se le permitiera decidir a ella también quien o quienes tendrían que encabezar los gobiernos – el derecho del voto – buscando incluso o la posibilidad de participar en estos los gobiernos que decidían la esfera de lo público.
No podemos ignorar – ni mucho menos olvidar – el enorme valor y la enorme capacidad que la mujer tiene para gobernar cuando tuvo que hacerlo en la Historia, si no recordemos solo dos nombres, Cleopatra de Egipto que supo manipular – con todos sus bemoles – a dos de los grandes representantes del gran Imperio, el Imperio Romano, o la Reina Victoria que domino el mundo en los mejores tiempos del Imperio Británico.
Restarle a la mujer su enorme capacidad para dominar el mundo privado, es decir el de la vida privada, el de la familia como lo mencionamos en nuestra colaboración previa; SIENDO EL NUCLEO, EL EJE alrededor del cual orbita la familia y con ella la sociedad entera es en principio algo que no tendríamos que olvidar ni dejar de reconocer; a la mujer como transmisora de una cultura, de una espiritualidad, de los valores esenciales del ser humano y de mucho – mucho – mas
Insistimos hace una semana sobre el valor del SER EN SI que representa en la existencia del ser humano la mujer, frente al valor del HACER – es decir el valor del hombre como proveedor. No tienen comparación de forma alguna por que a todas luces el primero se manifiesta con mucho como el más importante.
Pero eso no significa que la mujer no pueda salir a la vida pública y no solo opinar, o decidir cómo su contraparte el hombre, lo que se debe y lo que no se debe de hacer para la estabilidad de la convivencia entre los seres humanos, hombres y mujeres, pero como lo hemos antes mencionado, en innumerables ocasiones ha sabido dirigir países enteros, imperios mejor que muchos de los hombres que son su contraparte.
Pero no debemos olvidar que el hecho simple de salir al mundo las puede contaminar de las acciones que el hombre ha realizado a través de la historia, la mujer también puede participar en actos de corrupción extrema, no nos olvidemos de Martha Sahagún, a Rosario Robles o Elba Ester Gordillo, es decir la mujer que merece toda nuestra admiración, también es susceptible de caer en las redes de los antivalores, pero con mucho lo hace en menor medida del hombre que parece haber sido educado – por ellas no nos olvidemos – para aprovechar el poder en beneficio propio.
Hace una semana hablamos del movimiento feminista, y tuvimos que mencionar sus bemoles, pero no podemos ignorar que por su condición de mujer este género – por su debilidad en algunos aspectos – es violentado por el hombre ocasionando algo que a todas luces debe ser inaceptable la violencia en contra de la mujer, los feminicidios la violencia física y también la psicológica.
Cuando un hombre agrede a la mujer – de mil maneras y no solo físicamente – se le olvida que tuvo una madre que también pudo ser violentada – que posiblemente tiene hermanas o hijas que pueden sufrir de otros hombres la misma violencia, pero aparte del carácter violento de muchos hombres que tendremos que aceptar esta en su biología, pero también está en su mente – si es que la tiene – el poder controlar estos aspectos que solo ponen en evidencia su condición mas animal que humana, tendría que contenerse, TENDRIA – ESE ES EL CAMINO CREO YO – QUE SER EDUCADO CLARAMENTE AL RESPECTO por quien más que por su propia madre.
No podemos ignorar por más que estas líneas sean un humilde homenaje de este escribidor a la mujer, que en alguna medida – no podríamos decir en qué medida – es la misma mujer la que educa al hombre en el machismo que finalmente redundara en antivalores y en el hecho de sentirse superiores física y moralmente de frente a la mujer, el ser humano repite las conductas que vio en su propia familia. Permítanme compartir que un servidor lo vivió en mi madre que les gritaba a mis hermanos que nos atendieran solo por el hecho de que ellas eran mujeres y nosotros hombres, y lo hacían no por dejarse sino porque nos tenían cariño, pero este es un simple ejemplo de cómo se transmiten los antivalores que hoy por hoy estamos sufriendo.
Lo que al menos yo no logro entender es el por qué estos antivalores de un machismo extremo y – secundario a ello – la violencia en contra de la mujer, lejos de disminuir se han incrementado, que es lo que hemos hecho mal al menos en el siglo XX – para no ir más atrás – para que el el siglo XXI nos encontremos con un gravísimo problema que implica la violencia en contra de la mujer, los feminicidios y todo lo demás que resulta de ella.
La única explicación posible es que la mujer ha decidido tomar el derecho innato de participar en la vida pública, ha decidido salir de su mundo, de su entorno privado para participar en la vida comunitaria, y ello ha provocado en el consiente o en el subconsciente del hombre un rechazo a quien le está amenazando con quitarle algo que pensaba era solo suyo, el espacio exterior, la comunidad, la sociedad, la vida pública, la política, la toma de decisiones etc.
Pero en cuanto a la violencia en contra de la mujer no solo participa el hombre, también lo hacen las instituciones y aunque este no es el tema de algo que analizaremos a fondo en el futuro, el asunto del aborto tiene que ver sin lugar a dudas con esta violencia en contra de la mujer de la que estamos hablando, muchos países lo han discutido, en FRANCIA por ejemplo se legislo – y se aceptó – sobre el derecho de la mujer para decidir sobre su propio cuerpo, en IRLANDA se realizó algo más complejo pero con mucho más perfecto, se conformó un grupo de 100 personas, hombres y mujeres – mitad y mitad – no políticos, simplemente ciudadanos elegidos al azar, a los que se les dio un largo curso con expertos que les hablaran sobre el tema del aborto – de los expertos de ambos bandos – unos a favor y otros en contra, y después de un análisis donde antes de iniciar la mayoría estaba en contra, al final del análisis la gran mayoría se manifestó a favor y esta decisión paso al parlamento donde acorde a los resultados no solo se legislo sino que se armó una consulta a toda la ciudadanía para que opinara sobre el tema, y esta ciudadanía con la información del grupo al que hicimos referencia se manifestó mayoritariamente a favor, SOLO QUE – este fue el único defecto – no se logró que participara más del 50% de los electores, lo que hizo que la consulta no fuera vinculante y solamente se propuso que cualquier mujer que decidiera sobre abortar pudiera ser apoyada para trasladarse a Inglaterra – donde el aborto es legal – a realizarse su aborto bajo el consentimiento de la ley.
PONEMOS EL EJEMPLO DE FRANCIA Y DE IRLANDA POR QUE SON DOS PAICES MAS CATOLICOS QUE MEXICO y solo daremos unas cifras para demostrar cómo estamos hablando de un asunto de violencia de género en contra de la mujer que el hombre no sufre.
Desde que se legalizo el aborto en la ciudad de México, se han realizado un poco más de 3 millones de abortos y se calcula – cifra analizada por expertos del Colegio de México – que por cada aborto legal existen 4 ilegales en todo el país, es decir 12 millones de abortos clandestinos de los cuales entre el 35 y 40% se complican medicamente es decir entre 3 y 4 millones de los que el 30% de las mujeres de este grupo pierden la vida, es decir MAS DE UN MILLON DE MUERTAS COMO CONSECUENSIA DE UN PROSEDIMIENTO CLANDESTINO DE FRENTE AL CERCA DEL 0% DE MORVIMORTALIDAD DEL ABORTO REALIZADO EN UNIDADES DE SALUD DE LA CIUDAD DE MEXICO
SI ESTO NO ES VIOLENCIA DE GENERO EN CONTRA DE LA MUJER, NO SE DE QUE ESTAMOS HABLANDO
Esta historia continuara