NUEVO 19 DE SEPTIEMBRE, AGOSTO DEL PRI - El Nopal
2989
post-template-default,single,single-post,postid-2989,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

NUEVO 19 DE SEPTIEMBRE, AGOSTO DEL PRI

NUEVO 19 DE SEPTIEMBRE, AGOSTO DEL PRI
Saúl Monreal Ávila

Ya iniciado el crucial y complejo proceso electoral del 2018, dos terremotos cimbran al país este septiembre, como todos hemos visto, el día 7, todo el sur del país desde el Itsmo de Tehuantepec y el 19, el valle de México, con las entidades que lo conforman, y con ello, no se dejan esperar las acciones del más puro e inhumano oportunismo politico, con el que seguramente, el régimen busca lucrar para permanecer en el poder y conservar los feudos que pueda.
Se supone, basándonos a lo que se ha declarado, que hay fuertes cantidades de fondos institucionales y donaciones destinadas a atender catástrofes y reconstrucción, que a la fecha ya suman alrededor de 40 mil millones de pesos, de los 50 mil millones que preliminarmente se había calculado costaría la reconstrucción de los daños, especialmente en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Puebla, Morelos, Estado de México, la Ciudad de México, sin embargo, la enorme corrupción del régimen y sus instituciones ponen en duda de la gran mayoría de la sociedad que realmente estos recursos se destinen con tal propósito.
Los recursos de los que se supone se puede ya echar mano serían: del FONDEN 2017 9 mil millones de pesos, FONDEN 2018… 6 mil millones de pesos, un Bono catastrófico 6 mil millones de pesos, el Fondo CDMX/17… 3 mil millones de pesos, Fondo CDMX/18 5 mil millones de pesos, Fondo de capitalidad CDMX/17, 3 mil millones de pesos, Banco de Desarrollo de América Latina (crédito ofrecido por la contingencia) 1 mil 800 millones de pesos y el Fondo de capitalidad CDMX/18, 1 mil 250 millones de pesos… tentador botín electoral para el régimen y dinero para algunos bolsillos particulares de este.
Además, la demanda ciudadana por las grandes cifras que manejan partidos políticos ante la urgencia por los sismos ha provocado otra trampa que el régimen puede utilizar para perpetuarse en el poder: La “donación” para reconstrucción por los sismos, del financiamiento que reciben y recibirían para el proceso electoral, y ante la propuesta de AMLO de aportar el 20% de sus recursos, el PRI aumentó la apuesta: Inicialmente de renunciar al 25% de su financiamiento público para actividades ordinarias, equivalente más o menos al resto de su ministración de aquí a diciembre del 2017, pasó a plantear cero financiamiento público a todos los partidos en el 2018, y cero diputados y senadores plurinominales en las elecciones de ese mismo año, provocando así atención popular y regocijo en ciudadanos y ciudadanas. ¡Imagínense todo ese dinero destinado a la reconstrucción!
Sin embargo, esto no es más que una jugada que pretende ser maquiavélica, ya que en primera instancia, la ley electoral ya no permite cosas así a estas alturas del proceso electoral ya iniciado, Resulta que el artículo 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece que: “Las leyes electorales federal y locales deberán promulgarse y publicarse por lo menos noventa días antes de que inicie el proceso electoral en que vayan a aplicarse, y durante el mismo no podrá haber modificaciones legales fundamentales”. O sea que legalmente ya no es posible el “cero financiamiento a partidos” y el “cero diputados y senadores pluris”.
En segunda instancia, sabemos que el PRI cuenta tiene un financiamiento para el 2017 de 1004 millones de pesos y como mencione anteriormente, quedaría con 746 millones; Le sigue el PAN, quien cuenta en el 2017 con 791 millones, y si dona el 25% de esto, quedaría con un 593.25 millones; El PRD tiene presupuestados 477 millones, y si le restamos un 25% queda en 357.75 millones y MORENA; Que tiene un financiamiento de 400 millones, que si dona el 25% tendría que operar con 300 millones, y que decir de los partidos chicos, que quedarían prácticamente inoperantes, dejando así en completa ventaja al PRI ya que estaría “dispensando” mucho más que cualquiera de los otros partidos y la opinión pública sabría que 258 millones son mucho más que los 197.75 que podría restituir el PAN, los 119.25 que otorgaría el PRD y los 100 millones que aportaría Morena para apoyar a los damnificados de los terremotos.
Y de la misma manera el PRI – Gobierno, exhibiría a los partidos políticos cuyas fracciones parlamentarias voten en contra de las iniciativas; claro, si acaso las dictaminan antes de finalizar diciembre. Incluso, exhibir directamente a las y los legisladores que se opongan o no vayan ese día a la sesión correspondiente, y de la misma forma, tambien exhibiría a los partidos políticos desde ya cuando uno a uno empiecen a pronunciarse en contra de la propuesta del PRI del “cero financiamiento público para el 2018” y “cero diputados y senadores pluris”. Exhibida, incluso, antes de llegar cualquier dictamen al pleno legislativo.
Además, el PRI bien puede prescindir del financiamiento institucional que le aporta el INE, ya que por supuesto que, sin el menor rubor ni vergüenza, como lo han venido haciendo, echarían mano de los recursos públicos para financiar lo que sea necesario bajo la mesa para perpetuarse en el poder, y ahí los únicos afectados, pues serian el resto de los partidos políticos que quedarían sin ninguna posibilidad financiera de hacer sus campañas, tambien la imperfecta democracia en la que supuestamente aun vivimos y la sociedad en general. Seria extender un cheque al portador a este régimen corrupto e inmoral.
Sobre todo ello, hay un país empobrecido y depredado por el régimen priista actual de Peña Nieto y sus socios, México, que acaba de vivir una enorme tragedia dejando una dolorosa herida de muy lenta recuperación, lo que seguramente será determinante para concientizar sobre la futura gestión y operación de partidos e instituciones públicas y privadas, el PRI- Gobierno solo le está dando “atole con el dedo a la ciudadanía” con una propuesta electorera, ambiciosa y oportunista ante el dolor y la necesidad de las familias y las personas afectadas por los terremotos de este septiembre. ¿Les permitiremos hacer su agosto, seguir depredando y empobreciendo a nuestro país burlándose de los mexicanos, y encima, continuar gobernando después del proceso electoral del año que viene?

saulmonrealavila@hotmail.com

Sin comentarios

Publicar un comentario