TRISTE NAVIDAD 2017, A LA SALUD DEL PRI - El Nopal
3319
post-template-default,single,single-post,postid-3319,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

TRISTE NAVIDAD 2017, A LA SALUD DEL PRI

TRISTE NAVIDAD 2017, A LA SALUD DEL PRI

Saúl Monreal Ávila

 Mientras los miembros del gabinete priista de Enrique Peña Nieto, Senadores, Diputados federales, por supuesto priistas junto con sus aliados, celebran jubilosos el “Éxito” de las nuevas leyes y decretos aprobados en el marco de allanar el camino a sus intereses, la inmensa mayoría de los Mexicanos pasara una navidad dolorosa por el hambre, la inseguridad, la precariedad económica y salarial, año con año, los niveles de calidad de vida vienen a la baja paulatinamente, mientras la desigualdad ante los favorecidos del régimen agranda cada vez más la brecha que los separa.

Y es que: ¿De que otra manera podemos ver el actuar de los “Representantes populares” emanados del sistema y de su partido? Como acostumbra este régimen priista por estas fechas, nos vuelve a sorprender con sus “regalitos”, como la aprobación de la ley de seguridad interna, que legaliza la presencia del ejército en las calles, la omnipresente inseguridad y violencia, que ha convertido a nuestro país, y particularmente a nuestro Zacatecas en una tierra invadida por el temor, la criminalización de las publicaciones por cualquier medio si alguien se siente o no aludido.

Incluso, podemos añadir al costal de “Santa” la nueva reforma a la ley federal del trabajo, ya en vías de aprobarse antes que acabe el año en el senado precariza aún más las condiciones laborales al quitar toda limitación al “Out sourcing”. Todo ello ha pasado en cuestión de días, presentadas por legisladores priistas y aprobadas en el congreso en “fast track” a golpe de mayoriteo, acciones legislativas que solo representan agresiones contra las libertades, prestaciones y condiciones de vida de los mexicanos.

La nueva ley de seguridad interior, que hace apenas unos días fue aprobada definitivamente en el Senado, coloca a los mexicanos en una situación de vulnerabilidad total, al instaurar un marco legal que otorga a los militares facultades sin precedente en el mundo, en un país que se presume es un democracia, y que seguramente provocara un crecimiento exponencial de abusos castrenses contra la sociedad. Esta ley viola varios artículos de la Constitución, en especial el 21, 89 y 129, en los que se establece que en tiempos de paz las fuerzas armadas no pueden realizar más tareas que las relacionadas con la disciplina militar. La constitución precisa que es competencia civil todo lo relacionado con el combate a la delincuencia.

Todo ello a pesar de la flagrante violación a la constitución. La ley de Seguridad Interior es una ley secundaria, y como tal, no puede establecerse un estado de excepción pasando sobre la carta magna, que no ha sido modificada en este sentido, violando sobre todo el artículo 73 constitucional, al no contar el Senado con facultades para legislar en materia de seguridad interior. Sin embargo, sin más análisis, paso por el congreso y el senado en fast track, sin tomar en cuenta señalamientos de todo tipo de organismos, incluido el alto comisionado de derechos humanos de la ONU, Iglesias, Académicos, Comisión y organismos de derechos humanos nacionales y extranjeros alarmados ante la vulneración de los derechos de los mexicanos.

Y no solo eso, casi a escondidas otro regalito navideño, pasando entre el paquete de aprobaciones de última hora, el PRI impulso y aprobó cambios al Código Civil Federal en el congreso, en donde se establece como un hecho ilícito el comunicar por cualquier medio, incluido internet, hechos ciertos o falsos. Se votó para realizar modificaciones a la fracción I del artículo 1916 del Código Civil Federal, que a la letra quedo: “En la reparación del daño moral se considere el hecho ilícito de quien comunique, a través de cualquier medio tradicional o electrónico, un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado, que pueda causar deshonra, descrédito, perjuicio o exponer al desprecio de alguien”, según se informó en un parte de prensa del Congreso de la Unión.

Y tambien, entre los regalitos del PRI a los mexicanos para esta navidad y fin de año, llegó al escritorio de los senadores para su análisis y votación antes que termine el año, una nueva iniciativa, priista por supuesto, que modificaría de nueva cuenta la mutilada ley federal del trabajo para quitar todos los topes a la subcontratación, al “outsourcing”, y con ello, eliminar toda posibilidad de pensiones al facultar a patrones para despedir cada 6 meses a los trabajadores, quitando toda responsabilidad de prestaciones a los mismos, derechos de antigüedad y la consiguiente precarización de los salarios, ya que la totalidad de los trabajadores de una empresa podrían ser subcontratados por terceros, afectando con ello a un universo de alrededor de 40 millones de trabajadores.

Y esto, por supuesto que pasara factura a los trabajadores en beneficio de los favorecidos del régimen, mientras algunos niños y jóvenes mexicanos ubicados entre el 10% más solvente de la población están sin poder decidir qué tantos obsequios desean para esta Navidad, hay muchos más que no tienen pan en la mesa, ni medicamentos para hacerle frente a la violenta ola de frío y enfermedades de la temporada decembrina.

Con estas nuevas reglas del juego, ¿Dónde quedan los 62 millones de habitantes en México que no cuentan con ningún tipo de seguridad o protección social, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT)? Esto representa por lo menos la mitad de los mexicanos, es decir niños, adultos mayores, desempleados, personas vulnerables y las que tienen alguna discapacidad no pertenecen a ningún programa que garantice que tienen prestaciones a nivel social, y que ven alejarse las posibilidades de accesar a estas.

Esas son las condiciones con las que una inmensa mayoría de la población mexicana llega a una navidad donde lo único que puede esperar es un empeoramiento en sus condiciones de vida, una navidad sin pavo ni salmón ahumado, como en las mesas de los favorecidos del régimen, una navidad donde los niños seguramente poco recibirán del santo Niño o de Santa. Sin embargo, Con la capacidad de resiliencia de nuestra gente, seguramente el afecto y cariño de las familias si estará presente, hay salida y hay futuro en el cambio verdadero, y a eso le apostamos para que las navidades y años nuevos venideros sean en mejores condiciones que hoy. ¡¡Feliz Navidad!!

saulmonrealavila@hotmail.com

Sin comentarios

Publicar un comentario