Skip to main content

Mayela Pulido
Dar a Dios

Podríamos pensar que porqué nosotros tenemos que dar a Dios cuando se supone que es él quien debe darnos, estamos muy equivocados en pensar así, pues dar a Dios no es solo dar algo a él, significa darlo a muchas personas, cómo es esto?
Es actuando como él lo haría con nosotros, acrecentando su Fé, ayudando a los demás con ejemplo, trabajo, actitud, hay tantas formas de dar a Dios a los demás, dando vida, en muchas formas, vida a sus almas, a sus corazones y mucho mejor dar vida a sus cuerpos, cuando podemos hacer donaciones de sangre, médula, y mejor aún que podamos donar nuestros órganos cuando ya no los necesitamos y seamos llamados a su presencia!
Esa es una verdadera y gran forma de dar a Dios.
Quiero compartirles una de las grandes cosas que me han sucedido a lo largo de estos años y puedan comprender y aceptar ser donantes.
He visto tantas situaciones más difíciles que las mías y he tenido muchas conversaciones con Dios, en una ocasión estaba en el laboratorio muy molesta reclamándole porque mis hijos tenían que pasar por esta situación si ellos eran unos bebés y no tenían nada que padecer, pues eran tan inocentes y no tenían nada que deber, mientras yo hacía ese reclamo, sentí una mirada de alguien tan fuerte que olvide la discusión con Dios, frente de mi estaba una niña entre 8 y 9 años de edad con una sonrisa maravillosa, yo volteaba para ver si esa sonrisa fuera para otra persona y no, esa sonrisa era para mi, ella tenía una discapacidad motriz, su cerebro no le permitía moverse y estaba en una silla de ruedas, muy bien amarrada porque no podía sostenerse por si sola, comencé a buscar a su mamá pues parecía que estaba sola, en ese momento se abre la puerta del cubículo del laboratorio y sale una señora con una sonrisa igual al de la pequeña con otro niño casi o de la misma edad de la niña, supuse que serían cuates y ambos tenían la misma discapacidad!
Me sentí tan mal con Dios por estar reclamándole y en ese momento él me daba la respuesta que había situaciones peores que la que yo estoy viviendo!
Esas enseñanzas me han hecho crecer como ser humano, valorar lo que tengo, bendecir a Dios, estoy convencida que un trasplante te regresa a vivir con dignidad, eso me hace dar a Dios un poquito de lo mucho que me ha dado.
Es por que estoy convencida que los órganos no van al cielo porque aquí dan vida y vida de calidad a otros, dan amor, segunda y hasta una tercera oportunidad de vivir !
Solo quiero trasmitir, mi sentir, mi experiencia de vida , hacer que llegue a muchos corazones y que aunque solo sea uno al que convenza que puedes dejar vida después de la tuya, con una persona que a diario esté convencida será una forma de dar a Dios!
No olvides lo más importante, platicar con tu familia y amigos de esta tan valiosa y noble decisión !
No sabemos en qué momento nos cambie la vida!
Es el mas grande amor por el prójimo!
Yo apoyo la donación de órganos y tú??
Brilla intensamente en el cielo, porque la luz que dejaste aquí en la tierra se verá reflejada en el cielo con tu gran acto de amor!
Los quiero mucho y los bendigo más…