Inicio José de Jesús Reyes Ruíz EL ESTADO LAICO I PARTE

EL ESTADO LAICO I PARTE

11
0

Dr. José de Jesús Reyes Ruiz

LAS CONTROVERSIAS DE LOPEZ

EL ESTADO LAICO I PARTE

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás

¿Es Andrés Manuel un puritano? Es la pregunta que me he hecho desde que lo conocí hace ya casi dos décadas, y bien vale la pena compartir esta – mi – experiencia con el actual Presidente de la Republica, porque el cargo que ahora ocupa, desde mi particular punto de vista requiere estar totalmente lejos de cualquier religión o ideología de este tipo.
En aquellos los tiempos, cuando López Obrador dirigía al PRD en el entorno nacional, a mí me tocó estar en el Comité Ejecutivo del mismo partido en Zacatecas. Nuestro comité estaba dividido en dos fracciones una donde convivíamos un grupo al que entonces llamábamos Democracia Horizontal, y que teníamos 4 lugares dentro del comité, ocupados por Miguel Ángel Aguilar, Rosaura Calzada, Misael Lozano y un servidor. Y otros, los protegidos de Amalia García y Raymundo Cárdenas; donde se encontraba el Profesor Palomino qpd, Laura Medina – hermana de Amalia – Gilberto del Real – actual Secretario de Morena en el Estado de Zacatecas, y Edith Ortega a los que conocíamos como los “pescados” por haber pertenecido al Partido Socialista Unificado.
Eran tiempos en los que aún no se acercaba Ricardo Monreal al PRD porque en su posición de Vicecoordinador de los Diputados del PRI aun tenía un peso importante en ese partido al que algunos decían que había traicionado por que fue el único que voto en contra del incremento del IVA aquel que propicio la roque señal que todos recordamos.
López Obrador realizaba por entonces su primera visita a nuestro estado para conocer al Comité Ejecutivo y ver las perspectivas del partido – entonces realmente de izquierda – en nuestro estado.
No se me van a olvidar nunca sus primeras palabras frente a un reducido grupo de no más de 5 integrantes del Comité Ejecutivo Estatal en nuestras oficinas en el callejón de Ozuna apenas a una cuadra de la Plaza de Armas. Lo primero que nos comentó – palabras más palabras menos – fue que buscaba una renovación moral de la estructura cupular del partido, a lo que después agrego, en forma por demás impositiva ¡no permitiremos! que ninguno de los dirigentes de nuestro partido tenga por ejemplo relaciones extramaritales, porque ese comportamiento antiético e inmoral se reflejara en su actuar político.
Nos sabrá algo o nos habla al tanteo seria la pregunta que después nos haríamos aquellos que en aquella noche recibimos una lección de moral, como la que actualmente quiere introducir a través de la Cartilla Moral de Alfonso Reyes a todos y cada uno de los mexicanos en todos los rincones de nuestro país.
La pregunta sería ¿Es esto lógico? ¿Es lo adecuado para quien entonces presidia al partido y hoy a la república? ¿Que no vivimos en un Estado Laico? ¿Que no se supone que este señor era un profundo admirador de Benito Juárez? El creador del estado laico en el que supuestamente habitamos.
Son preguntas que no podemos dejar de lado, pero para darles respuesta tendríamos que regresar al entorno que cobijo a nuestro personaje en su infancia y adolescencia en aquellas las tierras del sureste mexicano.
No nos olvidemos que por aquellos lugares fueron donde más se persiguió a quienes practicaban la religión católica en los tiempos de Calles y en el entorno local la imagen de Tomas Garrido Cajigal la persecución de la que nació en otros lares la Guerra Cristera. Por aquellos lugares esta persecución causo estragos y trajo consigo una reducción importante de los practicantes de la entonces religión mayoritaria abriendo las puertas a los grupos evangélicos que no eran mal vistos por las autoridades locales, porque además les allegaban recursos económicos que nunca eran mal recibidos.
Así fue como Andrés Manuel creció – una generación más tarde – rodeado en forma mayoritaria por cristianos de diferentes sectas evangélicas, puritanos hasta decir basta que fue de los que absorbió un tipo especial de cultura y de formas de entender la vida.
Después Sale de su tierra para realizar sus estudios en la UNAM pero después de cuatro o cinco años regresa ya profesionista para hacerse cargo primero de una organización indigenista de aquellos tiempos para después presidir al PRI de la localidad de donde sale siguiendo los caminos de la Corriente Democrática encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas y por Porfirio Muñoz Ledo.

La historia – su historia – posterior es prácticamente de todos conocida, al encabezar protestas y cierres de pozos petroleros, al caminar a la Ciudad de México con las pruebas del abuso cometido por el candidato del PRI Roberto Madrazo y sus huestes, después su lucha dentro de la estructura cupular del partido – el PRD – hasta llegar a dirigirlo triunfando sobre su siempre opositora y después protegida Amalia García, posteriormente su postulación para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México dejando – eso no hay que olvidarlo – al garete al PRD y su triunfo por una cantidad limitada de votos ante Santiago Creel quien posteriormente se convertiría en el Secretario de Gobernación de Vicente Fox.
Después su lucha siempre triunfadora con el propio Presidente de la Republica para dictar la agenda nacional con – desde entonces – sus mañaneras, lo que creo la animadversión del señor de la lengua larga, de las botas y, corto de ideas quien armo todo el asunto del desafuero que solo sirvió para darle la popularidad que aún no tenia, y finalmente su participación frente a Felipe Calderón en el fraude más importante de nuestra historia reciente, implementado por Hildebrando – el cuñado de Felipe – y conocido como el ¡Haiga sido como Haiga sido – o el del 0.56%, cuando rápidamente PRI y PAN en forma conjunta deciden solo revisar una pequeña fracción de los votos – ante el voto por voto casilla por casilla – solo para poco tiempo después autorizar la destrucción de los mismos y con ellos de toda la evidencia.
Después su caminar por todos los rincones del territorio nacional para contender nuevamente en el 2012 frente a un FUERTE PRI, con un CANDIDATO GALAN creado por TELEVISA, y con todo y esto si hubiera tenido más tiempo habría podido ser competitivo, pero con todos los recursos – los 5 millones de dólares de Oderbrecht incluidos – y la compra masiva de votos, pudo alzarse con una victoria nuevamente fraudulenta por alrededor de 5 puntos porcentuales por arriba de nuestro caminante.
El PRD y su maravilloso – es sarcasmo – coordinador de campaña Jesus Ortega, habían mostrado desinterés – en el mejor de los casos – si no es que franca traición, muchas casillas que ellos aseguraban se cuidarían permanecieron desatendidas y ahí es donde se dio el gran fraude que llevo a Peña Nieto a Los Pinos. AMLO sabía que ese partido y la cúpula chuchista – que él tubo la culpa de permitir – no servían para maldita la cosa por lo que había que armar un nuevo partido que nace – y sigue siendo – un MOVIMIENTO, MORENA: Movimiento de Regeneración Nacional – que dadas las circunstancias, y el enorme carisma y liderazgo del tabasqueño no requirió más que 4 años para arrasar con todo y crear la marejada que le llevaría a la presidencia tanto tiempo anhelada por el voto mayoritario de más de 30 millones de mexicanos y lejos, muy lejos de su perseguidor más cercano el joven panista Anaya – un desaparecido político para los tiempos que vivimos –
Finalmente llego, pero ahora que está por cumplir un año y rendir su primer informe de gobierno nos recita en sus cientos de miles de spots que “LOS COMPROMISOS SE CUMPLEN”
¿DEVERAS? Porque estas y nuestras anteriores reflexiones intentamos analizar los temas más controvertidos provocados durante la aun corta estadía del Peje en Palacio Nacional en relación a lo que esperábamos de él y lo que no, y entre ello se encuentra su postura frente a lo que tendría que ser un Estado Laico.
En alguna ocasión, durante su más reciente campaña, le escuche decir a Sergio Ramos el periodista Mexicano recientemente confrontado con AMLO preguntarse si este señor no sería un ¡derechista de closet! Que tarde que temprano salida a mostrar su verdadera cara y su verdadera ideología.
Confiábamos en que la imagen que este personaje ha difundido de su ídolo Benito Juárez le haría contenerse en este sentido, recordemos que Juárez mismo era un católico convencido, pero sabía que solo podía serlo en su entorno privado y no en el público donde peleaba por la ausencia absoluta de cualquier ideología religiosa. Sabemos también que las Leyes de la Reforma que muchas fueron contra el Clero Católico de aquellos tiempos, eran para realmente apuntalar una nueva Republica lejana de cualquier propuesta religiosa, a diferencia de personalidades como Morelos, que en sus Sentimientos para la Nación designaba la religión católica como la oficial la única permitida – entonces no había ningún tipo de libertad religiosa – Lo que Juárez logro en su tiempo no fue nada fácil, entonces la religión y la iglesia – que no es lo mismo – católica era un poder factico mucho más importante de lo que es ahora, la guerra se dio entre los que apoyaban a la Iglesia – los conservadores – y los que impulsaban la ideología Juarista, los liberales.
Esta Historia continuara…