Inicio José de Jesús Reyes Ruíz NI COMO AYUDARLE

NI COMO AYUDARLE

29
0

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz

NI COMO AYUDARLE

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

EL CAMINANTE – una columna despojada de todo posible optimismo –

Antes de iniciar con las reflexiones que hoy nos ocupan, permítanme hacer alguna aclaración con respecto del título de la columna “El Caminante” Como es posiblemente de todos conocido; utilizamos este término por los recorridos que realizara el Sr. López a lo largo y ancho del país habiendo recorrido prácticamente todos los municipios del norte a sur y del oriente al poniente, en más de 3 ocasiones. Pero claro, sus viajes fueron en vehículos, austeros y todos pero vehículos al fin de cuentas, ya más de uno me cuestiono el porqué del caminante, por que caminaba si pero no mucho.

Estas últimas semanas me encontré con un texto QUE ME RECORDO QUIEN FUE REALMENTE EL CAMINANTE, y claro este término se utilizó para describir al TATIC DON SAMUEL RUIZ OBISPO EMERITO DE SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS – que en paz descanse – porque para llegar a los rincones más lejanos de los altos de Chiapas nunca quiso ir a lomo de mula o en caballo – la única posibilidad de hacerlo – prefería caminar con sus pies dañados por la diabetes crónica y una botas desgastadas con las que caminaba gustoso. Tuve la gran fortuna de haberlo acompañado más de una vez en esas maravillosas caminatas, la última que recuerdo fue una donde platicábamos del budismo como disciplina filosófica y las grandes diferencias con la religión católica, una – el budismo – buscaba evitar a toda costa cualquier tipo de sufrimiento fuera físico o mental para lograr la iluminación, en cambio de cierta forma el cristianismo utilizaba el sufrimiento como parte natural del camino que nos llevaría a Dios.

En fin fueron tiempos maravillosos que pude en compañía de mi familia disfrutar de la sabiduría, la humildad y la sensación de tranquilidad que Don Samuel irradiaba en su alrededor.

Pero hoy hablamos de un personaje total y absolutamente diferente aunque de alguna forma también interesado en los marginados y los humildes pero con una forma de hacer las cosas – PERO SOBRE TODO DE DECIRLAS – que deja mucho que desear.

Él se sentía muy cercano a Don Benito Juárez, pero es claro que día a día se separa más de este austero y sobrio personaje y se parece más a Vicente Fox, aunque reconocerlo le provocaría un nuevo infarto del que tal vez no sobrevivirían por lo que es mejor que no sepa – ¿o sí? Esta forma de ver las cosas.

Y es que a similitud del señor de las botas, de la lengua larga y las ideas cortas, tal parece que no piensa mucho antes de dar sus declaraciones.

De algo no me queda ninguna duda, y es que sus conferencias mañaneras que tanta popularidad le dieron cuando fue Jefe del Gobierno del Distrito Federal, amenazan – con sus comentarios – en reducir su gran popularidad en los tiempos en los que vivimos.

Habría mil cosas negativas que podríamos comentar en estas reflexiones, de hecho ya lo hemos hecho – en este mismo espacio – en el pasado, donde hemos comentado de las pifias del presidente supuestamente ¡de todos los mexicanos! Pero él solo piensa en sus simpatizantes y sus votantes – ¿de veras? – en quienes le llevaron al poder de los que esta – estoy seguro – perdiendo una parte importante de ellos, yo en lo particular puedo filtrar y separar su decir de su actuar, y rescatar lo positivo – que es mucho – pero también darme cuenta de lo negativo – que no es poco –

Uno de los más claros ejemplos es el enfrentamiento que se trae con algunos periodistas a los que les reduce su valor ganado a través de los tiempos, y los minimiza en su discurso descalificatorio como cuando habla de sus detractores como radicales conservadores – sean de izquierda o de derecha –

Es largamente conocido su enfrentamiento con el Periódico Reforma, que personas de izquierda – yo incluido – considera como uno de los pocos y de los mejores medios que practican el periodismo de investigación en este país, con una línea editorialista ligeramente de derecha pero con muchos editorialistas de gran capacidad y claramente personalidades progresistas y de izquierda, como Rene Delgado, Guadalupe Loaeza, Carmen Aristegui solo por poner algunos ejemplos, y claro están los que piensan diferentes – pero que hay que leer de cualquier forma como Jesus Silva Herzog Márquez.

Algunos más salieron recientemente y fueron alojados en el Universal – un medio con una dirección corrupta y que representa lo peor de lo peor como Elay Ortiz, pero ahí llegaron un apoyador de siempre como Lorenzo Meyer y José Woldenberg que fueron despedidos del Reforma, y la línea editorial de Serpientes y Escaleras que rescata al dueño del periódico con quien ahí escribe Salvador García Soto y lo coloca como un rotativo que hay que leer.

Sea como fuere no se puede descalificar a un medio de la importancia del periódico Reforma, ni a un periodista del nivel de Jorge Ramos quien ha hecho su carrera en los Estados Unidos y se ha confrontado sin ningún temor al mandatario de aquel país Donald Trump.

Por qué no contestar con toda tranquilidad que él tiene otros números, pero que el caso es que su estrategia esta aun por venir, que apenas se le aprobó la Guardia Nacional y que es posible que los números que indican un incremento – QUE ES REAL – en el número de homicidios, se debe solamente a la inercia que se trae de los gobiernos anteriores, pero que se espera – todos lo esperamos – que con la implementación de su proyecto en contra de la violencia y la inseguridad las cosas cambien y podamos – todos – ver realmente una inflexión o al menos un freno en el crecimiento del número de homicidios.

Esto es algo que todos podríamos entender, aun aquellos que guardan un odio visceral al tabasqueño, aun aquellos editorialistas y seudointelectuales de derecha, aun televisa y sus voceros lo entenderían y sería una forma de comunicar que solamente lo engrandecería y no como actualmente sucede con su forma de responder a la prensa.

Como que existen periodistas prudentes y aquellos que no lo son, y que los que no lo sean que se atengan a las consecuencias. ¿A qué consecuencias se refiere? A las redes sociales que ya no tan en forma abundante se le echaron encima al periodista mexicano actualmente trabajando en Los Estados Unidos, o ¿A qué consecuencias se refiere?

¿COMO AYUDARLE? ¡NO HAY FORMA!

Otro ejemplo de cómo no hacer las cosas fue el de su prepotencia al informar – urbi et orbi – QUE POR SUS PANTALONES – casi casi – el dirigente de la Guardia Nacional sería un MILITAR EN ACTIVO cuando esto solamente contradice la reciente aprobada reforma que posibilita esta organización, PERO ¿Qué NECESIDAD diría Juan Gabriel, ¿que no habrá quien le diga? ¿Que no se dará cuenta? Que no tiene al menos comunicación con su esposa que es sin lugar a dudas una persona prudente pensante y confiable. Y es que la gran mayoría de la ciudadanía, no solo la que no voto por el sino también la que sí lo hizo estaba de acuerdo con que quien dirigiera la institución que en apariencia modificara la violencia y la inseguridad en que vivimos FUERA UN CIVIL QUE RESPETARA LOS DERECHOS HUMANOS, que se le olvido que quien encabeza este renglón en la ONU es nada más y nada menos que Michelle Bachelet expresidenta de CHILE y que en su país tuvo la oportunidad de dirigir al propio ejército – siendo una civil – con muy buenos resultados.

Ahora bien, todos sabemos que para él habría sido sencillo en extremo pedir a quienes encabezaran esta nueva institución que solicitaran permiso dentro del Ejercito o la Marina para que de esta forma pudieran ser electivos para el puesto en el que el “Mesías tropical” los puso, y así no meterse en problemas ni con lo escrito en la ley ni con lo que dispuso el legislativo – del que parece burlarse – y que tenía claramente el visto bueno de gran parte – la mayor parte – de la ciudadanía.

Actitudes como estas dos mencionadas las ha tenido en montones y podríamos enumerarlas pero aquí nos estaríamos llenando cuartilla tras cuartilla y no es el caso.

Si de por si no está rodeado de gente muy preparada que digamos, porque en esto tendría que haber aprendido del mismísimo Benito Juárez que supo elegir en su entorno a los personajes más capases intelectualmente de su tiempo, que al mismo tiempo eran total y absolutamente leales, como olvidar a Melchor Ocampo, Lerdo de Tejada, a Manuel Rivapalacio – a quien al termino del triunfo de la Reforma y al anuncio de su retirada del puesto al que había sido asignado Benito Juárez le pidió que se quedara un poco más porque no había dinero para pagar sus sueldos devengados – nunca cobro un quinto – de donde vino la maravillosa respuesta de “A la patria se le sirve, a la patria no se le cobra”

A los miembros de su gabinete algunos sin nada que ver como el puesto que ocupan – porque así lo dispuso el jefe – como quien encabeza PEMEX un Ingeniero Agrónomo – seguramente serán gente bien intencionadas, e incluso honradas – de eso no podemos aun estar muy seguros – y claro leales – no les queda de otra, pero de ahí a que les permita expresarse sin contradecirlos una y otra vez hay un gran trecho.
Esta historia continuara en la próxima entrega…