EL SALARIO MINIMO Y OTRAS LINDURAS - El Nopal
3214
post-template-default,single,single-post,postid-3214,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

EL SALARIO MINIMO Y OTRAS LINDURAS

EL SALARIO MINIMO Y OTRAS LINDURAS
Dr. José de Jesús Reyes Ruiz

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

A inicios de semana, el señor que ocupa los Pinos, sale – con bombo y platillo – a anunciar lo que él entiende como un incremento sin precedente en los salarios mínimos, logro – según su manera de ver las cosas – de su administración.

Resulta claro que el Sr. Peña anda en campaña, y después de haber denostado a sus cuestionadores por el asunto del “bulling” del que se siente objeto, esta semana lo ha acompañado el buen humor pensándose como un verdadero estadista al anunciar que su sexenio del empleo había logrado abrir a 3 millones de mexicanos que según el – o según quien le informa – han logrado empleo aparentemente formal. Lo que no dice – o no le dicen – es que más de la mitad de quienes se encuentran dentro de estos números son empleos preexistentes que solamente fueron formalizados durante la presente administración, es decir no son nuevos empleos, y eso no quiere decir que la formalización de empleos informales sea un logro menor, pero es claro que no es lo mismo que lo mesmo como diría el paisano.

Para que entendamos de lo que se habla cuando se toca el rubro de empleos; cada año de acuerdo a nuestra tasa de crecimiento se requerirían 1 millón de nuevos empleos, ´pero claro esta cifra es prácticamente imposible, el Sr. Peña ha logrado medio millón de empleos por año, pero más de la mitad son  – como ya lo dijimos – preexistentes que solo se formalizaron, por lo que solo un millón y medio o menos, es el número de realmente nuevos empleos que han sido creados durante su administración, por lo que a otro con ese cuento,  de que ha superado con creses los empleos creados en administraciones anteriores. Y claro,  nada bueno salió de los dos sexenios panistas de Fox y de Felipe Calderón, aunque si  muchos nuevos ricos y nuevos millonarios, pero en el rubro del empleo las cosas fueron muy mal con estos dos personajes suigeneris que más vale la pena olvidar.

Pero además; los empleos realmente nuevos son terriblemente mal pagados y aunque si son acreedores a prestaciones sociales en su gran mayoría reciben uno o cuando mucho dos salarios mínimos un pago que deja mucho que desear y que tendría que ser un buen motivo para no presumir tanto este tipo de logros.

Y eso nos lleva al nuevo informe del incremento “sin precedente” a los salarios mínimos. Y sí, tenemos que aceptar que es en parte  verdad, porque durante décadas nos habíamos acostumbrado a que los incrementos eran del orden de uno o dos miserables pesos  con lo que el asalariado no podía ni comprar un bolillo.

Lo que nos cuesta trabajo entender es el asunto de las nuevas matemáticas que utiliza el Sr Peña para presumir sus logros, vayamos por partes, el salario mínimo se encontraba – para simplificar las cosas y cerrar los números – alrededor de 80 pesos diarios, y de acuerdo a los expertos, el poder adquisitivo de esta cifra se había deteriorado durante las tres décadas de neoliberalismo en un 75 a un 80%, lo que quiere decir que los trabajadores solo pueden adquirir la cuarta parte de lo que con su salario compraban hace 30 años,  y es claro que esto es además  anticonstitucional (la constitución dice con toda claridad que el salario debe ser suficiente para alimentación educación y vivienda, pero esto solo sucede en la mente extraña y en los sueños guajiros del senador Cordero, panista  con pretensiones priistas por su cercanía con Peña, cuando declaro que 6mil pesos mensuales – 3 salarios mínimos – eran suficientes para cubrir todas las necesidades y una educación no publica sino privada)

Bartola, hay te dejo estos dos pesos…

El punto del gran anuncio realizado esta semana es que el incremento es de 80 a un poco más de 88 pesos, con lo que tenemos que aceptar el incremento no tiene precedentes, PERO CLARO QUE NO ES LO QUE SE REQUERIA, SI TAN SOLO LAS CUPULAS EMPRESARIALES – que son los que lo pagan – exigían un incremento mínimamente hacia el rubro de los 95 pesos.

Pero las cosas se ponen  curiosas – por decir lo menos – cuando en el mundo extraño y surrealista del señor de los pinos, resulta que con este incremento el poder adquisitivo de la clase asalariada se incrementara en el orden de un 20%

¿DE DONDE SACA ESTA CIFRA?

Porque estamos hablando de que el incremento en términos reales es de tan solo un 10% – hagan las sumas y las restas – estamos hablando de 8 pesos diarios y 8 de 80 si Pitágoras no se equivoca es solo un 10%, pero si a estos números le restamos la inflación que estará cercana a un 7% este año, resulta que el incremento solo estará 3 puntos por arriba de la misma y esto será en la realidad el verdadero incremento – 3 puntos porcentuales – que representan la maravillosa cantidad de 2 pesos con 40 centavos diarios, que sigue sin alcanzar para comprar un bolillo.

Pero si esto no fuera lo suficientemente claro, en sus declaraciones el Sr. Peña remarca para terminar de confundir al respetable, que el incremento realmente significa en términos nominales – sea lo que sea que esto signifique – sería superior al 40%, entonces sí que ya no entendí nada.

¡Que alguien me explique!

Y esto sucede cuando los otros dos países que aun integran el Tratado de Libre Comercio de América del Norte NAFTA por sus siglas en inglés, es decir Canadá  y los Estados Unidos – principalmente Canadá – se quejan de la inequidad por los raquíticos salarios que se pagan en nuestro país y que eso produce una desigualdad que tiene que considerarse si es que se quiere salvar lo prácticamente insalvable.

Y tendríamos que agregar que fuera del asunto central que es el de un pobre incremento en el salario mínimo que no mejora en prácticamente nada la situación precaria de los asalariados, el otro asunto a analizar es el de las mentiras del Sr. Presidente, y yo tendría una pregunta adicional, realmente él se cree estos números que seguramente le proporcionan sus cercanos y subordinados, o se da cuenta real de que está mintiéndole a la ciudadanía.

Tengo que aceptar que no tengo una respuesta al respecto, pero no me queda duda de que el Sr. de los Pinos se siente maravillosamente bien sobre todo ahora que sus periódicos paleros como el universal, un medio con más de un siglo de permanecía ante la ciudadanía y con magníficos editorialistas, pero con un dueño que ha demostrado hasta el cansancio – como lo probara el gran Sherer García – ser un fiel soldado al servicio del presidente y del partido en el poder, esta semana señala la recuperación de la imagen del Sr. Pena – perdón Peña – con una caída en el nivel de desaprobación de hasta un 10% – cosa difícil de creer – y una recuperación en sus niveles de aceptación que le colocan por arriba – según los resultados de la encuesta  a modo  realizada por esa casa editorial – que le coloca por arriba de un 30% cuando hace apenas algunos meses su nivel de aceptación se encontraba prácticamente por debajo de los dos dígitos en un 8%.

A mí en lo personal no me queda lugar a dudas que esto es nada más que propaganda para intentar recuperar la imagen del PRI con miras a las elecciones del 2018, vallan ustedes a saber las cantidades de dineros que se le pagaron al universal para publicar estos números difíciles de creer, y no me queda menos que pensar que los ataques frontales de esta casa editorial en contra del Frente Ciudadano – que no queda duda son merecidos – especialmente contra el Sr. Anaya por sus propiedades adquiridas en forma más que irregular, son algo de lo que en nuestro entorno vemos todos los días con medios impresos como Imagen de quien nadie ignora las cantidades que recibe como apoyo por parte del gobierno.

La última pregunta que tendríamos que hacernos es la ética de los recursos utilizados para mejorar la imagen de nuestros gobernantes, las cifras son verdaderamente escandalosas, solo pensemos que Vicente Fox gasto en la promoción de su aún muy deteriorada imagen – imposible de corregir – la nada despreciable cantidad de más de 15 mil millones de pesos, pero Felipe Calderón el hijo desobediente, simplemente la duplico gastando más de 30 mil millones de pesos tan necesarios en un país donde la pobreza es prominente. Y que podemos decir del actual gobierno cuando ya el Sr. Peña igualo solo en 4 o 5 años la cantidad que Calderón gasto en todo su sexenio, es decir el señor de los pinos ya gasto los 30 mil millones y no vemos que su imagen haya mejorado gran cosa salvo el decir de sus medios paleros de comunicación.

Y esto – se pregunta la ciudadanía – ¿es legal? Claro que no lo es, pongamos el ejemplo del 2016 cuando el gasto aprobado en la legislatura para el rubro de comunicación social fue de cerca de 5 mil millones de pesos – solo comparable con el gasto en salud para poner solo un ejemplo – y aunque esto tendría que ser ley, el Sr Peña en el 2016 duplico este gasto y lo llevo a 10 mil millones de pesos sin que nadie dijera nada.

Y.. Tonces… que siga la mata dando.

Sin comentarios

Publicar un comentario