TUNAS CARDONAS - El Nopal
1457
post-template-default,single,single-post,postid-1457,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

TUNAS CARDONAS

TUNAS CARDONAS
Genaro Borrego Estrada
Seguridad y empleos son en concreto los mandatos que el Gobernador Alejandro Tello recibió en las urnas.

Ambos temas requieren de planes claros y estrategias específicas para estar en condiciones de cumplir.  Hasta ahora éstos no se ven y la gente percibe desorden y desgobierno.

Ciertamente ninguna de dichas exigencias sociales es de sencilla ejecución para dar resultados efectivos, pero lo que es imprescindible a estas alturas es demostrar voluntad firme para atenderlos y cuando menos un diagnóstico certero y convincente de las causas y características de los problemas.  Quisiéramos conocer las propuestas del gobierno y desde luego, las primeras acciones en la dirección correcta.

En seguridad, que es lo más sensible y urgente, la gente percibe incluso empeoramiento. Hay indignación y miedo.  El problema crece de manera preocupante.  El clamor que se escucha es “Zacatecas requiere orden”.  Urgen atención y resultados.

En cuanto al mandato del empleo, lo primero que debe quedar claro es que NO se refiere al Gobierno como empleador, sino como el diseñador y ejecutor de las políticas públicas que generen las condiciones y los incentivos correctos para la inversión privada interna y externa.  Los empleos los genera la iniciativa privada e incluso el sector social y al gobierno le corresponde promoverla, apoyarla y brindar certidumbre.

Lo que hasta ahora hemos visto es una lamentable ausencia de un plan estratégico para estimular la actividad económica, el emprendimiento y la inversión productiva.  Insisto: el gasto público es para infraestructura, servicios básicos a la ciudadanía -como salud y educación de calidad- y para atemperar apremios sociales y NO para soltar circulante improductivo sin generar valor que solo alienta el clientelismo y el sometimiento ciudadano acrítico y conformista.

El nivel de gasto debe ajustarse a las posibilidades reales de obtención de ingresos y éstos provienen invariablemente de la capacidad de las entidades para extender la base gravable en actividades productivas.  A mayor actividad productiva mayores ingresos para el gobierno.  No funciona el esquema de que muchos pagan poco y gastan mucho; ni que pocos paguen mucho porque evidentemente no alcanza para todos.  Las deudas son cuando gastas más de los ingresos que generas.  Hay que generar más ingresos fomentando las actividades productivas y gastar menos y mejor.   Hasta la próxima.

Sin comentarios

Publicar un comentario