José de Jesús Reyes Ruíz

LA DEMOCRACIA PENDULAR EN LA AMERICA LATINA

By 22 noviembre, 2019No Comments

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz
LA DEMOCRACIA PENDULAR EN LA AMERICA LATINA

II PARTE

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

Hace una semana, iniciamos estas reflexiones para repensar los recientes resultados electorales, así como los levantamientos que se están presentando en el CONO SUR y como son una clara muestra de dos cosas incuestionables, uno el agotamiento y la desilusión con la democracia tal y como la concebimos actualmente, y dos, el grado tan importante que desgasta el poder cuando se obtiene en forma pacífica y democrática – por medio del voto de la ciudadanía – provocando una evolución pendular entre una derecha conservadora y en esencia neoliberal, y una izquierda con ideales progresistas difíciles de cumplir, y en medio de ambas la influencia del Impero – nos referimos claro a los Estados Unidos – ligeramente disminuido hoy en día por una nueva fuerza mundial que es la de China con intereses muy importantes en esta región del planeta.

Hace una semana comentamos que el caso de nuestro país México, y también un poco el de Colombia, fuertemente invadidos por el poder del narcotráfico y la violencia que esto representa, y con sus diferencias que básicamente son las de la constante presencia en las ultimas décadas de las fuerzas revolucionarias – ligadas por cierto al narco – que han dado una dura batalla en tierras colombianas solo interrumpida por los recientes pactos de paz de la Habana que por cierto ya se rompieron, mientras que en nuestro país estas fuerzas reaccionarias no existen, al menos no en el momento, pero si un creciente dominio en todo el país de los carteles de las drogas encabezados por el Cartel de Sinaloa – que recientemente puso de rodillas al Estado Mexicano – y el Jalisco Nueva Generación, que son los que puntean la infiltración y el dominio de amplias zonas del territorio nacional.

Comentamos también que fuera de estos dos grandes países, y claro los países centroamericanos que se cuecen aparte, el CONO SUR que en la última década había virado a la derecha del espectro político, actualmente nuevamente gira en su movimiento pendular, a la izquierda – moderada – y de corte progresista con todo lo que ello implica y con todas las dificultades para poder cumplir sus metas en las circunstancias actuales de una economía alicaída y en punto de entrar en una fuerte recesión que ya está siendo anunciada en potencias mundiales del tamaño de Alemania o de la misma China, esta última acostumbrada a crecimientos económicos cercanos al 10%

El origen de la crisis que comenzamos a vivir aunque no es exclusivo si tiene mucho que ver con la guerra comercial que el psicótico que gobierna al imperio declaro a su contraparte China, que ni tardo ni perezoso contesto con todo lo que pudo pero que no logro encontrar la forma de no verse tan afectado con esta circunstancia donde en vez de bombas se torpedean con aranceles que causan tanto o más daño que las primeras, pero esto sería otra historia que sin embargo tiene mucho que ver con el tema que ahora nos ocupa.

En una aldea global como en la que vivimos al inicio del siglo XXI lo que pasa en el otro lado del mundo produce consecuencias en este y viceversa, por ello, los gobiernos de corte progresista – como el nuestro – que ahora triunfan en las elecciones, pronto pueden fracasar debido a que las altas expectativas que prometieron, que en las condiciones de la economía global actual no pueden cumplirse con la consecuente desilusión de quienes votaron por ellos y la irremediable posibilidad de que el péndulo electoral se corra hasta el otro extremo en búsqueda de promesas ilusorias que prometan en el otro extremo tener más posibilidades de ser cumplidas.

Los países del cono sur que han logrado sobrevivir varias elecciones con resultados favorables para la izquierda, han sido Uruguay, en primer lugar, Bolivia con todos sus bemoles, Venezuela con sus enormes problemas e irregularidades, Ecuador – solo en nombre – y pare usted de contar, aunque cada uno de estos casos tienen que ser tratados en forma diferente.

Comentamos que en el caso de Centroamérica, esta región tendría que ser analizada en forma diferente por múltiples razones, solo vale la pena comentar la particularidad de Nicaragua donde el triunfo de una revolución armada – la sandinista – dejo una estructura en el poder donde la ideología verdadera de la izquierda ha dejado de existir desde ya hace mucho tiempo, y el actual mandatario, figura importante de la revolución se ha convertido sin lugar a dudas en un dictador, es decir en todo lo que él personalmente combatió en la figura de Somoza, y que pretende a toda costa en una simulación seudodemocratica que deja mucho que desear, en aferrarse al poder donde una sociedad cada vez más combativa – por que en algún momento lo fue y mucho – tiene en sus manos decir un ya basta y poner un alto a los abusos y exigir un proceso electoral vigilado desde el extranjero – solo que habría que ver por quien por que la OEA en esto de los sistemas pendulares se ha descarado – y declarado de extrema derecha – con el liderazgo de Almagro y se ha supeditado a los intereses conservadores y de derecha del imperio norteamericano.

Venezuela es un tema aparte, los intereses del petróleo de un país que tiene una de las reservas más importantes del planeta no puede pasar desapercibido a los intereses norteamericanos y es por ello que han puesto con todo un bloqueo que está destruyendo a aquella nación otrora moderna y desarrollada. No les fue difícil, lo único que hicieron es reproducir el bloqueo hacia Cuba que a estas alturas solo representa un elemento simbólico ya que esta isla que no tiene nada más que azúcar, pero tiene mucha pero mucha dignidad y ha logrado sobrevivir más de medio siglo a un bloqueo adaptándose a sus circunstancias y manteniendo una revolución a la que nadie daba las mínimas posibilidades de sobrevivir. Pero lo de Cuba eso sí que es una historia aparte de un sistema no de izquierda progresista sino de un control del estado al más rancio estilo del comunismo de la extinta Unión Soviética que actualmente solo vemos en Corea del Norte – con un sistema fracasado – o en China y Vietnam con una combinación suigneris de comunismo y neocapitalismo que representan – claro está – un capítulo aparte.

Pero este tipo de bloqueo norteamericano que a Cuba le hiso un poco lo que el viento a Juárez, a Venezuela la ha devastado en una economía que se ha desplomado a los niveles más bajos y claro más preocupantes de todo el mundo, con un desabasto humillante y devastador ante el silencio y la inacción de los países poderosos del mundo que no han dicho esta boca es mía por el miedo que aún le tienen al imperio, China incluido.

Chávez era otra historia y sobre esa historia podemos debatir en el futuro, Maduro no fue más que un simple chofer de autobuses en quien Chávez equivocadamente y en los tiempos finales de su mandato, ya aquejado con un cáncer que anunciaba su cercano final, delego un mandato que tendría que haber sido mejor estudiado, pero los lideres – Esto lo tendría que aprender Evo Morales y el mismo López Obrador – tendrían que entender que no pueden eternizarse en el poder y que tienen que tener un cuidado extremo en la persona a la que impulsan para CONTENDER – así con mayúsculas – en los procesos electorales siguientes para que busquen seguir las políticas que iniciaron y que en cuatro o seis años no pueden dar los resultados que todos esperarían de ellos.

Esto lo hiso Mujica para poner solo un ejemplo, el recibió el poder de Tavares y la constitución local le permitía dejar al mismo Tavares las manos de la nación con todo y sus políticas progresistas y de izquierda, donde los resultados están claramente a la vista, una reducción de la pobreza de un 40 a solo un 10% y de la inequidad a más de la mitad con todo lo que ello significa y representa. Pero tres periodos en el poder desgastan y con todo y gobiernos que podríamos llamar de excelencia, no lograron que el candidato de la izquierda progresista que Mujica y Tavares representaron, pudiera salir vencedor en la primera vuelta del proceso electoral que recién se vivió en aquellas tierras y las políticas que ellos lograron exitosamente viven el peligro de que todas las fuerzas a ellos opositoras, se sumen alrededor de un proyecto conservador y neoliberal que pueda hacerse de la victoria en la segunda vuelta y ello regrese al Uruguay a los tiempos neoliberales de la concentración de la riqueza e incremento exponencial de la pobreza.

Los casos de Bolivia, frente a Chile son claros ejemplos de que ni un gobierno de izquierda – como es el primero – o neoliberal de derecha – como el segundo, se pueden mantener en el poder sin que una sociedad cada vez más participativa busque la forma de frenar – en tiempo en el caso de Bolivia – o a destiempo como en el caso de Chile y cambiar de rumbo.

Los éxitos de la Bolivia bajo el mandato de Morales son incuestionables, un crecimiento económico del 5% anual por tres lustros como lo comentamos en la primera parte de estas reflexiones, en apariencia no es suficiente ante las expectativas cada vez mayores de una ciudadanía a la que ya difícilmente nada satisface, porque este crecimiento no necesariamente se refleja en su bolsillo.

El mensaje más importante para los lideres, sobre todo para aquellos de izquierda progresista, no dictadorzuelos del tipo de Maduro y Daniel Ortega, es que no deben pretender eternizarse en el poder ni intentar cambiar la constitución y hacerle zurcidos que vallan con sus propios intereses porque esto es claro una filosofía de derecha nunca de izquierda.

Esta historia continuara…