EL FUTURO DE LA MEDICINA I parte - El Nopal
3066
post-template-default,single,single-post,postid-3066,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

EL FUTURO DE LA MEDICINA I parte

EL FUTURO DE LA MEDICINA
I parte
Dr. José de Jesús Reyes Ruiz
ROMPIENDO PARADIGMAS

Para documentar mi pesimismo… y el de los demás
En memoria de Cinthia.-

Permítanme relatarles el hecho; de que como lo hago ya desde hace ya casi 40 años – tanto en primavera, como en el otoño – acudo a los dos grandes congresos norteamericanos de neurocirugía, el primero; el de la American Academy of Neurological Surgerons y el que recién termino, del Congress of Neurological Surgerons que tuvo lugar en la ciudad de Boston y del que estoy apenas regresando.

Resulta interesante comentar que al contrario de mi buen amigo Mario del Valle que ejerce en la ciudad de Torreón y que siempre me acompaña, yo – al contrario de eel – cada día estoy más interesado en las conferencias magistrales que nada tienen que ver con la neurocirugía. En su opinión, y en la de muchos compañeros que ejercen esta profesión, en el momento en el que uno se comienza a interesar en este tipo de conferencias – y no tanto en las que se dictan avances sobre la técnica de nuestra actividad profesional – ello significa que esta uno acabado en cuanto a la vocación que elegimos para ocupar el centro de nuestra vida. Sin embargo, ver al actual presidente de la organización hablar de temas como el de la EMPATIA o el de la HUMILDAD y no centrarse solo en temas  médicos, nos permite entender muchas cosas que de alguna forma o de otra tienen mucho que ver con nuestra profesión.

A este tipo de conferencias se invita también a personalidades ajenas a la medicina – o ajenas a la neurocirugía – a compartir sus reflexiones sobre asuntos  de la política del arte o de la economía, o de otros asuntos que  nos afectan a todos los seres humanos.

No me olvido que fue ahí – en estas conferencias  – donde escuche una plática de Gorvachoff muy aplaudido antes de iniciar su plática y muy poco al final – por haberles hablado a los locales con la verdad de sus formas de hacer política frente al mundo – o una conferencia de Benazhir Butto ex presidenta del Pakistán – donde fue asesinada al regresar para competir por un segundo periodo presidencial – que  comento sobre la importancia de la inyección de valores que Los Estados Unidos recibía con la migración esencialmente mexicana. Y así muchas personalidades más.

En esta ocasión les pareció interesante poner casi juntos – una presentación después de la otra – a Devi Prasad Shetty   cirujano cardiovascular actualmente Chairman del Narayana Group of Hospitals en Bangalore India, formado como médico en su país con fellows en el Royal College of Surgerons de Inglaterra, quien ha recibido uno de las 3 más importantes reconocimientos del gobierno de aquel país por sus contribuciones a la medicina por ser el líder en la construcción de las políticas nacionales  en el sector de la salud lo que ha redundado en  – affordable solutions – para los países del tercer mundo con la creación de los llamados y reconocidos internacionalmente  MICRO SEGUROS PARA LA SALUD.

Su plática fue seguida por alguien que contempla desde el otro lado de la moneda el problema de la salud, el Chairman de una de las compañías  más importantes dentro de los Estados Unidos en cuanto a la salud se refiere. Bernard J. Tyson de Kyser Permanente – CEO of Kaiser Fundation Health Inc. And Hospitals –  nombrado recientemente como el segundo líder más importante en cuanto al cuidado de la salud y una de las 100 personas con más influencia en el mundo, con más de 200 mil empleados y más de 20 mil médicos, miembro del Board de Directors de la American Health Association y Chairman de la Federación Internacional de Planes para la salud y parte central del Foro Económico Mundial de los Retos Globales en el terreno de la salud.

Y mientras muchos de los neurocirujanos ahí presentes – que no eran muchos, unos 500 cuando el congreso reunía a más de 3 mil  de todo el mundo – dormitaban aburridos, a mí me pareció de lo más interesante sobre todo con respecto al enfrentamiento de dos maneras totalmente diferentes de ver la salud, desde la perspectiva del primer mundo y la de los que vemos – como es nuestro caso en nuestro país – del tercer mundo.

Mientras el segundo,  un financiero economista – que no un médico como el hindú – se vanagloriaba de que su empresa Kaiser Permanente había construido en la Ciudad de San Diego el hospital más costoso del mundo entero – más de un billón de dólares – el Hindú hablaba de la construcción de un Hospital fuera de la India – en Islas Caimán – cuyo costo que no fue ni del 1 % del que los norteamericanos gastaron en el elefante de alta tecnología localizado cerca de una frontera llena de pobreza y de frente al tercer mundo representado por Tijuana a unas cuantas millas de la faraónica monumentalidad de los magnates vecinos del norte.

El medico Hindú sin conocer lo que el norteamericano – de origen afroamericano por cierto – diría después de su plática que fue la inicial, hablo de la ruptura de paradigmas que mencionamos en el subtítulo de las presentes reflexiones, y exponía que el futuro que está ahí ¡ya! frente a nuestros ojos y que significo la ruptura de paradigmas, fue el de empresas como UBER que se dedica – como todos lo sabemos – a transportar personas SIN TENER UN SOLO AUTOMOVIL, porque sus automóviles no son propiedad de la empresa sino de particulares que dan el servicio – con su intermediación – a otros particulares. Lo mismo es el caso de Airbnb, una compañía dedicada a rentar cuartos en todo el mundo SIN TENER UN SOLO CUARTO NI UNA SOLA PROPIEDAD, o AMAZON que funciona como intermediario entre un comprador  en algún lugar del mundo al que enlazan con el vendedor con la mejor oferta, realizan la compraventa y el envió SIN TENER ACTIVOS. Estas empresas,  UBER VS HERTZ o para el caso cualquier compañía mayor de taxis en el mundo, o  Airbnb  frente a Marriot o Sheraton, o  Amazon vs WALL MART, han demostrado claramente que pueden mover más recursos que sus competidores con todo y los activos que ellos no tienen.

Y frente al ponente que le seguiría en el pódium y sin saber lo que diría propuso un futuro de un sistema de salud prácticamente SIN CAMAS NI HOSPITALES, y claro; es difícil visualizarlo, pero el camino puede estar ahí, y  agrego una atención medica SIN CONSULTORIOS.

Pongamos algunas cifras solo para entender de lo que estamos hablando, no estamos  comparando manzanas con naranjas, aquí se pone frente a frente la salud que se afecta por igual en el primero como en el tercer mundo, o seres humanos que aunque no quieran muchos aceptarlo son iguales en el primero como en el tercer mundo.

El costo de pagar un seguro de gastos médicos en un país primer mundista es – para poner una cantidad cercana a la realidad – de alrededor de mil dólares mensuales, lo que implica cerca de 20 mil pesos mensuales. Claro que hay países  donde la medicina esta socializada y el costo para el contribuyente puede ser cercano a 0 como sería el caso del Canadá o de Inglaterra. En México un seguro médico de cobertura amplia podría costar alrededor de 5 mil pesos mensuales – algunas veces más como los que les pagamos a nuestros – in – útiles legisladores – pero el seguro popular con una cobertura muy limitada puede tener también un costo cercano al 0.

Con estos números en mente – solo para iniciar – comentaremos que una de las propuestas centrales de su vida fue la de armar lo que él pensó como un MICRO SEGURO PARA ACCESO A LA SALUD que pudo implementar hace ya más de una década en el Estado de Karnataka en la India comenzando con los campesinos agricultores de la región.

Y lo hiso en base a su propia experiencia – que es la que compartimos en el tercer mundo – de tener que informar a una persona humilde que su hijo requiere una intervención quirúrgica y que realizarla en privado implicara un costo – en su país –  equivalente a 100 dólares, cantidad que la mayoría de la población Hindú nunca ha soñado en tener, lo que implicaba en automático y ante la falta de alternativas – como la de nuestra medicina institucional – que su hijo estaría condenado a la muerte por falta de atención.

Ante esta perspectiva comenzó la organización de estos micro seguros de salud, con una póliza mensual del equivalente a 5 centavos de dólar por campesino logrando asegurar a 3 millones y medio de personas,  con lo que pudo lograr el acceso a 800 cirugías en 400 hospitales de su estado. Y de ahí se fue abriendo camino. Hoy en día logra cobrar el equivalente a  30 centavos de dólar como póliza mensual, y para ponerlo en perspectiva nos mostró imágenes de homeless de su comunidad, que no tienen donde vivir y viven de la caridad,  que pagan 4 dólares mensuales – por que eso es lo que les cuesta – un servicio de una compañía telefónica para sus celulares.

Esta historia continuara.

Sin comentarios

Publicar un comentario