La fallida guerra sucia - El Nopal
3820
post-template-default,single,single-post,postid-3820,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

La fallida guerra sucia

Ricardo Monreal Ávila

La fallida guerra sucia

Como era de esperarse, el primer debate entre la candidata y los candidatos presidenciales organizado por el INE, resultó en una feria de descalificativos y ataques en contra de Andrés Manuel López Obrador, con el fin de disminuir la ventaja que mantiene en todas las encuestas electorales. Así, cada uno de los representantes del actual régimen buscó enlodar la imagen del puntero; imagen ya fraguada entre el electorado y curada de espanto.

El candidato priista, cuya campaña no termina de despegar, presumió una declaración patrimonial a la que llamó 7 de 7, para después cuestionar la de 3 de 3 presentada por AMLO, y aseguró que éste no había reportado tres departamentos que estaban a su nombre. Por supuesto que sus asesores no le explicaron que lo que acredita el título de propiedad de un inmueble son las escrituras de los terrenos.

En cambio, el aspirante del PRI aún no da una explicación del porqué durante su gestión al frente de la Secretaría de Desarrollo Social no se reportó el millonario desvío de recursos realizado por su antecesora. Y nos debe, al menos, otra explicación: en días recientes se dio a conocer en medios de comunicación que, a su paso por Sedesol, desaparecieron más de 12 mil millones de pesos destinados a grupos indígenas.

Y a pesar de todo, el aspirante del tricolor se autodefine como un ciudadano honesto, con una larga experiencia —por su carácter de multisecretario—; pero no ha demostrado pericia para notar anomalías en las dependencias que ha encabezado.

Mientras tanto, el candidato del Frente se encargó de cuestionar el proyecto de reconciliación nacional propuesto por Andrés Manuel, desinformando, y omitiendo la urgencia de replantear la estrategia de seguridad en el país, ante el insoportable clima de violencia que prevalece en la actualidad.

Y es que el candidato frentista propone continuar con el modelo de seguridad implementado por Felipe Calderón y retomado por Enrique Peña Nieto, que en doce largos años ha demostrado no ser eficaz para evitar la muerte y el dolor a miles de familias en todo el país, y en lugar de ofrecer un proyecto con visos de efectividad, continúa formulando otros, sin sustancia, como duplicar el tamaño de la Policía Federal o crear una Secretaría de Seguridad Ciudadana que funja como cabeza de sector, las cuales, evidentemente, no atenderían las causas principales que dieron pie al surgimiento de este tipo de violencia, como la pauperización de la calidad de vida, la falta de oportunidades, el acelerado empobrecimiento de la población y la ausencia de un auténtico Estado de derecho, el cual ha sido sustituido por una corrupción rampante, que ha reproducido la ausencia de justicia en todos los aspectos de la vida institucional en México.

Por otra parte, el lavado de dinero y la utilización de recursos de procedencia ilícita que se le imputan al candidato del Frente ya han trascendido hacia instancias internacionales. Un diario de la península ibérica dio a conocer recientemente que autoridades españolas están investigando una red construida por un empresario mexicano-español, cuyo beneficiario en última instancia es el expresidente de Acción Nacional.

Manuel Barreiro —amigo del candidato, y hoy prófugo de la justicia— está relacionado directamente con el blanqueo de recursos financieros puestos en Canadá y en Gibraltar, los cuales, de acuerdo con lo expuesto por el medio informativo, se le hicieron llegar a quien ocupa el segundo lugar en las encuestas presidenciales, mediante la venta de una nave industrial que está siendo investigada por la Procuraduría General de la República en nuestro país. Empero, para el aspirante el asunto está concluido.

De igual manera, los candidatos independientes tampoco dejaron escapar la oportunidad para atacar a López Obrador durante el debate. Y si bien fue infructuosa su pretensión, sus propuestas dejaron mucho que desear, limitándose a visiones simplistas de la situación del país, o ideas descabelladas, como la de cortarle —literalmente— la mano a quien robe. Por supuesto que no se mencionó la disfrazada participación de la candidata en la tragedia de la Guardería ABC o el aumento de los homicidios dolosos durante la gestión de El Bronco en el estado de Nuevo León.

Y el escenario postdebate se ha caracterizado igualmente por una avalancha de descalificaciones, calumnias e insultos en redes sociales y medios hacia AMLO, orquestada por quienes se oponen al cambio, con las que además de atacar, buscan desinformar para crear confusión e intentan infundir miedo entre la ciudadanía con el fin de disminuir la intención del voto en favor del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia.

Es claro que en esta campaña rumbo a presidencia de la República las propuestas serias han quedado de lado por parte de la mayoría de los aspirantes, y prevalecen las campañas negras, la guerra sucia y los infundios para sembrar el temor y el odio, ingredientes que abonan aún más a la división de la sociedad, y distraen la atención de los problemas más graves que el país enfrenta en la actualidad.

Afortunadamente, para frenar estas estrategias de manipulación, y en un fenómeno sin precedentes, también en las redes sociales los ciudadanos y medios de comunicación alternos se han encargado de evidenciar las mentiras incesantes que lanzan en contra de AMLO los otros aspirantes y sus medios adeptos.

Así, ante el constante acoso mediático que se ha disparado, la iniciativa popular ha alzado la mano para contrarrestar, de manera genuina y participativa, todo lo orquestado en el marco de la estrategia de guerra sucia a la que podríamos llamar “Todos contra AMLO”.

Con ello se evidencia el hartazgo de la sociedad hacia las organizaciones políticas que representan únicamente los intereses de unos cuantos, y se pone de manifiesto la legitimidad del Movimiento de Regeneración Nacional y de su figura central, Andrés Manuel López Obrador.

Sin propuestas claras, las mentiras, calumnias, falsedades y miedo son los ingredientes de la reciclada estrategia de los candidatos del PRIAN: la guerra sucia.

ricardomonreala@yahoo.com.mx<br /> Facebook y Twitter: @RicardoMonrealA

Sin comentarios

Publicar un comentario