LAS BARBAS DEL VECINO
Por Syres
La nota Espe_culera

En medio de la pandemia, el Gobernador del Estado, Alejandro Tello Cristerna viajo a la Ciudad de México para reunirse con sus homólogos de los estados de Hidalgo, Oaxaca, Coahuila, San Luis Potosí, Sinaloa, Colima, Tlaxcala y Estado de México y obvio, con su dirigente de partido Alejandro Moreno, ese que dice “échale la culpa al PRI”.
Y como no se la vamos a echar la culpa de los males del país, si tan solo en los últimos años ya van 6 gobernadores priistas encarcelados, me refiero a Mario Villanueva Madrid ex gobernador de Quintana Roo; Andrés Granier de Tabasco; Jesús Reyna de Michoacán; Flavino Ríos de Veracruz y su paisano Javier Duarte y paisano “javidu”. Otro que aún no pisa la cárcel porque goza de un amparo es Rodrigo Medina ex gobernador de Nuevo León. Y como no mencionar a los que están siendo investigados Roberto Borge de Quintana Roo; Fidel Herrera de Veracruz y Gabino Cué de Oaxaca. (Fuente nota Milenio Presos, prófugos y procesados)
Y aunque este desfile de priistas no se lo debemos completamente a la 4ªT, lo que debo reconocerle, es que como nunca, muchos de nosotros estamos recuperado la confianza y esperamos fervientemente ver dentro de los próximos procesados al ex gobernador Miguel Alonso Tello y porque no, a Alejandro Tello, pues mientras el primero dejo a Zacatecas con una deuda que incremento más del 200%, el segundo seguramente saldrá raspado, pues durante la gestión alonsista fungió como su tapadera y tesorero estatal, y por ende, contribuyó en mayor o menor medida en los centenares de obras inconclusas y las inconsistencias que dañaron al erario público.
No es difícil imaginar entonces, que esta sea una de las razones por las que Miguel Alonso Reyes busca frenéticamente que su partido el PRI, le proporcione un escaño inmediato como Diputado Federal en 2021, y así vislumbrarse senador en el 2024, y porque no, si se puede que el PRI le entregue la dirigencia del partido más podrá protegerse. Pero no porque quiera apoyar a su Estado, sino porque esto le permitiría seguir metiendo la mano en las decisiones y recursos públicos estatales la próxima administración, siempre y cuando su candidato Fito Bonillo llegara a la gubernatura, y con esto, asegurarse inmunidad para el y sus cómplices en los procesos de investigación instaurados en la Auditoria Superior del Estado, la Auditoria Superior de la Federación o la Secretaria de la Función Pública.
Como dice el refrán, “cuando veas las barbas del vecino cortar, pon las tuyas a remojar”. Y por eso, la urgencia, esta deviene en gran medida por los procesos penales que avanzan a nivel Federal tras la reciente captura de Emilio Lozoya Austin, Ex Director de PEMEX, quien esta ligado a la corrupción de Enrique Peña Nieto, y que como se aprecia, esta empezando a cantar como pajarito sobre la forma en que se operaba la maquinaria de sobornos y corrupción, y con ello, a señalar cuáles y cuantos gobernadores priistas participaron y se beneficiaron del desvío de recursos públicos, donde por supuesto, destaca MAR , quien llego a FONATUR no por su capacidad intelectual, sino por las negociaciones de protección que en su momento Peña Nieto le brindo tras dejar tan mal el Estado.