EL FIN DE LA TRANSICION IV PARTE - El Nopal
4168
post-template-default,single,single-post,postid-4168,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

EL FIN DE LA TRANSICION IV PARTE

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz
EL FIN DE LA TRANSICION
IV PARTE
Para documentar mi pesimismo… y el de los demás
Hemos intentado, en la medida de nuestras capacidades siempre limitadas, tratar de describir nuestro proceso de TRANSISION DEMOCRATICA que desde nuestra perspectiva tubo 50 años de duración y que se inicia con los eventos del 68 y termina con el triunfo de la izquierda el primero de julio del presente año.
Intentamos realizar una especie de ensayo – aunque ello parezca un poco arrogante – que posiblemente profundizaremos y perfeccionaremos en el futuro sobre estos 50 años, y hasta ahora en nuestras primeras tres colaboraciones – de cinco programadas – hemos intentado describir las 3 primeras décadas, los setentas, ochentas y noventas donde entre los fenómenos más importantes que tienen que ver con el presente fueron en gran medida la colocación del PRI en el centro del espectro político, dejando el nacionalismo revolucionario que le había dado origen y metiéndose de lleno en eso que hemos conocido como políticas NEOLIBERALES y de LIBRE MERCADO que lo hicieron acercarse al PAN que se encontraba en el centro pero hacia la derecha del espectro, partido con el que como lo mencionamos formaron una alianza política para gobernar y alternarse el poder.
Esto seguramente no fue algo implícito pero si seguramente pensado y meditado dentro de las mentes geniales que diseñaron e implementaron este sistema económico en nuestro país, y nos referimos claro a CARLOS SALINAS DE GORTARI y su aliado dentro del PAN DIEGO FERNANDEZ DE CEBALLOS, hay muchos que opinan que el primero sabía que la alternancia era algo que ya no se podía evitar durante mucho tiempo más, que tendría que haber aires de cambio – no profundo por supuesto – para oxigenar un poco y en la medida de lo posible la política mexicana, se vivía el final de un siglo – lo que no era poca cosa – el partido único que había gobernado ya por más de 75 años estaba agotado y sobre todo desprestigiado ante una ciudadanía que pedía, que exigua un cambio en el poder.
La izquierda que había trabajado arduamente para lograrlo era vista aun con desconfianza por una ciudadanía que tenía mucho de conservadora con islas en donde se pensaba diferente como la de la Ciudad de México, el entonces Distrito Federal que en cuanto tuvo la oportunidad de elegir a su gobernante lo hiso en la persona de Cuauhtémoc Cárdenas demostrando ante el resto del país una vocación progresista que no se daba en la provincia mexicana.
Se acercaba el año 2000, y con él la posibilidad de buscar un cambio, y las mentes brillantes que mencionamos antes sabían que debían de impulsar ese cambio pero solo en la fachada y no en el fondo, que tendrían que seguir oponiendo una férrea resistencia para que la izquierda con ideas económicas diferentes alcanzara el poder, ya habían logrado reducir el estado al mínimo, ya habían vendido durante los sexenios de Salinas y Zedillo todas las empresas vendibles del estado, solo quedaban el petróleo y la electricidad, bueno hasta los ferrocarriles nacionales habían sido privatizados, y de esta venta el país no había recibido absolutamente nada, porque los beneficiarios habían sido los amigos y los compadres de quienes permitieron las ventas. Se habían – no lo olvidemos – RESCATADO A LOS BANCOS afectados por la crisis, también es importante recordar el RESCATE CARRETERO entre otros – el azucarero y muchos más – donde el gobierno había vendido a precios irrisorios los bienes de la nación solo para después de rescatarlos con multimillonarios recursos que provenían de la hacienda nacional, es decir recursos de todos los mexicanos.
Está muy triste parte de nuestra historia hay que tenerla siempre presente – por que olvidarla solo nos expone a volver a sufrirla – No nos olvidemos – solo para poner un ejemplo – la autopista del sol que fue concesionada a 3 particulares uno de los cuales – está bien documentado – no tenía los recursos que exigua el proceso, pero sus amigos en las cúpulas del gobierno le autorizaron créditos millonarios para que pudiera competir y ganar la licitación, la carretera se construyó pero las ganancias que pretendían no se alcanzaron, por lo que nuevamente tocaron las puertas del poder político – es decir de los cuates y compadres – para que el gobierno con los recursos de todos rescatara el negocio, se le pagaron cantidades millonarias 3 veces superiores a los que realmente les había costado y en créditos que habían solicitado y esos dineros se fueron al bolsillo de quien no aporto un quinto de capital propio, y finalmente – los créditos – fueron a terminar en la bolsa del FOBAPROA que pagaremos todos los mexicanos por generaciones.
Así es como funcionaron las cosas a finales de los noventas, y el ejemplo que dimos se multiplico en bancos etc. Creándose ese monstruo moldeado por Zedillo que sigue creciendo y del que solo se han pagado y con dificultades los intereses.
Y esto – NO NOS OLVIDEMOS – fue en tiempos donde la CORRUPSION NO SE HABIA INSTITUCIONALIZADO E INCREMENTADO EXPONENSIALMENTE COMO FUE EN LOS GOBIERNOS DEL PAN DE FOX Y CALDERON Y CLARO EL DE PEÑA NIETO.
La gente estaba harta y no votaría de nuevo por el PRI, Salinas lo sabía por lo que se apresuró a movilizar a sus gentes para diseñar una estrategia alternativa, eran los tiempos para hacerlo, se vino la elección, el candidato del PRI LAVASTIDA OCHOA estaba perdido, y por alguna razón CUAUHTEMOC CARDENAS no se veía como un candidato con la fortaleza que antes había tenido para llegar a la presidencia, y VICENTE FOX dicharachero, echado pa delante, un ranchero de botas con una asesora que después se volvió en su secretaria de comunicación que lo manipulo como quiso desde el inicio. Un personaje que todavía no logro entender cómo se ganó las simpatías de muchos mexicanos, era clara su ineptitud total, era – tenemos que aceptarlo un pobre diablo – y lo demostró en su intransigente discurso del HOY, HOY HOY cuando un debate no pudo realizarse y tenía que posponerse por razones que no logro recordar, pero ahí mostro con toda claridad su limitadas capacidades para todo, incluso para gobernar, principalmente para gobernar.
Pero en el 2000 sucedió un poco lo que el 1 de julio de este año, la ciudadanía estaba harta de las formas de gobernar del PRI, la mente de los mexicanos estaba impregnada de asuntos intolerables como el FOBAPROA, quería un cambio pero le preocupaba la radicalidad supuesta y aparente de la izquierda, y MEXICO VOTO POR FOX y con él por otras dos décadas – prácticamente – de neoliberalismo a ultranza, de manipulación de las cosas del estado a favor de unas cuantas manos, de corrupción creciente y sobre todo de CERO CAMBIO.
No puedo olvidar a Fox el día de la victoria, y personajes impresentables – por decir lo menos – levantándole la mano como Jorge Castañeda – quien había sido un seudointelectual de izquierda – y claro los ganones de siempre como la familia del VERDE que con ese triunfo se hicieron de todos los recursos inimaginables, y me cuesta trabajo entender como personas brillantes como PORFIRIO MUÑOZ LEDO estaban también ahí, siendo que sabía sin lugar a dudas lo que le esperaba a este país con el PAN de empresarios sin ideología al frente, supongo que esperaba lograr la reforma del estado que le había prometido VICENTE FOX.
Los resultados son los que todos conocemos, los años de las vacas gordas de los elevados precios del petróleo cuando aún nuestro país lo producía en cantidades importantes fueron derivados y desperdiciados en el gasto corriente – y no en infraestructura como hubiera sido la opción adecuada – y sobre todo se corrieron por el lado de la corrupción. El señor de las botas y la lengua larga – y el limitado cerebro – comenzó a poner gerentes del TEC DE MONTERREY (fueron los tiempos del ITESM como el sexenio anterior lo fue del ITAM) personajes poco preparados de clase media alta que lo único que les interesaba era aprovecharse del poder para sus intereses personales y particulares.
Las políticas neoliberales por supuesto no cambiaron en absoluto, el dinosaurio, es decir el PRI no había muerto, tenía más de 20 gubernaturas a todo lo largo y ancho del territorio nacional, y con la pérdida del control presidencialista desde el centro es que se formaron verdaderos caciques regionales que decidían absolutamente todo dentro de su territorio y que claro, manejaban los recursos en forma total y absolutamente discrecional. Y con todo y los ingresos por concepto del petróleo que se habían incrementado exponencialmente, la deuda que no sobrepasaba un billón de dólares solo se triplico como se multiplicaron los beneficios de las cúpulas tanto políticas como empresariales que incrementaron los nombres de los mexicanos en las listas de FORBES mientras se crecía en forma alarmante la pobreza.
Todo estaba perdido, pero en la isla de la esperanza, en la Ciudad de México había ganado – por poco margen – un tabasqueño que nació como luchador social a la sombra de personas como el entonces gobernador González Pedrero el poeta Gorostiza, en su tierra donde creció como defensor de los pueblos indígenas de aquellos rumbos y al que se le entrego el PRI tabasqueño en un intento para democratizarlo, pero que con el desprendimiento del Frente Democrático de Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo él también se desligo del partido único y comenzó su lucha por los caminos de la izquierda.
Esta historia continuara

Sin comentarios

Publicar un comentario