Siente los latidos,
mira cómo se abren las fosas nasales
cómo saltan las sienes
cómo dejo de respirar
mientras te muerdo y grito al mismo tiempo.

No. No cierres los ojos.

Hoy
no dejes nada
a la imaginación.