LOZOYA AUSTIN, CESAR DUARTE, MOCHOMBO, ¿QUIEN SIGUE?
Saúl Monreal Ávila

Como nunca en la historia moderna de nuestro país desde la revolución mexicana, jamás como ahora se había cimbrado desde sus cimientos la aparentemente monolítica y sempiterna estructura de la corrupción, que parecía inalcanzable desde hace generaciones, y que en los últimos sexenios parecía haberse adueñado de México, como en su momento lo plasmara el escritor mexicano Luis Spota, en su novela “Casi el paraíso” que publicada en 1956, hace un retrato del submundo político en México que bien pudiera pertenecer especialmente a las últimas administraciones del PRI y el PAN, caracterizadas por su enorme corrupción y cinismo.

Y es que no es para menos, este caso tiene un antecedente desde los tiempos de la administración de Enrique Peña Nieto, cuando en el 2017, Santiago Nieto Castillo reveló que recibió presiones de Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex para que lo declarara inocente y le ofreciera una disculpa pública, lo que derivó en su destitución, luego que Nieto Castillo, titular en aquel entonces de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) iniciara investigaciones por los indicios de un financiamiento ilícito a la campaña de Enrique Peña Nieto, que apuntaban a posibles sobornos de la empresa Odebrecht de los cuales Lozoya Austin habría sido el mediador. Ya con AMLO en la Presidencia de la Republica, Durante el 2018 y 2019, el mismo Santiago Nieto, ahora al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), presentó cuatro denuncias en contra de Emilio Lozoya, quien se dio a la fuga: una por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito por la investigación de Agronitrogenados; otra por lavado de dinero y cohecho en el caso Odebrecht; y dos más por la empresa Yacani de la que su esposa es la principal socia, una por defraudación fiscal y lavado de dinero, y una más por defraudación fiscal y lavado de dinero, que derivo en la emisión de una ficha roja por INTERPOL y su posterior detención en España.

Esto solo representa la punta de la madeja en esta maraña de corrupción al más alto nivel, Lozoya, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), extraditado de España, enfrenta ya formalmente juicio en su contra, por su probable responsabilidad en los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, defraudación fiscal, cohecho y asociación delictuosa, especialmente por las imputaciones relacionadas con la presunta compra irregular de la empresa Agro Nitrogenados, eje central del proceso y la investigación en marcha por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), con lo que de ella resulte, así como por la adquisición de otra planta chatarra –Fertinal–, la compra irregular de dos floteles al astillero español Hijos de J Barreras, situado en el puerto español de Vigo, y por supuesto, el caso de corrupción por sobornos de la trasnacional brasileña Odebrecht.

De todo ello, el señalado exdirector de PEMEX, economista egresado del ITAM, podría implicar al expresidente Enrique Peña y a los exsecretarios de Estado Luis Videgaray y Pedro Joaquín Coldwell, así como a otros exfuncionarios de la administración peñista pasada, que participaron directamente en las decisiones del Consejo de Administración de Pemex, y en la ejecución de las operaciones presuntamente irregulares.

Por si fuera poco, también gravita en torno a Luis Videgaray Caso, el hombre fuerte de Peña Nieto quien pareciera ser el epicentro de la corrupción del pasado régimen, el caso del exgobernador de Chihuahua Cesar Duarte Jáquez, detenido en Florida Estados Unidos, acusado de desvío de recursos por mil 200 millones de pesos del dinero público de Chihuahua además de otros 79 millones de pesos de la nómina estatal, para fines electorales La Fiscalía de Justicia en esta entidad norteña del país, mantiene abiertas 10 causas penales en contra del ex gobernador. Ya fueron embargados 10 bienes inmuebles pertenecientes a Duarte, se han asegurado también otras cuatro propiedades a nombre de prestanombres que colaboraban con el exgobernador originario de Parral, quien enfrenta cargos por peculado en diferentes modalidades; corrupción y delitos electorales.

A todo esto, se suma el resultado de las nuevas investigaciones de la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de la Escuela Normal Rural "Raúl Isidro Burgos", en Ayotzinapa, Guerrero, cuyos resultados han desmentido contundentemente la “Verdad histórica”, creada y difundida por el hoy fugado Tomas Zerón, contra quien pende ya una orden de aprensión, de las que ya se han emitido más de 40, que fuera encargado de las investigaciones en el hecho ocurrido el pasado sexenio de Peña Nieto. Está ya detenido José Ángel Casarrubias Salgado, alias “El Mochomo”, líder de un grupo criminal implicado en el hecho, (a quien intento liberar una juez en un presunto acto de corrupción por dos millones de pesos), incluso los resultados hasta el momento han llegado a la identificación de los restos del primero de los 43 normalistas, secuestrados, y seguramente asesinados.

Por todo ello, se tienen en la mira muchos nombres, algunos de ellos ya fugados, para que en estos y otros casos que se tienen bajo investigación por presuntos delitos derivados de la corrupción, enfrenten la justicia en nuestro país. Es ya más que evidente y una realidad tangible la lucha contra la corrupción, que también es madre de la violencia que ejercen los grupos del crimen organizado en todo el territorio nacional. La escalera se está barriendo de arriba hacia abajo, sin tregua, en todo el país, como así se comprometió en su momento el actual Presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, y más que ninguna otra acción, esta es una de las más importantes para sacar a nuestro país de la situación que enfrenta por la pandemia de violencia; por el covid-19 y por la recesión económica, ya tangible pero aun en ciernes, que se asoma como una ominosa amenaza en el horizonte próximo, es claro que México va por la vía correcta, a pesar de los coletazos del dinosaurio que se niega a morir, por lo que seguiremos trabajando conjuntamente desde nuestra humilde trinchera para poner nuestro granito de arena y lograr sacar adelante a nuestro querido México.

saulmonrealavila@hotmail.com<br /> Presidente Municipal de Fresnillo