CONTRATO ZACATECAS
Nota espe_culera
By Syres

Como lo narra la nota del pasado 25 de agosto del periódico el Sol de Zacatecas, “sin nostalgia ni sentimentalismos” el Gobernador del Estado Alejandro Tello anunció que terminando su gestión se va de la política -y de Zacatecas-.
Encontrarme esa narrativa me hizo sollozar, ¡qué tiempos aquellos! cuando el entonces candidato priista a gobernador, suscribía su “contrato zacatecas” con los cinco compromisos de su cercana gubernatura, prometiendo distinguir su mandato con la restauración de los lazos de confianza entre el gobierno y el ciudadano; y enfatizando como único compromiso atractivo de campaña, la famosa cláusula de rescisión que nos “garantizaba” -y digo aba- ante Notario Público que “si no nos cumplía, se iba”.
Cual meme del gato blanco que se hiciere viral por defraudar las expectativas de la rubia que le reclama, Alejandro Tello nos va a cumplir y seguramente se irá, pero, hasta que acabe con el Estado por la sobre protección que ha regalado a amigos propios y de Miguel Alonso; distinguido su mandato por encubrir las irregularidades de sus familiares políticos y haber tenido una serie de desaciertos gubernamentales que al final de cuentas nada pudieron hacer para disminuir la inseguridad y la pobreza estatal. Con esto pues, llegará el día en que veamos que él y su familia salgan de la entidad en busca de mejores oportunidades de trabajo, alguno que responda al nivel de vida que ha sostenido gracias a la administración pública y su lealtad a Miguel Alonso, -eso sí-, en otro Estado o lo más retirado que se pueda de aquellos a quienes algún día prometió servir a cambio de su voto, al cabo, los zacatecanos, aquí se quedarán, pues no hay para donde correr.
Frente a un panorama donde el mandatario ya logró vislumbra el poco tiempo que le queda a su quinquenio y la falta de resultados, y consciente de que “es bien difícil gobernar Zacatecas” (sic), no creo que pueda escapar de la “persecución y los señalamientos” pues con el tiempo encima claramente, hizo poco y ya no podrá hacer más. Y si él en primera persona ya vislumbró que esto esta caaaaon… su salida del priismo también lo aguarda, -como se pronosticaba-, porque seguramente a todos nos va a queda mal, en resumidas cuentas, saldrá por sus propios deméritos y por los que solapó a su amigo y actual secretario adjunto del PRI, panorama que comenzó cuando daba sus discursos de auto negación de corrupción.
Así pues, del contrato zacatecas no quedará nada más que el documento firmado para los archivos del gobierno. Ni más seguridad en el Estado, ni el apoyo a la educación, ni las becas ni los incentivos fiscales para que hubiera industria y crecimiento. Y por si fuera poco, será el periodo gubernativo con menor infraestructura, porque tuvo que terminar las obras inconclusas que le dejo el antecesor, para dejarle obvio el crédito al que puso la primera piedra, y que aunque es cierto, el descenso de obra pública se justifica parcialmente por los cambios en el otorgamiento de fondos de la Federación, no puede negar que también es producto de tanta indecisión, de tanto movimiento administrativo, de tanto acomodar y reacomodar funcionarios quienes nunca sabrán -porque no les importa- el daño que hizo su pasividad a la hacienda estatal.