A 5 AÑOS DE AYOTZINAPA

Por: Arturo Nahle G.

Mañana se cumplen 5 años de que cerca de 100 normalistas de Ayotzinapa secuestraron dos autobuses para trasladarse a la ciudad de Iguala a “botear”, esto es, a recaudar dinero para poder asistir a la marcha conmemorativa de la matanza de Tlatelolco en la CDMX.

Uno de los autobuses se detuvo a “botear” en la zona conocida como Rancho del Cura, el otro hizo lo mismo pero en la caseta de cobro del tramo Iguala-Puente de Ixtla.

A las 8:15 de la noche los normalistas que estaban en el Rancho del Cura secuestraron un tercer autobús y se trasladaron a la Central Camionera de Iguala para bajar a los pasajeros.

Media hora después los autobuses 1 y 2 se movieron hacia la Central para alcanzar a sus compañeros, ya estando ahí decidieron llevarse tres autobuses más.

A las 9:23 salieron de la Central Camionera los cinco autobuses por tres rutas distintas. Tres de ellos al pasar por el Zócalo, lugar donde se llevaba a cabo un festejo por el informe de la presidenta del DIF municipal, empezaron a ser perseguidos a disparos por patrullas de la policía municipal.

Las balas hirieron en la cabeza a un muchacho y provocó que los autobuses detuvieran su marcha y descendieran algunos de los estudiantes, la policía volvió a arremeter hiriendo a otros y llevándose detenidos aproximadamente a veinte.

Testigos directos, entre ellos el chofer, aseguran que estos 20 normalistas fueron llevados a la barandilla y de ahí sustraídos por la policía de Cocula para desaparecerlos.

El normalista Julio César Mondragón que huyó de los disparos, a las 6 de la mañana fue encontrado sin vida, desollado, con arrancamiento de piel y músculos faciales, múltiples fracturas craneales, así como lesiones internas con hemorragias en diferentes vísceras producto de la tortura.

Pues mientras los tres autobuses eran atacados junto al zócalo, otro fue interceptado por cinco patrullas en la salida de Iguala a Chilpancingo. Todos los normalistas que iban en ese cuarto autobús están desaparecidos.

El quinto autobús salió de la ciudad con 14 jóvenes a bordo quienes en la calle Altamirano decidieron bajarse porque dudaban que la unidad estuviera en buenas condiciones. Una mujer acogió a diez en su casa, los otros cuatro se escondieron en un cerro donde pasaron la noche. Los 14 están ilesos.

Pero esa noche hubo más ataques, a las 11 de la noche balearon un taxi dejando dos heridos, a las 11.30 atacaron el autobús en el que viajaba un equipo de futbol muriendo un jugador y el chofer, después atacaron dos taxis más matando a una señora e hiriendo a dos personas y a las 12.30, en el zócalo, unos encapuchados dispararon contra otros jóvenes muriendo dos de ellos.

Por estos terribles acontecimientos fueron detenidas 142 personas, entre ellas el Presidente Municipal de Iguala y su esposa, todos los policías municipales de Iguala, Cocula y Huitzuco así como integrantes del Cártel Guerreros Unidos.

Varios detenidos confesaron que los policías municipales y Guerreros Unidos atacaron los autobuses porque creían que con ellos venían infiltrados miembros de un Cártel contrario denominado Los Rojos. Confesaron también, con lujo de detalle, como mataron y quemaron a los muchachos en el basurero de Cocula y después lanzaron sus cenizas en bolsas negras al Río San Juan.

Una de las bolsas fue encontrada por la PGR, se llevó a un laboratorio de genética en Austria y se confirmó el perfil genético de dos muchachos.

Esta es la llamada verdad histórica y obviamente no le gustó a los papás de los desaparecidos, se pidió entonces la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pero ésta más que coadyuvar con la PGR en la investigación, vino a cuestionarla.
La Comisión dijo que era imposible que se pudieran quemar 43 cuerpos en el basurero de Cocula, que el quinto autobús probablemente traía droga, que las confesiones de los detenidos fueron obtenidas bajo tortura y que debe investigarse al Ejército y a la PF porque no hicieron nada.

Pues gracias a esta coadyuvancia han sido liberados 77 de los 142 detenidos y Gobernación culpa de ello al Juez y a la extinta PGR.

La investigación lleva 5 años integrándose, una semana la tuvo bajo su responsabilidad el Fiscal de Guerrero Iñaki Blanco, 4 meses y medio Jesús Murillo Karam, un año 8 meses Arely Gómez, un año Raúl Cervantes Andrade, poco más de un año Alberto Elías Beltrán y ya casi 10 meses Alejandro Gertz Manero.

A cuál de los 6 hay que linchar? Al que metió a los pájaros a la jaula o al que se le están escapando?