Inicio La Casa de los Perros Escuchó lamentos pero sin compromisos

Escuchó lamentos pero sin compromisos

17
0

Escuchó lamentos pero sin compromisos
CLAUDIA G. VALDÉS DÍAZ

Aprovechando la amistad que le dispensa el diputado federal Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Diputados, es que el alcalde de Villanueva, Miguel Torres Rosales, decidió mostrar músculo y, con el pretexto de rendir protesta como el líder de la Asociación de Presidentes Municipales de Zacatecas, armó reunión en esta capital para rogar ayuda y que no se les castigue en la repartición de recursos para el 2019.

El político de Río Grande, hoy de grandes vuelos, escuchó atento a alcaldes como Miguel Varela Pinedo, de Tlaltenango; José Luis Salas Cordero, de Sain Alto; Carlos Carrillo, de Jalpa, y Marco Antonio Regis, de Cañitas de Felipe Pescador, quienes urgen de ayuda para contrarrestar la política terrorista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pero, por sobre todas las cosas, que no se les deje solos a la hora de afrontar las decenas y decenas de demandas laborales, producto de la corrupción rampante tanto de funcionarios, ex trabajadores y abogados que han hecho su agosto en las alcaldías.

Y a pesar de que se esperaba la asistencia del inquilino de La Casa de los Perros, a quien durante este puente revolucionario no se le vio ni el polvo, Miguel Torres se la rifó y sacó adelante la reunión, aunque los resultados, al final, no fueron los esperados, ya que el político zacatecano que puede mover los hilos para que, a la entidad, su entidad, le lleguen más recursos, no se comprometió a nada.

Al contrario, les dijo que habrá un programa de austeridad muy severo al que todos, sin excepción de colores y sabores, se tendrán que ajustar sí o sí.

Y ya encarrerado, y para que se escuchara en estos rumbos de la Plaza de Armas, les dejó en claro que ningún diputado federal, ni tampoco ningún senador, tendrán la facultad de etiquetar ni un solo peso. Como quien dice, adiós a los socorridos moches que llenaron los bolsillos de los varios ex legisladores.

Con ello, y como no queriendo, anticipó que la supuesta reunión histórica a efectuarse este miércoles en la Ciudad de México, entre los legisladores y el gobernador Alejandro Tello Cristerna será una buena oportunidad para departir animados, felices como hermanos, pero de ahí a que los dueños temporales de curules y escaños puedan ser determinantes en la repartición del dinero hay mucha, pero mucha distancia. La última palabra la tendrá sólo una persona, y ya todos sabes quién es.

De cualquier manera, Miguel Torres logró sin tanto aspaviento que Ramírez Cuéllar escuchara sus lamentos, pero nada más.

Mala señal

Según comunicado de prensa, Alejandro Tello se habría reunido con el próximo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, con quien analizó los proyectos que Zacatecas trae bajo la manga, para el 2019, por un monto superior a los 13 mil millones de pesos.

Los acercamientos con quienes en 12 días tendrán en sus manos el destino del país son necesarios, pero se deben cuidar las formas, sobre todo cuando la orden de López Obrador es cuidar, al máximo, que todos se alejen, lo más posible de la corrupción.

De ahí que mucho llamó la atención que el gobernador se hiciera acompañar de José Francisco Ibargüengoytia Borrego, “coordinador” de Proyectos Estratégicos, funcionario que carga en la espalda no sólo las transas enormes con las Glorietas de la Muerte, sino también la imposibilidad de concluir el Periférico Centenario, cuya conclusión estaba proyectada para agosto pasado y, hasta hoy, no tiene fecha de conclusión, ni recursos, ni nada. Y claro, no se debe dejar pasar el elefante blanco llamado Centro Cultural Toma de Zacatecas, vergonzosa obra que ni los diputados quisieron echarse a cuestas.

¿Fin de puente?

Llega a su fin el puente revolucionario, y se supone, sólo se supone, que hoy deben regresar al trabajo todos los burócratas que laboran tanto en el Gobierno del Estado como en los órganos autónomos y demás dependencias. El problema es que las “mamás trabajadoras” enviaron escritos a sus jefes pidiendo que este 20 de noviembre “les dieran” al menos medio día, porque tienen muchas ganas de ir a ver a sus bendiciones desfilar por las calles del Centro Histórico. El colmo.

Twitter: @lasnoticiasya @claudiag_valdes

lasnoticiasya@gmail.com

Banner abajo articulos