Viviendo en la época de los “delicaditos”
Cada día me convenzo más que vivimos en una época muy delicada, complicada e incómoda referente a numerosos temas sociales. Esto nos ha llevado a la división de opiniones, discrepancias y hasta insultos. ¡Total, todos contra todos y contra todo! Y si no pensamos igual ya hay ofensa, dramatismo, victimizaciones, choques de egos y cuantas cosas más les vengan a la cabeza.
Y pues resulta que ahora salieron un grupo de personas bastante ofendidas (las cuales ni siquiera habían nacido o apenas andaban dando indicios en este mundo) por un álbum de música urbana que se estrenó en el año de 1997 con el nombre “Donde jugarán las niñas”. En ese año no había, para empezar, redes sociales, el internet comenzaba a desarrollarse, sin embargo no había tanto contenido como lo hay ahora, cosa que nos mantenía hasta cierto punto más neutrales y con el criterio más personal. La sociedad ha cambiado y siempre tienden a evolucionar de una u otra manera, todo es un cambio. Eso hay que entender de primera mano. Continuando con el album, dicho material discográfico contiene canciones explicitas de bullyng, mentadas de madre, disgusto frente al poder en turno en este tiempo y hasta contra medios de comunicación, en pocas palabras, agarraron parejo.
Para nuestra generación fue una forma de expresión mediante la música, solo que la gran diferencia, es que nadie se tomaba personal nada, nadie se ofendía y no andábamos de quejosos piel delgadita. .
En qué momento se perdió la inteligencia emocional o el saber separar una cosa de la otra? Digo, ahora la tendencia es el reguetón y me parece que muchas pseudo canciones son verdaderamente misóginas, degradantes, violentas y de muy mal gusto, aun así, yo respeto gustos y preferencias, y como es tan simple pues no las escucho y punto.
Si no te gusta el que no está a favor del matrimonio homosexual, no lo agredas, también respétalo, está en su derecho de opinar y no estar de acuerdo.
Si estas a favor del aborto de manera sustentada, respeta a los que no lo están.
Si no estás a favor de la lucha de millones de mujeres por seguir ganando el respeto y reconocimiento de la sociedad de manera pacífica y congruente, respétalas y no hables sin conocimiento de causa.
Y así puedo mencionar muchas cosas más porque esto no parece terminar.
Y si cada uno de nosotros , seas de la generación que seas, te pusieras a vivir de manera más proactiva y sin tanta basura en la cabeza, que mucha de esa basura se ha encargado el internet y el montón de personas que se dicen figuras públicas, o influencers solo porque lo ponen en sus perfiles en redes sociales y que en realidad no tienen nada de valor que aportar, si dejaran de hacerles caso y pensar por sí mismos, y de hacer la cosas mejores y buscar información relevante y de buenas fuentes, esto cambiaría para bien.
Y así las cosas por nuestro nuevo mundo y nueva sociedad.

Atte: Adriana Bujdud Nassar