2017: AÑO DE DESASTRES NATURALES - El Nopal
3099
post-template-default,single,single-post,postid-3099,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

2017: AÑO DE DESASTRES NATURALES

2017: AÑO DE DESASTRES NATURALES
Ricardo Monrea Ávila

El sismo de 8.2 grados en la escala Richter del pasado 7 de septiembre, que tuvo como epicentro las costas de Chiapas, fue el de mayor magnitud jamás registrado, según el Servicio Sismológico Mexicano, superando por .1 la magnitud que se registró en Jalisco en 1932 de 8.1 grados, que fue la magnitud que el servicio sismológico estadounidense asignó al terremoto.

Al día de hoy se tienen contabilizados grandes daños estructurales en Oaxaca y Chiapas, especialmente en los municipios de Juchitán de Zaragoza en Oaxaca y la zona del Istmo de Tehuantepec.

El 8 de septiembre se registraron 266 réplicas de ese sismo, ninguna con mayor magnitud de 6.1 grados. Aunado a lo anterior, se registró una alerta de tsunami en las costas del pacífico mexicano, con olas que llegaron hasta un máximo de 7 metros de altura, de acuerdo con el Sistema de Protección Civil.
Por ahora, las autoridades de Protección Civil tienen conocimiento de 32 personas fallecidas y más de 100 heridas.

Sin embargo, este acontecimiento no ha sido el único fenómeno de la naturaleza en causar daños y cobrar vidas en lo que va del año. El ciclón de grado 4 llamado Irma, fue el de mayor capacidad destructiva jamás registrado en el Atlántico. Aunque aún no se ha hecho el cálculo preciso de los daños que dejó a su paso por el Caribe, expertos meteorólogos aseguraron que “será realmente devastador” en Estados Unidos.
El huracán produjo más energía ciclónica acumulada que las 12 temporadas de huracanes desde que inició la era satelital juntas, de acuerdo con Philip Klotzbach, meteorólogo de la Universidad Estatal de Colorado especializado en esta clase de predicciones en el Atlántico.

“Es un desastre enorme, el 95% de la isla está destruida, estoy en estado de shock”, declaró Daniel Gibbs, presidente de un consejo local de la isla caribeña de San Martín, una de las más afectadas.
La capacidad destructora de Irma también provocó que alrededor de la mitad de la población de Barbuda se quedara sin hogar, al tiempo que el 90% de los edificios sufrieron daños, de acuerdo con Gaston Browne, primer ministro de la isla.
El huracán llego a Estados Unidos el sábado 9 de septiembre,convirtiéndose en el segundo meteoro categoría 5 en tocar costas norteamericanas con semanas de diferencia.

Harvey, otro huracán de categoría máxima tocó tierra en Estados Unidos el 25 de agosto de 2017,en Texas. Los vientos de hasta 200 kms/hr y los oleajes de hasta 3.7 mts de altura dejaron severas inundaciones, numerosos daños materiales y al menos 30 víctimas mortales como saldo.
Desde 2005, cuando el huracán Katrina azotó Nueva Orleans, no se había visto una tormenta de estas dimensiones en ese país. Los daños causados por Harvey superan en número los causados por Katrina 12 años antes.
El director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), William Long, calificó a la tormenta como la peor catástrofe en la historia de Texas.
Algunos expertos apuntan que los daños por 40 mil millones de dólares podrían lanzar al estado de Texas a una recesión, pues sería inasumible para su presupuesto, el costo de los alimentos y combustibles, además de afectar toda la economía de Estados Unidos, como afirma Jim Blackburn, codirector del centro de Investigación de Tormentas de Universidad Rice (Texas).

Además de los desastres naturales en Estados Unidos, Asia sufrió de severas inundaciones y lluvias torrenciales que son, según los registros, las peores en años.
India Bangladesh y Nepal enfrentan una crisis que podría haber afectado hasta 41 millones de personas, de acuerdo con las Naciones Unidas, aunque otros estimados hablan de 16 millones de damnificados. Al menos mil 200 personas han muerto como consecuencia de los deslaves e inundaciones.

Esa zona normalmente enfrenta inundaciones en la temporada de monzones, que empieza en junio y puede terminar en septiembre u octubre, pero estas han sido las más destructivas en 40 años, de acuerdo con la Cruz Roja internacional.
En Nepal la situación es especialmente precaria, pues el pequeño país aún no logra recuperarse del terremoto que destruyó sus ciudades en 2015. Solo en ese país se estima que hay 1.7 millones de afectados y 100 mil familias desplazadas.
En Bombay, India, hay miles de personas varadas e incomunicadas por los niveles del agua, aunque solo se registran cinco muertes en una ciudad de más de 20 millones de habitantes.La preocupación de los organismos internacionales es que la temporada de lluvias aún no termina, por lo que las afectaciones podrían ser peores.

Sin embargo no solo es la lluvia: incendios forestales y la mayor ola de calor de los últimos 50 años azotó California en junio de 2017. Fueron 14 los incendios forestales, que solo pudieron ser contenidos en un 15% por las autoridades.

Las temperaturas que superan los 37°Celsius, además de los vientos secos y la sequía que había durado más de cinco años y que se declaró finalizada en abril de 2017 fueron unos de los factores que dieron pie a los desastres.
En España, México, Colombia y Canadá, 2017 ha sido también uno de los peores años en cuanto a magnitud y frecuencia de incendios forestales, según los reportes de esas naciones.

Pero en el continente de enfrente, África, en Sierra Leona, al menos 350 personas murieron a causa de las lluvias torrenciales que tuvieron lugar en la zona en agosto de 2017 y que ocasionaron un deslave que arrasó con construcciones y viviendas.

Pero la cifra de fallecimientos puede rondar entre las 400 y las 420 personas, de acuerdo con la Cruz Roja Internacional. La alta densidad de población, así como las leyes laxas para la construcción son factores que aumentan el peligro para los residentes, apuntan los organismos.
Aunque en ese país las lluvias fuertes son comunes, las lluvias de este 2017 fueron “fuera de lo esperado”, de acuerdo con oficiales del Africa Research Institute.

Y a pesar de todas estas señales y eventos catastróficos, aún existen algunos dirigentes como el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que áun dudan del cambio climático y su secuela de desastres naturales (Tomado de Arena Pública, “desastres naturales que han sacudido al mundo en 2017”, 12 de octubre de 2017).

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Sin comentarios

Publicar un comentario