Inicio Martha Chapa Trazar un destino común

Trazar un destino común

96
0

Divagaciones de la Manzana

Trazar un destino común
Martha Chapa

Hemos comenzado ya el año y debimos habernos formulado al menos una pregunta fundamental: qué queremos y hacia dónde debemos ir.
Me refiero no sólo a las metas o propósitos personales que debemos conseguir en un año nuevo como marca la tradición, sino también por lo que toca el destino de nuestra Nación.
Saber qué es lo que realmente necesitamos el país, cuáles son las prioridades auténticas, genuinas e indispensables, cómo conseguirlas y desde luego evaluarlas.
Saber si, cómo mantener nuestras instituciones, qué clase de sistema debemos apuntalar, de qué manera dar seguimiento a los planes y exigir a nuestros gobernantes tanto el cumplimiento de sus promesas como las aspiraciones que nacen de nosotros.
Pero también en el plano económico, qué hacer para combatir el desempleo, además asegurar el crecimiento de la economía del país, entre otras cuestiones.
Por igual, en el plano social, qué estrategias y acciones deben instrumentarse para en verdad ir erradicando la pobreza, la marginación y las carencias que en general de que padecemos, especialmente las que marcan y se ahondan aún más a ciertos sectores de la población.
Toda una reflexión, junto a preguntas, que debemos hacernos y que a la vez conllevan información que cada uno de nosotros, debemos obtener a fin de conseguir diagnósticos básicos e ir comparando lo que ya tenemos o teníamos con lo que debemos tener, siempre con datos y estadísticas confiables.
De seguro, en ese ejercicio que debemos hacer con un sentido crítico y sin dejarnos llevar por una ideología autocomplacientehola simpatías hacia un personaje de quienes nos gobiernan, a fin de cuentas avanzaremos como sociedad.
Así, en principio me preocupan una serie de análisis que ha generado, así como la información que he obtenido y que me han llevado a formulaciones propias, en el sentido de los saldos que juzgo si no negativos muy preocupantes o riesgos que constituyen ya una alarma para los meses subsiguientes, por lo que se refiere al actual gobierno.
Doy algunos ejemplos: se está despidiendo a muchas personas en sus trabajos, lo mismo en el ISSSTE que en la SEP, entre otras dependencias, bajo la idea de que no eran necesarios esos puestos y sobre todo tratándose de un plan de austeridad que afirman es necesaria en estos momentos del país. Sin embargo, considero que más que prescindir de los servicios de muchas personas que el Estado mismo ha venido formando a través de los años y que cuentan ya con conocimientos y experiencia en el servicio público, debieron de reubicarse donde hicieran falta porque de lo contrario estamos generando desempleo que es justamente lo que no requerimos ni se pretende. También, el manejo de los problemas más graves como puede ser el robo de combustibles, cuya solución exige ir más allá de cerrar ductos y en cambio tener una visión integral del problema y sus alternativas, a través de un pacto con los sectores privados y sociales para una solución gradual y eficaz. Y qué decir, en un ejemplo más, el disparo de los índices de homicidios dolosos entre el último mes de gobierno de Peña Nieto y el primero de López obrador, e igual la cancelación del NAIM y el desperdicio de recursos y coincidentemente el aumento del endeudamiento público, o una malentendida descentralización de la vida nacional cambiando oficinas pero no atributos y recursos a los estados y los municipios para que asumen funciones que se han mantenido históricamente en la propia ciudad de México. Concluyó ya la campaña ahora hay un gobierno que debe ser de y para todos, más allá de efectismos, ocurrencias e improvisaciones.
En fin, un inicio en el que si bien damos todavía concedemos la reserva de la duda ya que ha pasado muy poco tiempo para que este gobierno enderece tantos entuertos, cada día que pasa se achica la paciencia y aumenta el desencanto ante los déficits y decisiones erráticas que se registran por encima de los aciertos de gobierno. Pero ya veremos en unos cuantos meses más, si se aclaran las polvaredas o sea enrarece aún más ese camino que hasta ahora se sigue, en lugar de trazar juntos una ruta para la nación, con certezas, realismo y cambios graduales.

Página web:
http://www.marthachapa.mx

Sala-Museo Martha Chapa:
http://www.dgb.uanl.mx/bibliotecas/burrf/salamuseomarthachapa/

Facebook: Martha Chapa Benavides
Twitter: @martha_chapa