¡HAY CHIHUAHUA! - El Nopal
3374
post-template-default,single,single-post,postid-3374,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

¡HAY CHIHUAHUA!

¡HAY CHIHUAHUA!
Dr. José de Jesús Reyes Ruiz
I PARTE

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

El gobierno federal, tendría que recordar algo de la historia de nuestro país, sobre todo de alguna de las etapas de la revolución cuando las Fuerzas de Villa que tenían como base al Estado de Chihuahua, bajaron desde Ciudad Juárez por el centro de la nación derrotando a las fuerzas del usurpador Victoriano Huerta en la segunda etapa de la fallida Revolución Mexicana.

Refresquemos un poco nuestra memoria, aunque estas líneas nos sean de interés para los CINICOS PRIISTAS ni para el Gobierno Federal que al desconocer la historia pueden estar en peligro de repetirla para su propia desgracia, no así para la de los mexicanos.

En una primera etapa – si hemos de ser concisos – La revolución pensada dentro del Plan de San Luis por Madero e iniciada el  20 de noviembre de 1910, convocó a personas en todo el territorio nacional para iniciar un movimiento armado en contra de la dictadura de Porfirio Díaz. En ningún lugar como en Chihuahua la respuesta fue tan importante, y nadie como Villa respondió al llamado maderista que se levantó en armas con el apoyo del gobernador local  Abraham González. Tanto fue así que el propio Madero junto con su recién nombrado – para tristeza de muchos – Venustiano Carranza como Líder Militar de la revuelta, se congregaron a las afueras de Ciudad Juárez pensándolo mucho si tendrían que actuar contra esta ciudad donde las fuerzas de Porfirio Díaz estaban acuarteladas.

Fue Villa bajo la insistencia de Pascual Orozco – quien después se volvió en contra de la causa revolucionaria – quienes desobedeciendo las ordenes de Madero y Carranza,  se lanzaron contra las fuerzas federales inventando una provocación que no estamos seguros que haya existido, y tomaron la ciudad provocando la derrota del ejército federal, que fue la que llevo a Porfirio Díaz a renunciar a la Presidencia y exiliarse del país lo que termino la primera etapa de la gesta revolucionaria.

Se realizaron elecciones donde salió victorioso Madero instalando un gobierno altamente cuestionado por sus acciones que muchos consideraban tímidas y muy tibias como la de poner a su contrincante Victoriano Huerta, al frente de las fuerzas armadas. Este lapso termino con el asesinato de Madero y Pino Suarez y la llamada decena trágica posterior a la cual se encumbro el que orquesto el golpe – con el apoyo del embajador de los Estados Unidos – Victoriano Huerta.

Ahí se inicia la segunda etapa de la revolución cuando Villa (que había sido apresado por su ídolo Madero (acto que el propio Villa había aceptado aprovechando su tiempo dentro de la cárcel para aprender a leer y después a consumir libros entre los que destacaban la Biblia y El Quijote) quien con la muerte de Madero decide escapar de prisión y huir a las costas de Guerrero donde se embarca hacia los Estados Unidos regresando a tierra mexicana por Ciudad Juárez con una veintena de aliados que en unas semanas se transforma en un ejército de 300 mil hombres,  siendo apoyado por personalidades militares entrenadas en el extranjero como el mismo Felipe Ángeles.

Había en esta segunda etapa fuerzas muy menores y mucho menos importantes como las que lideraba Álvaro Obregón que bajaba por el poniente, y las del General  Pablo González, que descendía por el oriente pero sus batallas  eran menores y mucho menos importantes.

Así las fuerzas del centro avanzando y retrocediendo toman varias veces Torreón en batallas cruentas y acaban con las fuerzas federales en la Toma de Zacatecas lo cual les dio el triunfo en esta segunda etapa de la gesta revolucionaria que culmina con la convención de Aguascalientes y la entrada triunfal de Villa desde el norte y Zapata desde el sur con su encuentro en la Ciudad de México.

Estos grandes líderes serian después derrotados por múltiples razones, por las fuerzas de Venustiano Carranza lideradas por Álvaro Obregón en tierras del Bajío lo que daría por terminada la tercera etapa con el triunfo de estos personajes y la Constitución del 2017 con algunas cosas buenas y muchas malas pero, – desde mi particular punto de vista – con  la instalación de un régimen de corruptos y corruptores – no olvidemos que en su huida Venustiano Carranza se llevaba consigo las reservas de oro de la nación – que dieron como resultado final las instituciones – maravillosas – que nos rigen y el Partido Revolucionario Institucional – después de cambiar dos veces de siglas – que si bien trajo la estabilidad al país, lo hundió con una corrupción e impunidad que pueden seguirse desde sus inicios hasta nuestros tiempos.

Por qué relatamos toda esta historia, muy sencillo por que bien vale la pena recordar una y otra vez de dónde venimos para entender dónde nos encontramos y hacia donde caminamos a futuro, y por qué el asunto de Chihuahua puede ser muy importante para determinar el futuro que nos espera como nación.

No nos olvidemos que el actual Gobernador de Chihuahua Javier Corral, aunque es y ha sido siempre un panista, ha demostrado en forma fehaciente ser el más izquierdista de quienes han salido de ese partido democratacristiano y conservador, Corral es sin lugar a dudas un personaje progresista con una visión muy diferente a la de sus correligionarios.

Hemos comentado en escritos recientes su enorme lucha por echar abajo la poderosa Ley Televisa, lucha que dio desde el senado en compañía de otro personaje que bien vale la pena analizar en el futuro, nos referimos a Manuel Bartlett quien fuera gente del sistema y en gran medida responsable siendo Secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid – con la ya famosa caída del sistema – de que Salinas de Gortari llegara al poder con todo el desastre que esto implico para nuestro país. Y sin embargo; él también,  después de haber sido gobernador de su estado natal Puebla por el mismo PRI, comenzó una carrera que también lo ha llevado a posiciones de izquierda y que actualmente participa como legislador liderando las fuerzas del PT y es un importante apoyo para el proyecto de MORENA de Andrés Manuel López Obrador.

A diferencia de Bartlett quien se ubicó dentro del escenario político del lado de las izquierdas – si es que realmente existen – Corral siempre se ha mantenido fiel al partido que le ha arropado durante toda su trayectoria política, y cuando es necesario ataca con todo a lo que sea la izquierda, antes al PRD y ahora al PT y a MORENA. Es un fuerte crítico de AMLO y no le falta razón en muchas de sus críticas, pero – insisto – es un personaje suigeneris – por decir lo menos – que definitivamente no encaja dentro del PAN.

Es claro que de ninguna manera tiene la intención de tratar de ocupar la candidatura del frente porque sabe que esto es algo menos que imposible, las declaraciones del Bronco en este sentido están totalmente fuera de lugar, el coraje del Bronco es que él sí ha logrado hacer en Chihuahua lo que el Bronco no pudo en Nuevo León,  y las razones por las que no pudo son claras, el Bronco no es de forma alguna independiente, las tres décadas dentro del PRI así lo acreditan, el Bronco no es ni nunca fue un candidato ciudadano, cuando conquisto la gubernatura de Nuevo León fue porque los intereses empresariales de algunos personajes fuertes en este sentido, habían  sido afectados por la enorme corrupción de Medina que el Bronco dijo que combatiría y no lo hiso por la sencilla razón que entre priistas no se leen las cartas ni se esculcan sus pecados.

Pero entremos de lleno – para quien no este enterado – al asunto Chihuahua. Es claro que desde que tomo el gobierno de su estado, uno de sus principales compromisos era el de investigar las enormes corruptelas que se dieron en los tiempos de Cesar Duarte, quien ocupo antes de él la silla. Este personaje – actualmente prófugo de la ley – es parte del Nuevo PRI junto con Javier Duarte, Borge, Miguel Alonso etc. Solo que él cuenta con un apoyo más decidido del jefe Peña quien pudiéndolo hacer no ha solicitado su extradición al gobierno norteamericano – por algo será – y como resultado de las investigaciones – que el Bronco no hizo en su estado ni Tello en el nuestro – por parte de la Fiscalía de Chihuahua, ya se han expedido 10 órdenes de aprehensión en contra de Duarte, y se han encarcelado a varios de sus secuaces.

Pero lo más importante de esto – que no es de forma alguna una cacería de brujas  como lo han pretendido señalar los allegados al sistema – Es que se trata del combate frontal a la corrupción y a su hermana gemela la impunidad, el Fiscal dio con algo que le puso los pelos de punta a las autoridades federales y fue; la triangulación de recursos por parte de la Secretaria de Hacienda – firmando como responsable el entonces titular Virrey Videgaray – a empresas fantasmas, por parte de los Gobiernos del Estado de Chihuahua, pero también del de Tamaulipas y el de Veracruz en el orden de 250 millones que fueron finalmente a parar a las arcas del PRI  bajo el consentimiento y el conocimiento de Manlio Fabio Beltrones – entonces presidente de dicho partido – para las campañas del 2016.

Fueron estos señalamientos que muestran por vez primera la forma de hacer las cosas por parte del PRI – es decir sus usos y costumbres – los que permitieron llevar a prisión al subsecretario de ese partido, con el enojo de los verdaderos responsables.

Esta historia continuara…

Sin comentarios

Publicar un comentario