José de Jesús Reyes Ruíz

LA DEMOCRACIA PENDULAR EN LA AMERICA LATINA

By 30 noviembre, 2019No Comments

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz
LA DEMOCRACIA PENDULAR EN LA AMERICA LATINA

III PARTE

LOS ERRORES DE EVO

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

En Bolivia son más los golpes de estado que los tiempos en que nuestro país ha sido independiente

Jorge Mansilla Torres poeta boliviano –Coco Manto, Premio Nacional de Culturas 2019- mucho tiempo exiliado en México–

En las dos primeras partes de estas reflexiones, comentamos algunos elementos que consideramos importantes sobre EVO MORALES presidente – democráticamente electo – de Bolivia durante los últimos 14 años, algunas de ellas positivas – otras no tanto – como el hecho de querer eternizarse en el poder. Este fue el primero de los grandes errores que cometió y que pesaron más en la balanza que sus indiscutibles aciertos como son – los comentados – de la reducción a la mitad de la pobreza – de un 50 a un 25% – la reducción de la inflación a l.5%, y la practica erradicación de la pobreza extrema – aquella la alimentaria que actualmente está en aquel país andino por debajo del 10% según las últimas cifras de la CEPAL – así como la reducción del analfabetismo de un 13 a un 2,3% cosa que países como el nuestro México, no hay ni siquiera soñado en sus momentos de mayor gloria.

Nada que ver EVO MORALES con el sátrapa que gobierna NICARAGUA, un ex revolucionario que tuvo sus enormes méritos al dirigir la revolución sandinista contra de Somoza, solo para después ocupar el poder, ser desbancado y no saber reconocer los dictados de los nuevos tiempos por lo que hiso hasta lo imposible para regresar al poder y después hacer los cambios en la constitución de tal forma que pudiera eternizarse de la misma manera que lo ha hecho en contra de los deseos de las mayorías Nicolás Maduro en Venezuela.

Un Evo Morales sabio habría reconocido que dos mandatos era más que suficiente y durante los mismos habría sabido hacer escuela entre sus seguidores, y haber elegido a aquellos más pensantes y que compartieran su ideología para impulsarlos a ganar por la vía de los votos, es decir por las vías democráticas, y triunfar no obstante el desgaste que todo gobierno tiene que sufrir a través de los tiempos.

Pero no lo hiso así, en este sentido no fue sabio, logro un tercer mandato y a finales del mismo logro armar toda una encuesta para evaluar si los ciudadanos de Bolivia le pedían permanecer en el poder, y en esta encuesta fue derrotado, señales que debió entender a tiempo y no seguir forzando las cosas, desoír los resultados de esta encuesta legalmente armada fue su segundo gran error… y de ahí para el real.

No solo no la escucho sino que hizo oídos sordos para cambiar la constitución y ponerla a modo para poder contender por un cuarto periodo presidencial, este fue su tercer gran error.

Durante el proceso electoral en el que tenía muchos vicios de origen, su cuarto error fue permitir que se hablara de la caída del sistema cuando iba ganando pero con un margen menor que necesariamente lo llevaría a una segunda vuelta que él no podía permitirse porque en una segunda vuelta la unión de toda la oposición podría poner en riesgo su triunfo así que el sistema; al estilo de México 88 se cayó y se recuperó en la madrugada solo para dar un viraje dudoso a los resultados que fue explicado por qué los votos de las zonas más alejadas de la capital, aquellas de mayoría indígena favorables a Morales, llegaron tardíamente y le dieron – según él y sus seguidores – el triunfo por un apretado margen solo en décimas por arriba de los 10 puntos porcentuales que se requerían para evitar la segunda vuelta, nadie ha corroborado la mano de Morales en los procesos electorales, pero si existió y todo parece indicar que así fue, esto constituyo su cuarto error.

Todo ello impulso una revuelta propiciada por la derecha extrema con base en el Este de Bolivia, especialmente en Santa Cruz y existen claros indicios que contó con el beneplácito – y el apoyo – de Trump y de los Estados Unidos que más rápido que nada comenzaron a comprar a los altos mandos tanto de la policía como del ejército y ello presiono al mandatario aun en funciones quien se vio obligado a aceptar un conteo de los votos en manos de un ORGANIZMO INTERNACIONAL DE ULTRA DERECHA Y CLARAMENTE MARIONETA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN MANOS DE ALMAGRO Y LA ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS, este fue su quinto gran error.

Era de esperarse para cualquiera que tenga un centímetro de frente, que esta organización saldría a decir que había habido fraude en el proceso cuando su obligación únicamente era la de contabilizar los votos, y ello enardeció aún más a las ya de por si molestas turbas en contra del presidente – hasta hoy – democráticamente electo lo que hiso que EVO MORALES ANUNCIARA QUE SE REPETIRIA LAS ELECCIONES lo cual lejos de ser un error más fue, en estas condiciones un acierto.

Ahora ha salido a la luz el estudio de CEPR – Center for Economic and Policy Research – institución de prestigio internacional total y absolutamente imparcial que comenta QUE NO HUBO INDICIOS DE FRAUDE, pero que la diferencia nunca llego al 10% sino se quedó en algo arriba de un 7%

Pero sus verdugos pedían más, ávidos de sangre como normalmente son querían la cabeza de EVO y no aceptaban menos, por lo que ya con LA POLICIA primero lograron amedrentar aún más a un personaje que prefirió no movilizar a sus huestes – que las tiene sin lugar a dudas – para evitar un enfrentamiento mayor y derramamiento de sangre inocente, pero la puntilla al proceso la dio un ejército que al más puro estilo de mediados del siglo XX sudamericano presiono al presidente a presentar su renuncia y no acepto en ningún momento que se siguieran los caminos mínimamente institucionales como eran el de que asumiera la presidencia el vicepresidente o la presidenta del senado, forzó a todos a salir quedando sin cabeza un gobierno donde en los últimos 14 años había permanecido el orden, todo listo para que una junta militar asuma el poder y anuncie nuevas elecciones que nadie está seguro que valla a cumplir, o es que ya se les han olvidado los resultados de la primavera árabe, la revolución del Jazmín que solo sirvió para llevar al poder a los militares y a hundir – aún más – a un país como Egipto que aún no logra recuperarse de lo que el mundo vio al inicio como algo positivo.

Las caras visibles del golpismo contra Evo son Carlos Mesa Gilbert y Luis Fernando Camacho, el Guaidó boliviano. El primero fue vicepresidente por poco más de un año entre 2002 y 2003, y presidente por menos de dos; Mesa (quien también fue obligado a renunciar) ocupó aquella posición al amparo del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (El Gringo), sólo para ayudar a tumbar al propio Sánchez de Lozada, quien salió por piernas de Bolivia ante la insurrección popular y se refugió en Estados Unidos, su casa matriz. Y de la marioneta Camacho se sabe que preside el Comité Cívico de Santa Cruz, la meca de la oligarquía boliviana y centro golpista por excelencia.

Lo que sigue en Bolivia resulta más que obvio: desarticulación del movimiento popular, fin de las reivindicaciones indígenas, retorno de la oligarquía al gobierno y de los bienes de la nación a manos privadas, especialmente trasnacionales, beneficios para el grupúsculo de siempre, vuelta en u de la historia. Entonces, como diría el poeta, Bolivia seguirá acumulando más golpes de Estado que años de vida independiente.

Discurso de renuncia de Evo Morales

“A las hermanas y hermanos de Bolivia. A todo el mundo entero. Quiero informarles de lo que viene junto con el vicepresidente y la primera ministra de Salud, que he decidido, escuchando a mis compañeros de la Central Obrera Boliviana, también escuchando a la Iglesia católica, renunciar a mi cargo de presidencia.

¿Por qué decidí esta renuncia? Para que Mesa y Camacho no sigan persiguiendo a mis hermanos, dirigentes sindicales. Para que Mesa y Camacho no sigan quemando las casas de gobernadores del MÁS en Oruro y Chuquisaca, de asambleístas, de concejales. Para que Mesa y Camacho no sigan secuestrando, maltratando a los familiares de nuestros dirigentes sindicales como en Potosí, del hermano Teodoro Mamaní.

Que no sigan perjudicando a la gente más humilde, a comerciantes que no dejan trabajar en Santa Cruz, a transportistas casi en todos departamentos. Estamos renunciando, estoy renunciando justamente para que mis hermanas y hermanos, dirigentes, autoridades del Movimiento al Socialismo no sean hostigados, perseguidos, amenazados.

Lamento mucho este golpe cívico, y algún sector de la policía puede plegarse para atentar contra la democracia, contra la paz social, con violencia, con amedrentamiento e intimidar al pueblo boliviano.

Quiero decirles, hermanas y hermanos, la lucha no termina acá. Los humildes, los pobres, los sectores sociales, profesores, patriotas vamos a continuar con esta lucha por la igualdad, por la paz y en este momento es importante decir al pueblo boliviano, es nuestra obligación, mi obligación como presidente indígena, presidente de todos los bolivianos, buscar esta pacificación.

Espero, Mesa y Camacho hayan entendido mi mensaje, pedirle a ellos y otros comités cívicos, no maltraten a hermanas y hermanos, no perjudiquen a gente humilde, a gente pobre, no engañen con mentiras, no utilicen al pueblo con prebendas para hacer daño al pueblo boliviano.

Nuestro gran deseo es cuando vuelva la paz social, la tranquilidad, me he pedido con mucho respeto a todo boliviano y que también al mundo entero que sepan cómo grupos oligárquicos conspiran contra la democracia.

Es histórico, es inédito conocemos nuestra historia, sin embargo, tengo la obligación de buscar esta paz.

Duele mucho que entre bolivianas y bolivianos enfrentados… duele mucho que esos señores, algunos comités cívicos y partidos que han perdido, llevar a la violencia, llevar a la agresión, enfrentando a bolivianos con bolivianos. Y por esto y muchas razones, estoy renunciando enviando mi carta-renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional”