Inicio Juan Carlos Girón Enríquez Militarizar al país.

Militarizar al país.

5
0

Militarizar al país.
Por: Juan Carlos Girón Enriquez

No se trata de cambiar de blanco, primero EPN ahora AMLO, como si fuera criticar por criticar, sino que hay que poner todo en su justa dimensión, ser objetivos, reconocer lo que se hace bien y opinar de manera crítica y propositiva sobre lo que se hace mal.
Si su voto fue a favor o en contra de AMLO no le da ni menos ni mas calidad moral para criticar sus acciones, todos como ciudadanos parte de esta gran nación que es México, tenemos el derecho a opinar, a manifestarnos libremente, a favor o en contra de lo que así consideremos.
Ahora toca el turno de criticar a AMLO, porque ya es el presidente electo y sus acciones futuras, y presentes, impactan en el rumbo de nuestro país. Es importante hablar de sus acciones porque son la manera en la que podemos demostrar la congruencia de una persona, y cuando se dice algo y se hace otra cosa, desafortunadamente eso es sinónimo de incongruencia.
Durante la campaña presidencial de los últimos sexenios, el ahora presidente electo, criticó ampliamente la estrategia de seguridad implementada por Felipe Calderón y por Peña Nieto, mantener al ejercito en la calle no era una opción, mucho menos la única en materia de seguridad. Dijo hasta el cansancio que él sacaría al ejercito de las calles, criticó a mas no poder la Ley de Seguridad Interior, porque militarizaba al país, entre otras muchas razones, ahora, a escasos días de asumir el poder, el ejercito es la única opción viable para intentar dar seguridad a la población.
Discursos en los que se afirma que la población le pide que no retire al ejercito, entonces si la población le pide que deje la presidencia ¿así lo hará? Solo porque la población se lo pide, sin mediar un análisis de fondo, una estrategia, una metodología, planeación, orientación, simplemente será obediencia a lo que le pida la gente.
Creo que las palabras del presidente electo deben ser tomadas en su justa dimensión y, sin apasionamientos, ser objetivos en el discurso que ahora se escucha, porque ya no coincide con aquello que se prometió en campaña y, lo mas peligroso, se esta radicalizando a la población con fanatismos exacerbados que disminuyen la objetividad y, lo mas preocupante, dejan de lado la razón para seguir ciegamente una causa que va perdiendo cada vez mas sentido.
La militarización del país no era y no tiene porque ser ahora la solución, menos sin una estrategia clara para purificar a los verdaderos cuerpos policiacos; o se invierten recursos en purificar las policías y prefieren invertirlo en capacitar al ejercito y volverlo policía militar. Son gastos excesivos, por un lado en pagar policías en los que la población no confía y que no hacen su trabajo y por otro lado en formar al ejercito, la marina y demás fuerzas militares primero como militares y ahora como policías; ¿no es eso un gasto irresponsable de recursos?
Debemos ser claros, no se trata de criticar por criticar, pero la declaración de inconstitucionalidad de la Ley de Seguridad Interior que hizo la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un aviso de que, al menos el poder judicial pretende seguir autónomo y marcando la pauta en materia jurídica, cosa que el poder legislativo ha dejado de lado por convertirse en un comparsa mas del ejecutivo, atentando a todas luces en contra de la división de poderes.

Banner abajo articulos