“TU ACOSTUMBRADO NO EXISTIR” - El Nopal
3373
post-template-default,single,single-post,postid-3373,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

“TU ACOSTUMBRADO NO EXISTIR”

“TU ACOSTUMBRADO NO EXISTIR”

Por LA MADA (Magdalena Edith Carrillo Mendívil)
www.lamaddalenaedi.blogspot.com

 

Me quedan las ganas, me queda el espacio,
ese tu espacio siempre vacío… lleno de tu ausencia,
tu eterna ausencia que nunca fue presencia.

Me duermo sobre las olas de ese mar que nunca vimos,
bailo abrazada a un compás de notas perdidas,
notas complejas, absurdas que no hemos entendido.

Viajo en trenes de rumbo perdido,
carreteras bordadas con los hilos del recuerdo,
de recuerdos que nadie recuerda, con recuerdos
producto de un sueño del que no se quiere despertar,
Recuerdos de lo no vivido…no sentido.

Aun siento tus manos perdidas buscando mi cuerpo,
Nunca lo encontraron…
¿Tus besos? Esos fueron los mejores
Viajando en el tiempo, sin coincidir con mis labios,
Perdidos de los tuyos, perdiéndose de los tuyos.

El eco de tu dulce carcajada se evaporó con las últimas lluvias
de aquel invierno que te esperé junto al fuego,
el fuego se consumió, aquellas brasas
rojas por la total incandescencia de desearte
me hablaron de ti, de tus ojos, de tu voz…
Me contaron como es que duermes
y de ese brillo en tu mirada al despertar.

El café de la mañana se enfría antes de dar las once,
El vino tinto usualmente se agría,
no te he dicho de mi mala idea
de abrir la botella para que esté oxigenada cuando llegues.
Debo cambiar la táctica y sacar el corcho apenas llames a la puerta.

Te extraño, te extraño tanto como la última vez que pensé en ti.
Te extraño tanto como cuando sufrí esa despedida que nunca vivimos.
A veces siento esa enfurecida necesidad de ti
seguida de la tranquilidad que me da el nunca haberte conocido.
Te extraño de la misma manera absurda que se extraña la nada,
esa nada tan vacía de ti y tan llena de mi necedad
de creer que existes…

Final feliz, aunque se pueda dudar. Buenos deseos para el 2018 y que no se quite la bonita costumbre de decir ¡Salud!

Sin comentarios

Publicar un comentario